Partidos tradicionales no digieren perfil político de la Unidad Azul y Blanco y se aferran al sistema

Nuevas Miradas

Dos de los partidos políticos tradicionales no lograron digerir el surgimiento del embrión azul y blanco como una nueva forma de ejercer la política en Nicaragua al apelar a que quizás la Unidad Azul y Blanco presentada este jueves 4 de octubre, los incorpore más adelante “porque nosotros tenemos años de hacer oposición y ellos recién se han creado”, declaró la señora Kitty Monterrey del partido Ciudadanos por la Democracia.

En cambio, el señor Jorge Irías, secretario nacional del colaboracionista Partido Liberal Constitucionalista, PLC, apegado a lo tradicional recordó cómo se formó la coalición UNO que derrotó a Daniel Ortega en 1990 e igualmente apeló a “que cuando se habla de unidad todos deben ir unidos; en ese tiempo no querían que se tomara en cuenta al partido Comunista y al final se incorporó, porque ni los dedos de las manos son iguales”, declaró al telenoticiero Noticias 12.

Ambas reacciones ofrecidas a Canal 12, horas después que se creara la Unidad Azul y Blanco denotan una visión tradicional a los objetivos que se propone la nueva expresión organizativa que incorpora a sectores que nunca han estado representados en los partidos políticos tradicionales como la Mesa Nacional LGTBI Nicaragua, Unidad Nacional de la Disidencia Sexual Autoconvocada, Grupo Lésbico Feminista Artemisa y Organización de Disidencia Sexual Autoconvocada, por ejemplo.

En cambio el Partido Liberal Constitucionalista a través de un representante parlamentario dijo esta semana que el diálogo debía hacerse entre los partidos existentes en la Asamblea Nacional y el gobierno de Daniel Ortega.

Que se hagan un autoexamen

Un representante de la Unidad Azul y Blanco llamó ayer mismo a los partidos tradicionales a hacerse un autoexamen frente a los 10 puntos que presenta el manifiesto y que son las razones por las cuales desde ayer se unieron en un solo esfuerzo. “Si creen cumplir o asumir estos diez puntos, bienvenidos”, declaró.

La agrupación presentada ayer tiene como objetivo construir una Nicaragua con democracia, libertad, justicia, institucionalidad y respeto a los derechos humanos y para alcanzarlo, es indispensable la pronta salida del poder de los Ortega–Murillo por vías democráticas.

La Unidad Azul y Blanco surgió ayer luego que en el país se ha escenificado una “masacre que a la fecha ha provocado más de 400 personas asesinadas, más de tres mil heridas,  un número indeterminado de desaparecidas, secuestradas, capturadas, torturadas y criminalizadas, y más de 347 mil empleos perdidos”, reza en una de sus partes el manifiesto.

“La unidad de todas las fuerzas es un imperativo para continuar y profundizar la lucha que conlleve a la salida de la dictadura y a la construcción de la democracia que aspiramos. Esta unidad marca un ascenso en la resistencia pacífica de la ciudadanía, potenciando nuestras capacidades de planificación, coordinación, organización y ejecución de acciones de protesta…”, expresa.

 Qué une a los azules y blancos

Símbolos patrios, y en particular la bandera nacional azul y blanco.

Lucha es cívica y pacífica.

La resistencia pacífica es protagonizada por la ciudadanía.

El compromiso por la libertad, la justicia, la democracia, el respeto irrestricto a los derechos humanos y el Estado de Derecho.

La transparencia y la honestidad son la base para la construcción de la confianza.

El diálogo y la negociación son principios básicos para la consecución de los objetivos.

El respeto a la diversidad y pluralidad de identidades y no discriminación.

Nuestras relaciones son horizontales, sin caudillismo, ni vanguardias.

Hacemos un ejercicio democrático y de consenso en la toma de decisiones en todos los ámbitos de nuestro quehacer y en todos los niveles.

Nuestro deseo de que Nicaragua crezca económicamente con equidad y libertad.

Demandas urgentes

  1. Un diálogo nacional para acordar los términos y condiciones de la transición democrática. Respaldamos a los obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua como mediadores y testigos; y a la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia como representante de la sociedad nicaragüense en dicha negociación. Solicitamos como garantes a la Organización de Estados Americanos (OEA), Organización de Naciones Unidas (ONU) y Unión Europea (UE).
  2. Cese inmediato de la represión: amenazas, acoso, agresiones, desapariciones y desplazamientos forzosos, secuestros, capturas, violaciones sexuales, torturas y asesinatos a la ciudadanía que defiende sus derechos.
  3. Libertad inmediata de las prisioneras y prisioneros políticos, fin de la criminalización y judicialización del derecho a las protestas, la anulación de estos juicios, así como el resarcimiento a las víctimas de las personas encarceladas.
  4. Elecciones anticipadas de carácter municipal, regional y nacional, a corto plazo, con un Poder Electoral restructurado y observación nacional e internacional que garanticen comicios inclusivos, plurales, transparentes y competitivos. Deberán hacerse los cambios legales e institucionales que aseguren este propósito y permitan amplia participación de partidos políticos y alianzas electorales con su propia identidad.
  5. Respeto a la libertad de asociación, movilización y expresión, de la ciudadanía, así como el respeto al libre ejercicio del periodismo independiente.
  6. Cese a despidos, intimidaciones y represalias al personal de las instituciones estatales, y que no se les obligue a realizar ninguna actividad política partidaria.
  7. Cese a las represalias gubernamentales hacia los policías que se niegan a cumplir las órdenes de reprimir a la ciudadanía en resistencia pacífica ante la dictadura.
  8. Actuación del Ejército de acuerdo a las funciones establecidas en la Constitución y de respeto a los derechos humanos.
  9. Promoción de un Desarrollo Humano y sostenible.
  10. Cese a la agresión al sector privado y organizaciones de la sociedad civil que son acusadas de practicar terrorismo.

Compromisos

La Unidad Nacional Azul y Blanco se compromete a promover y defender:

  1. Que no haya impunidad ante los crímenes cometidos por el régimen Ortega-Murillo y que se aplique la justicia transicional, basado en la verdad, justicia reparación y garantía de no repetición. Para contribuir a este propósito se deberá ampliar el mandato al Grupo Internacional de Expertos Independientes (GIEI), de la CIDH.
  2. El cumplimiento de las recomendaciones contenidas en los informes de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y de la Oficina de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de Naciones Unidas (OACNUDH), así como otros que emitan los diferentes organismos del sistema interamericano y universal.
  3. Investigación, búsqueda e identificación de las desapariciones forzosas, y el resarcimiento de las víctimas.
  4. Desarme y disolución de los cuerpos paramilitares creados por el régimen Ortega -Murillo y destrucción de las armas decomisadas.
  5. Reestructuración de la Policía Nacional y depuración de sus mandos.  Sanciones de acuerdo a la ley a los oficiales y efectivos que ordenaron y ejecutaron asesinatos y todo tipo de actos represivos contra la ciudadanía. Que se reconozca a los policías que se negaron a reprimir a la población.
  6. Reintegro a sus puestos de trabajo de profesionales de la salud, educación y otras instituciones del Estado despedidos por razones políticas.
  7. Restablecimiento de la autonomía universitaria; y el respeto de la autonomía de la Costa Caribe, de las comunidades indígenas, afrodescendientes y de las municipalidades.
  8. Derogación de todas las normas que violan la soberanía nacional y los derechos fundamentales, como la Ley 840, para la construcción de un canal interoceánico por Nicaragua.
  9. Un modelo de desarrollo socioeconómico que promueva el libre mercado y el bienestar social.
  10. En coordinación con diversos sectores programas de reactivación económica incluyente para todos los actores económicos del país y no solo a los afines al régimen.
  11. Respeto a la propiedad privada.
  12. Repatriación de los exiliados por razones políticas y económicas.
  13. Respeto de las libertades y derechos fundamentales.

Quiénes suscriben la Unidad Azul y Blanco

  1. Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia
  2. Articulación de Movimientos Sociales y Organizaciones de la Sociedad Civil
  3. Comité de Madres de Caídos
  4. Comité de Prisioneras y Prisioneros Políticos
  5. Frente Amplio por la Democracia
  6. Democracia en Marcha
  7. Movimientos 19 de Abril de tantas ciudades
  8. Movimiento por Nicaragua
  9. Articulación Feminista
  10. Alianza Universitaria Nicaraguense
  11. Patria Libre
  12. Grupo Guardabarranco
  13. Unidad Médica Nicaragüense
  14. Movimiento 19 de Abril Somoto – Madriz
  15. Movimiento 19 de Abril Estelí
  16. Movimiento 19 de Abril Masaya
  17. Movimiento 19 de Abril Chinandega
  18. Movimiento 19 de Abril Jinotega
  19. Movimiento 19 de Abril Nandaime
  20. Alianza Cívica Jinotega
  21. Alianza Azul y Blanco Ciudad Sandino
  22. Alianza Azul y Blanco Mateare
  23. Territorio de las Segovias
  24. Coalición Matagalpa
  25. Movimiento Acción Joven Nicaragua
  26. Unidad Azul y Blanco
  27. Guardabarranco
  28. Grupo Apoyo Nacional
  29. Patria Libre y Vivir
  30. Nicaragua Unete
  31. Unidad Médica Nicaragüense
  32. Medios independientes
  33. Mesa Nacional LGTBI Nicaragua
  34. Unidad Nacional de la Disidencia Sexual Autoconvocada
  35. Grupo Lésbico Feminista Artemisa
  36. Organización de Disidencia Sexual Autoconvocada
  37. Movimiento Azul y Blanco
  38. Comité Prolibertad de Presos Políticos
  39. Unidad Departamental Azul y Blanco de Nueva Segovia
  40. Coordinadora Universitaria por la Democracia y la Justicia
  41. Movimiento Universitario 19 Abril
Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!