Nicaragua: periodismo, 180 días entre amenazas y balas

Foto de portada es tomada de las redes sociales de León, Nicaragua.

Periodistas protestan en la rotonda del Periodista en Managua.

El periodismo en Nicaragua nunca ha sido fácil, y desde el 18 de abril donde la represión y la violencia se ha desatado en contra de la población civil que se manifiesta por estar en desacuerdo con el gobierno del presidente Daniel Ortega, los periodistas independientes no han escapado y, según la Fundación Violeta Chamorro, entre el 18 de abril y el 18 de octubre se han cometido 420 violaciones contra la libertad de prensa y medios de comunicación

 

Hans Ramírez

Nuevas Miradas

“En cuanto yo saco mi brazo para grabar, a mí me llega el disparo”. Un balazo, por suerte, según el periodista Winston Potosme Pavón del programa independiente Café Con Voz, luego se dispuso a retomar la transmisión en vivo de una marcha más que estaba siendo reprimida. El hecho ocurrió después que ayudó a ponerse a salvo de las balas que salían de las armas de paramilitares, a una señora de la tercera edad junto a una niña.

Ese tipo de ataques, según la Fundación Chamorro, ha afectado a 261 víctimas, entre periodistas y medios de comunicación durante este período de crisis sociopolítica que enfrenta el país. El informe “Nicaragua: Seis meses de crisis socio-política; días grises para el periodismo independiente”, registra la muerte del periodista caribeño Ángel Gahona en el Caribe Sur de Nicaragua.

Esas mismas armas de paramilitares han funcionado para enlutar a centenares de familias nicaragüenses según cifras de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos CIDH, que reconoce a 325 víctimas mortales, aunque la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos ANPDH contabiliza 528 muertos, y el gobierno de Nicaragua alega 199 fallecidos y que todos eran partidarios del gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional FSLN, u oficiales de la Policía Nacional.

Gahona grabó su muerte

Aún con las discrepancias de estas cifras, todas reconocen la muerte de Ángel Eduardo Gahona López, un periodista de Blufields que fue asesinado la noche del 21 de abril mientras transmitía en vivo una protesta que se desarrollaba en esa ciudad del caribe nicaragüense a través de la cuenta de Facebook de El Meridiano, un noticiero local que dirigía junto a su esposa y también periodista Migueliuth Sandoval. En https://youtu.be/H2akcSLNO6s  el video de su dramática muerte que el mismo Gahona López grabó, los únicos que se aprecian portando armas son un grupo de antimotines de la Policía Nacional.

Video tomado de El País, España.

“Me impactó muy fuerte” la muerte de Gahona dice el caricaturista Pedro X. Molina y reflexiona que con la muerte de un periodista “se remueve un factor que podía ayudar del lado del pueblo a canalizar toda esa indignación por las problemáticas, y del lado del gobierno a darse cuenta de lo que está sufriendo su pueblo” es decir, el periodista funciona como un canal para hacer ver problemas sociales y según Molina, cuando se remueve ese canal, “se va todo a la chingada”.

Foto tomada de Fundamedios, USA.

Pudo ser el segundo periodista asesinado

Potosme Pavón estuvo a punto de ser la segunda víctima mortal, pero asegura que el personal médico que lo atendió en un hospital capitalino, le explicó que si la bala tocaba una arteria que pasa por su brazo derecho donde recibió el disparo, solamente le quedaban diez minutos para sumarse a la extensa lista de nicaragüenses asesinados y convertirse en el segundo periodista muerto a causa de la represión estatal.

La Fundación Chamorro destaca en su informe que aunque durante 11 años se ha acentuado la censura periodística en Nicaragua, “como la forma más evidente de casos de violaciones a la libertad de prensa”, fue a partir del 18 de abril que recrudeció la situación de acoso, hostigamientos y campañas difamatorias contra los periodistas y medios de comunicación independientes.

“Para los periodistas independientes que no comparten la línea política del gobierno solo existe la desacreditación, la imposibilidad de acceder a fuentes oficiales y los insultos”, indica el informe.

Abixael Mogollón Gutiérrez: “No veo otra manera de hacerle frente a esta dictadura que no sea desde el periodismo”. Hans Ramírez / Nuevas Miradas.

18 de abril, parte aguas en el periodismo nicaragüense

“La represión existe desde antes del 18 de abril” afirma el periodista Abixael Mogollón Gutiérrez del medio digital Artículo 66 y Álvaro Navarro, director del mismo, comenta que en 2013 realizaba un reportaje sobre muerte materna en los hospitales, y cuando llegó al hospital de Granada para hablar con la directora sobre el caso de una familia que denunciaba negligencia médica en la muerte de una joven, no fue atendido y el personal de seguridad lo sacó.

Por su parte, Winston Potosme Pavón expresa que antes del 18 de abril se corría el riesgo de robos y se percibía como un devenir normal dentro de la profesión y coincide con Navarro en que era difícil conseguir información de fuentes oficiales o autoridades públicas quienes de esa manera violaban y continúan violando la Ley 621, Ley de Acceso a la Información Pública.

Leonor Álvarez Hernández: “Este es el mejor país para ser periodista ahorita”. Hans Ramírez/Nuevas Miradas.

Antes del 18 de abril el periodismo era “más de oficina” considera la periodista del diario La Prensa Leonor Álvarez Hernández, pero después de esa fecha alega que “la política se ha vuelto suceso” y ella ha aprendido a que cuando hace coberturas a las protestas en contra de Ortega, debe caminar pegada a las paredes de las casas o edificios aledaños para no ser alcanzada por una bala.

El 19 de abril, el Instituto Nicaragüense de Telecomunicaciones y Correos Telcor, ordenó a las empresas de cable sacar del aire a los canales 12, 23, Canal Católico 51 y 100% Noticias para que no transmitieran la represión policial de la que era víctima la población civil. Por la noche, se les restableció la señal a todos menos a 100% Noticias, que volvió a la señal de cable seis días después.

El documento de la Fundación Violeta Chamorro coincide con el “Informe sobre Seguridad en Nicaragua y Recomendaciones para Seguridad Física”, emitido el pasado 3 de noviembre por el Comité para la Protección de los Periodistas, CPJ, cuando señala que los periodistas en Nicaragua enfrentan amenazas tanto físicas como digitales.

Gobierno admite que mandó a censurar

El Vicecanciller de Nicaragua Valdrack Jaentschke, dijo en una entrevista a La Voz de América a mediados de septiembre, que el gobierno de Nicaragua ordenó la censura a estos medios porque “estaban informando mentiras, estaban diciendo que habían decenas de estudiantes muertos en la calle”.

Israel González Espinoza es un periodista especializado en temas religiosos y no ha escapado a las amenazas. Cortesía / Nuevas Miradas.

Además de esquivar balas, los periodistas han tomado otras medidas a causa de la ola de amenazas y campañas difamatorias que se ha desatado en contra de ellos, porque el primer desafío para los periodistas en este momento es “permanecer vivos” expresa la periodista Leonor Álvarez Hernández.

“Una persona me ponía como asesino, como divulgador de mentiras (…) incluso que yo tenía una relación mucho más allá de lo profesional con Monseñor Silvio Báez y que hasta yo le escribía las homilías y dentro de esa publicación también decían que me identificaran y que llamaran al 118 de la policía para que me llevaran a El Chipote” denuncia el periodista y corresponsal en Nicaragua de Religión Digital Israel González Espinoza.

El caricaturista Pedro X. Molina recibió el Premio al Coraje Editorial de la Cartoonists Rights Network International CRNI por su trabajo en el marco de las protestas en Nicaragua. Hans Ramírez/Nuevas Miradas.

Amenazas contra Molina

Incluso el caricaturista Pedro X. Molina ha sufrido de asedio y de amenazas “subidas de tono” como represalia por su trabajo haciendo frente al poder desde sus ilustraciones que recuerdan a las víctimas de la masacre y critican las acciones del régimen de Ortega.

Las amenazas contra periodistas no solamente van dirigidas hacia ellos, si no en contra de sus familiares. Winston Potosme Pavón expresa haber recibido amenazas en contra de sus dos hijas menores de edad, así mismo, Álvaro Navarro afirma que su colega de Artículo 66, la periodista Maryórit Guevara, ha recibido amenazas de muerte contra ella e incluso “le mandan la dirección de su casa y el nombre de su hijo”.

Estas amenazas de muerte o cárcel han condenado a los periodistas al clandestinaje en el caso de la directora de Radio La Ciudadana Azucena Castillo, y quien ha denunciado ser “acosada” por la vicepresidenta Rosario Murillo, o bien son condenados al exilio como el periodista José Noel Marenco de 100% Noticias.

Periodistas vulnerables en departamentos

A inicios de noviembre, el periodista y director de Radio Mi Voz de León, Álvaro Montalván fue ilegalmente detenido durante 40 horas por la Policía Nacional y asegura que cuando fue liberado no le dieron explicación del porqué de su detención. Un día después, el corresponsal del diario La Prensa en Madriz, William Aragón, fue detenido durante 5 horas aproximadamente en Condega cuando se dirigía a Estelí junto a sus dos hijas y la explicación que le dieron en la delegación de la Policía Nacional fue que no llevaba su cédula de identidad y por eso lo detuvieron.

Eddy López tiene 15 años de hacer periodismo en León. Hans Ramírez/Nuevas Miradas.

“No es fácil hacer periodismo en los departamentos” expresa el corresponsal de La Prensa en León, Eddy López y califica la muerte de Ángel Gahona, un periodista que fue asesinado precisamente trabajando en un departamento, como “aberrante”.

El periodista Jorge Fernando Vallejos de Radio Darío de la ciudad universitaria denunció a inicios de octubre que los frenos de su motocicleta habían sido cortados y esa misma radio, propiedad del periodista Aníbal Toruño, había sido quemada el 20 de abril por turbas de la Juventud Sandinista.

La Fundación Violeta Barrios de Chamorro informa que solo el 9 de julio hubo 42 violaciones a la libertad de prensa en Carazo, particularmente en Diriamba. En ese municipio, la fundación contabiliza agresiones e intimidación contra siete periodistas, cinco camarógrafos y dos fotorreporteros.

Según el análisis de la fundación, Managua, Carazo y León son los tres principales departamentos que han presentado mayor riesgo para los periodistas independientes a lo largo de la crisis sociopolítica en el país.

Represión a periodistas en cifras

  • 77 agresiones
  • 71 intimidaciones
  • 70 ataques
  • 64 actos de censura
  • 62 amenazas
  • 33 difamaciones
  • 26 hostigamientos verbales
  • 10 agresiones por vía administrativa
  • 5 hostigamientos judiciales
  • 1 asesinado
  • 1 agresión por misoginia

Álvaro Navarro explica como recibieron la noticia de la muerte de Ángel Gahona en Artículo 66. Hans Ramírez/Nuevas Miradas

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!