¿Cómo leer y escribir un mundo no fragmentado?

“El gran peligro de la globalización es que nos empuja a una megalengua común.”

                                                                                                       Umberto Eco

Julio César Guerrero Dias

Las nuevas tecnologías marcan las nuevas formas de leer, sin embargo el problema no es eso, si no que el nuevo lector no asimila, no comprende, no reflexiona lo que  lee, por lo tanto el conocimiento que le puede proporcionar la lectura no existe.

Una de las grandes preocupaciones del sistema educativo es la actitud que tienen los estudiantes frente a las lecturas; la mayoría de los docentes se queja de la falta de lectura de sus estudiantes, independientemente del nivel que se encuentren.

Las nuevas tecnologías han marcado una nueva forma de lectura que permite relacionarlos con los textos, no es que los estudiantes no lean, si no que la pregunta es ¿Qué leen? lo   que les gusta o lo que necesitan.

Lo que debe de buscar la academia es ir empoderando a cada estudiante en el sentido que leer no es un acto de carácter obligatorio, si no cómo acercarse a ella, aunque sea, como dice la lectura Zapping, como una forma de leer las diferentes temáticas y hacer de lo que está leyendo, un acto de carácter de necesidad y no de obligatoriedad. También convertirlos en lectores y que al final logren identificar que los textos que son necesarios.

Hoy lee de diversas formas, en contraste como lo hacía la generación pasada, todo esto debido a que ahora se vive en mundo globalizado, donde se puede acceder a textos y la lectura más disímil, sin orden establecido y sin la obligación de leer por completo un libro o un texto, debido a los avances tecnológicos, el zapping y la información.

La globalización ha hecho de los modos de leer, una manera diferente; la fragmentación de las lecturas, pues el hecho de leer por partes y sin un orden establecido no quita que haya un aprendizaje y un acercamiento hacia ella. Es así que Néstor García Canclini para referirse señala: “los cambios que han surgido en las formas de leer y de acercarse ciertos textos por medios de fotocopias, libros digitales textos originales, marcan una pauta distintiva en las formas de leer… Asimismo menciona las lecturas fragmentarias que se deben al placer o al oportunismo debe de acabar rápido el acto de leer, teniendo en cuenta que el saber no debe quedar fuera de la cultura”

Cómo las nuevas formas de leer no tienen un orden determinados hay quienes sólo leen el índice, o abren el libro al azar leyendo la página que le salga, estamos ante un mundo contemporáneo que fragmenta la unidad.

Frente a esta situación que es real, cómo hacerle frente desde la educación a una cultura diferente de leer, ya los escritores han transformado sus estilos de escribir sus textos, están fragmentados con temáticas diferentes dentro del mismo libro.

El lector abre el texto e inicia donde él quiera, y no necesariamente lo leerá todo porque leerá sólo lo que  a él le interesa o guste, por ende la academia no debe de mantenerse indiferente a las transformaciones que ha tenido la lectura y las nuevas de formas de leer.

Entonces, las Teorías de la Información y la Comunicación, TIC, pueden ser vistas como Eros y Thanatos (amor y muerte). Por un lado nos dan vida y nos ubican en un mundo globalizado y, por el otro, cercenan la posibilidad real de leer y escribir, es decir, asfixian la posibilidad de crear por medio de la palabra escrita.

Diremos dolorosamente que estas prácticas, que pueden estudiarse en cualquier comunidad discursiva, no se están realizando de modo adecuado, no se hacen o practican de forma profunda y sustancial, sino precaria.

El gran reto de los docentes será centrarse en despertar el interés por estas dos formas de transformar el pensamiento (leer y escribir) en tiempos donde sólo se quiere leer un titular que ofrezca Twitter, Facebook o Instagram (redes sociales predilectas por los más jóvenes) para informarse de manera epidérmica. Así nos convertimos en parte de esa cultura de las recomposiciones y de los simulacros. Porque esas noticias no trascienden, solo deslumbran como hecho especular y en definitiva todas caen en el olvido.

Ahora bien, la educación en todos los niveles ha entrado en conflicto en lo referente a la era tecnológica que estamos viviendo, entonces el reto versa en cómo hacer que estas generaciones lean más y escriban más, utilizando las TIC.

Ante esta realidad, el desafío es desproporcional, pues cuesta mucho lograr que los jóvenes lean un libro o textos cortos y puedan, por lo menos, parafrasearlo y hasta hacerle una breve reseña crítica.

En este sentido la educación debe de tener una visión más allá, de la simple reproducción del texto es decir recurrir a la memoria, ya ese modelo no tiene cavidad en una época de cambio, donde la ciencia y la técnica avanza de una manera vertiginosa y donde el conocimiento y las herramientas que se aplican, así como nacen y se utilizan, también así mueren rápido, por lo tanto no tiene sentido un conocimiento que ya no tiene ningún valor.

Sin duda, estamos ante la inmediatez de todo cuanto acontece, aquí se le da espacio a lo superfluo y mientras más rápido se lea y se escriba con menos caracteres mejor. Esto ha contribuido de manera desproporcionada a que la escritura y la lectura críticas sean actos completamente circunstanciales, ambos han sido sustituidos por la imagen.

Respecto de la idea anterior, Vargas Llosa (2013) argumenta que “Hoy vivimos la supremacía de las imágenes sobre las ideas. Por eso los medios audiovisuales, el cine, la televisión y ahora Internet han ido dejando rezagados a los libros”.

Por eso la educación formal en todos sus niveles debe de apostar a crear una capacidad que modifique la concepción de lectura que se tiene y que induzca al lector a la búsqueda de una independencia, que dialoguen con lo que leen, para que tengan una visión del mundo, convertir la lectura en una herramienta de conocimiento útil, que al final genere en ellos, un hábito y una práctica lectora, creo que es posible hacerlo, pero primero habrá que romper  con los métodos y técnicas de aprender a leer.     

 

Comparte:

Julio César Guerrero Días

El ágora nica | Desde la antigua Roma, el espacio público sigue siendo el más idóneo y transparente para el debate.

2 thoughts on “¿Cómo leer y escribir un mundo no fragmentado?

  1. Nos escribe el doctor Carlos José Jarquín González y nos dice:
    “Gracias por el artículo sobre zapping. No es nuevo ese método, quizás lo nuevo es el nombre. Vale la pena leer ‘Culturas híbridas’ del antropólogo y sociólogo argentino Néstor García Canclini quien profundiza en ese asunto”

  2. Nos escribe el doctor Carlos José Jarquín González y nos dice:
    “Gracias por el artículo sobre zapping. No es nuevo ese método, quizás lo nuevo es el nombre. Vale la pena leer ‘Culturas híbridas’ del antropólogo y sociólogo argentino Néstor García Canclini quien profundiza en ese asunto”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!