¿Existe realmente el periodismo independiente en Nicaragua?

“Sólo quien sabe de periodismo, y de lo costoso del desinterés, puede estimar de veras la energía, la tenacidad, los sacrificios, la prudencia, la fuerza de carácter que revela la aparición de un diario honrado y libre”.

José Martí

Julio Guerrero Dias

El periodismo de nuestro país pasa por los momentos más críticos de la historia, poder hacer periodismo profesional ahora cuesta debido a que las puertas de la información se cierran para quienes quieren representar otra mirada de los acontecimientos.

El ejercicio periodístico en nuestro país quizás pasa por una situación que a través de la historia nunca se había visto, unas prácticas periodísticas marcadas por ideologías partidarias y por una concepción maniquea de la información, de lo bueno y lo malo, de Dios y el Diablo, de héroes y villanos, todos asumen que dicen la verdad, también todos dicen que están a favor de las grandes mayorías y partir de estas concepciones, es que cada medio construye sus propias representaciones de los acontecimientos que suceden en nuestro país.  

Desde el principio de los tiempos, existe una discusión que no tiene fin acerca de la posibilidad de la existencia de algo llamado periodismo independiente. Hay quienes sostienen que es posible y quienes sostienen que no, estos últimos basados en la idea de que los medios siempre ocultan intereses que no se pueden dar a conocer a través de la pluma periodística.

Según Pascual Serrano periodista español, “Personalmente no me gusta ninguno de los términos. Para empezar, el periodismo independiente no existe o mejor dicho, es indefinible. ¿Independiente de qué, de quién? Siempre dependerá de algo o alguien.

Dependerá de los superiores jerárquicos de quien escriba y que decidirán si se publica o no, dependerá del marco económico en que se desarrolle el medio y que será decisivo para que sea viable o no el proyecto, dependerá de todos los poderes económicos y políticos que garantizan el funcionamiento del medio, dependerá del punto de vista del periodista que está escribiendo. El uso de esos términos es malicioso porque lo hacen los sectores privados que se arrogan sin fundamento alguno el carácter de “independiente” frente a un periodismo que actúa condicionado por principios y valores”.

Como profesional de la comunicación hago una diferencia de medios y periodistas, los de carácter oficial que son los que pertenecen a los medios del gobierno, una especie que existe en todas partes del mundo, no es nada ajeno a lo que sucede en nuestro país, que son los que informan todo lo que el gobierno realiza, y sus matrices informativas van encaminada a reflejar, como que todo está bien, es decir solo la cara bonita del país.

Por otro lado nos encontramos con los medios y periodistas  que personalmente los califico como no oficialista, la antítesis de los oficialistas, por este lado nos encontramos que nada de lo que hace el gobierno es acertado todo está malo, en fin es el  pensamiento antagónico, entre el bien y el mal.

En medio de este pensamiento ideológico esta la sociedad, la que también refuerza su ideología a través de lo que escucha, lee, o visualiza y es a partir de esa manera de pensar que la sociedad se fractura en mil pedazos.

A partir que surgen los conflictos sociales, políticos y económicos en nuestro país, el 18 de abril de 2018, nuestro país es otro, los medios y periodistas son otros, las familias son otras, los amigos son otros, nuestras relaciones sociales se modificaron, es lamentable que este conflicto nos haya alejado de nuestros seres queridos hermanos, madres, padres hijos, amigos, por el simple hecho no de pensar de la misma manera.

Dentro de esta situación, qué papel han jugado los medios de comunicación y periodistas, oficialistas o no oficialistas como yo los califico. Lamentablemente ahora el periodismo nacional se ubica en dos bandos los que están con Dios que no sé quiénes son y los que están con el diablo que tampoco sé quiénes son, ya que ambos grupos declaran decir la verdad. Yo me repliego a lo que dice Mahatma Gandhi: “Todos tenemos un pedazo de verdad”. La realidad es que todo quienes nos representan mediante el discurso informativo tienen un pedazo de verdad.

Detrás de la más que manida frase “periodismo independiente”, que todos los medios de comunicación proclaman como estandarte de libertad para comunicar su verdad, se encuentra la razón y la reflexión acerca de la práctica del periodismo independiente.

¿Qué periodista es independiente hoy en día? Sólo aquel que no dependa de ningún poder fáctico, que no ceda a presiones de ningún tipo, que no se deje influenciar por nada ni por nadie. Aquel que narra los acontecimientos tal y como los ve, como los siente y entiende, sin cortapisas, sin dejarse influenciar por las presiones ni por los sobornos.

No pretendemos defender la mal llamada objetividad porque el periodismo no es una ciencia exacta. Ortega y Gasset dijo que “la realidad tiene infinitas perspectivas”, y así lo creemos. Nuestra máxima pretensión es aportar honestidad aceptando de antemano que podemos estar equivocados. Nuestra mayor satisfacción será conseguir la implicación del lector. Que el lector comente y opine, que se atreva a escribir.

Comprendemos que por muy bueno que sea un artículo siempre estará incompleto, quedarán ideas por desarrollar, fuentes por consultar y puntos por aclarar. Es una obviedad que “dos cabezas piensan mejor que una” si lee un artículo y le gusta; si por el contrario no le convence rebatan en  cualquier caso u opinen.

Nuevas Miradas, no es un periódico en el que la gente lee y calla. La recompensa del escritor se encuentra en el gozo que suscita saber que un lector no se queda indiferente ante sus opiniones.

Es así que este espacio en Nuevas Miradas, El ágora nica, tratamos de contribuir a través de lo que escribimos siendo respetuosos con nuestro lenguaje, con las personas, no utilizamos la personalización no queremos ser jueces, solamente deseamos aportar a la construcción de lo que la educación ha venido tratando de desarrollar y lo que la sociedad desea, aprender a convivir, todos tenemos derecho como nicaragüenses a vivir en el lugar en nos vio nacer.

Comparte:

Julio César Guerrero Días

El ágora nica | Desde la antigua Roma, el espacio público sigue siendo el más idóneo y transparente para el debate.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!