El reto está planteado para los sensatos que de verdad aman esta Patria

A pocas horas de terminar la faena más difícil y compleja que significó el año 2018 para los nicaragüenses, Nuevas Miradas, siempre viendo hacia el futuro, nos complace compartir la esperanza de cambio y nuevos aires de paz y libertad para todos.

Al cerrar el año 2018, queremos honrar la memoria de quienes no están ya con nosotros porque murieron aferrados a esa esperanza de cambio.

A quienes no están con nosotros porque están tras los fríos barrotes de la cárcel, mientras en sus hogares no habrá cena, ni alegría; sus hijos lloran la ausencia de sus padres; las madres y padres suspiran al ver los espacios vacíos en las salas. El silencio y la tristeza los embarga.

Un costo muy alto pero Nicaragua cambió, ya no es la misma, nada volverá a ser igual. Perdón por la nostalgia que sienten quienes dicen que estábamos bien antes del 18 de abril.

Nicaragua cambió para sostener con creces una nueva esperanza, llenar de vigor, con esfuerzos que, por muy leves que parezcan suman a una voluntad mayoritaria que desea cambio y derechos.

Apelamos a la voluntad de quienes ostentan el poder por entender el pedimento y sentimiento de una mayoría; reconozcan que esa mayoría demanda salidas constitucionales lejos de todo enfrentamiento bélico.

No es imponiendo voluntades que se gana esta batalla cívica. El reto está planteado para los sensatos que realmente aman esta Patria. Las leyes de la vida nos indican que el 2019 será diferente, más cerca del cambio, más lejos de la soberbia; será insostenible seguir gobernando ante los ojos de miles de nicaragüenses y millones de seres humanos que desde sus países, no conciben la insensatez elevada a una supuesta gobernabilidad.

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!