Nicaragua en ruta a la negociación o al cadalso

Foto de VOANoticias / NM

 

Oscar René Vargas

En diferentes discursos frente a su base social, Ortega, dijo que no le importaba ni la aprobación de la Ley Magnitsky Nica ni que la OEA aprobara la Carta Democrática Interamericana (CDI) en su contra. El gobierno Ortega-Murillo declaró, el 2 de enero 2019, como “ilegal” e “improcedente” el llamado de Luis Almagro, secretario general de la OEA, a una sesión del Consejo Permanente de la OEA para analizar la crisis sociopolítica de Nicaragua y la posible aplicación de la Carta Democrática.
El gobierno Ortega-Murillo rechazó que Almagro llame a la aplicación de la Carta Democrática Interamericana y pidió que los países miembros de la OEA no respalden esa decisión.
De acuerdo con las declaraciones del canciller nicaragüense, el artículo 20 de la Carta Democrática Interamericana no puede aplicarse a Nicaragua porque no ha habido una ruptura del orden institucional ni golpe de estado.
El pleno del Consejo Permanente de la OEA está convocado para el viernes 11 de enero 2019, donde se discutirá la aplicación o no del Articulo 20 de la Carta Democrática a Nicaragua. Para su aplicación es necesario alcanzar 24 votos a favor de los 35 países de la OEA.

¿Qué tan sólidas son las alianzas del régimen en la OEA?

En las siete reuniones anteriores en que se ha tocado la crisis sociopolítica de Nicaragua se ha demostrado que existe una alianza crítica, el grupo de Lima, en contra del régimen Ortega-Murillo. El grupo de Lima se formó en agosto 2017 e incluye catorce países, que generalmente votan en contra del régimen.
Sin embargo, al interior de ese grupo están Honduras y Guatemala, que algunas veces se han abstenido. La otra interrogante será la posición de México después de la llegada al poder del presidente López Obrador. También está la interrogante del voto de los países del Caribe.
En mi opinión, pienso que tanto Honduras, Guatemala y algunos países del Caribe pueden cambiar su voto, votando a favor de la aplicación de la Carta Democrática.

¿Qué hará Bolivia?

¿Qué tan conveniente le resulta a Bolivia plegarse a Ortega?, tomando en cuenta que Evo Morales va a una campaña electoral.
El voto de Bolivia siempre ha sido a favor del régimen Ortega-Murillo, aunque haya variado el tono de su apoyo. Tomando en cuenta las últimas declaraciones de Evo Morales, no veo ningún motivo por el que vaya a variar su voto. Desde el punto de vista de la política interna, el caso de Nicaragua, no tiene una repercusión importante. Hay poca información en los diarios locales sobre el proceso sociopolítico nicaragüense y no creo que sea un tema en la agenda política electoral.
Desde el punto de vista de la política internacional, el presidente Morales siempre ha sostenido una posición anti-norteamericana y pro ALBA; por lo tanto, el caso de apoyo al régimen Ortega-Murillo, no es un factor que vaya influir negativamente en la campaña electoral en curso.

¿Y los países del Caribe?

¿Qué indica la posición de Antigua y Barbuda en torno a que Ortega se ha extralimitado? ¿Eso puede significar un cambio en los países del Caribe?
El canciller nicaragüense, Denis Moncada, inició una gira por los países del Caribe para conseguir que los países del Comunidad del Caribe (CARICOM) no voten a favor de la moción. Estos países, en su mayoría se han abstenido en las votaciones anteriores.

El periplo de Moncada

En esa gira piensa visitar seis países del Caribe; ha comenzado en Haití, luego Trinidad Tobago, Antigua y Barbuda, etcétera. El objetivo es que los países que se han abstenido o se han ausentado en las votaciones anteriores mantengan esa posición.
El viaje de Moncada, iniciado el día 03 de enero, demuestra que las declaraciones de altos funcionarios del gobierno de Antigua y Barbuda sea un indicador de un cambio en las votaciones de las próximas reuniones de la OEA.
Un cambio en las votaciones de algunos del CARICOM pudiera permitir alcanzar los 24 votos necesarios para la aplicación de la Carta Democrática. A mi parecer, los votos del Caribe son importante para alcanzar o no los 24 votos a favor.
El dilema de El Salvador

En El Salvador, las elecciones presidenciales son en marzo 2019, y el candidato Nayib Bukele ha sido crítico hacia Ortega. ¿Podría haber un cambio del voto salvadoreño?
La posición de El Salvador va a ser muy difícil. Si vota a favor de la aplicación de la Carta Democrática implicaría un problema interno en el FMLN. Si vota en contra, le daría al candidato Bukele, quien se perfila como el ganador de las elecciones presidenciales del 03 de febrero 2019, más municiones para la campaña electoral.
También, está pendiente la ayuda norteamericana como parte del triángulo del norte centroamericano aprobado por EEUU; así como el TPS para los ciudadanos salvadoreños ilegales.

¿Están los 24 votos?

¿Podrá reunir Almagro los 24 votos? ¿Los tiene ya? ¿Qué está pasando en la OEA?
La reunión del Consejo Permanente de la OEA que Almagro solicitó se celebrará, de acuerdo con el Artículo 20 de la Carta Democrática Interamericana. Mediante voto se determinará en el seno del Consejo Permanente; primero, si Nicaragua rompió el “orden democrático”. Luego, decidirán si tienen los votos suficientes para aplicar el Artículo 20. Es decir, en esa misma reunión van a decir cuál es el próximo paso.
Si tuvieran los votos, se convocaría a una Asamblea General Extraordinaria de los 35 países miembros para aplicar el Artículo 21, para sacar a Nicaragua de la OEA.
Sin embargo, hay que estar conscientes que todo esto, la aplicación de la Carta Democrática, es un proceso y requiere la aprobación con 24 votos a favor de los 35 países miembros.

No se descarta negociación en el filo de la navaja

No podemos descartar que se busque la negociación y se le solicite a Nicaragua recapacitar, ya que la negociación es la “raison d’être” de estos organismos multilaterales.
La aprobación de la Carta Democrática representaría una derrota política considerable para el régimen Ortega-Murillo, debido a que sería considerado un gobierno violador de los derechos humanos e ilegitimo. También, limitaría totalmente las posibilidades de conseguir préstamos de los organismos financieros internacionales. Tomando en cuenta esa realidad, creo que el régimen Ortega-Murillo, en el caso de la aprobación, no tendría más alternativa que iniciar una negociación.
No negociar sería la peor solución tanto para el país como personalmente para Ortega-Murillo y su familia. Sería la debacle para el país y el hundimiento del régimen Ortega-Murillo con consecuencias negativas para la nueva clase y todos los paramilitares.

Consecuencias para Nicaragua

¿Qué consecuencias para Nicaragua puede tener la resolución del Grupo de Lima?
Trece países del Grupo de Lima pidieron a Maduro no asumir su segundo mandato el próximo 10 de enero 2019 y transferir el poder a la Asamblea Nacional. La declaración se refiere al no reconocimiento de la legitimidad del nuevo periodo del régimen Maduro debido a la denuncia de una elección fraudulenta.

Esto significa varias cosas:
1) Dentro de los países firmantes se encuentran Honduras y Guatemala, que en la última reunión de la OEA se abstuvieron en el caso de Nicaragua, lo cual puede ser un indicador para la votación del 11 de enero 2019 cuando se ventile la crisis sociopolítica nicaragüense.

2) El único país integrante del Grupo de Lima que cambió su postura fue México que no acompañó la declaración. Hecho importante, que nos permite pensar que México puede cambiar su voto en la próxima reunión de la OEA sobre el caso de Nicaragua.
3) La postura del Grupo de Lima en caso de Venezuela, nos señala la eventualidad de que se incremente la posibilidad que el Grupo de Lima solicite la aplicación de la Carta Democrática a Nicaragua, sea mayor. Lo cual indicaría que hay un mayor peligro que el régimen Ortega-Murillo sufra una derrota política internacional importante.

San José/Costa Rica, 04 de enero 2019

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!