¿Por qué el gobierno insiste en la tesis del “golpe de estado”?

Fotografía de La Nación / NM

Oscar-René Vargas / De su muro

Durante la primera fase de la crisis sociopolítica, antes de que todo el mundo rechazara la tesis del “golpe de estado”, ésta era la manera en que el régimen Ortega-Murillo justificaba internacionalmente la represión indiscriminada, para aglutinar a sus bases en defensa de la “revolución”.

Desmontada la tesis del “golpe de estado” por los organismos internacionales (CIDH, MESENI, ONU, OEA, diferentes gobiernos, periodistas locales, etcétera), el gobierno sigue en la misma posición para no reconocer su equivocada versión original y no perder la cara ni la credibilidad.

Ahora, diez meses después, sigue defendiendo la tesis del “golpe de estado” como un recurso para mantener la fidelidad de las bases de la policía, del ejército y de los militantes del partido de gobierno. Es decir, trata de mantener la fidelidad de sus seguidores alegando la defensa de la “revolución”, para consolidar el liderazgo de Ortega-Murillo.

Reconocer que no hubo intento de “golpe de estado”, sería aceptar que el liderazgo de Ortega-Murillo se equivocó en la táctica que se volvió estratégica. Y aceptar que no supieron leer correctamente la crisis sociopolítica, podría provocar deserciones en todas las instituciones militares y del Estado.

Creen que la tesis del “golpe de estado” les permite amalgamar a su base que ha comenzado tomar distancia por diferentes motivos; por ejemplo, porque la represión puede haberlos afectado directa o indirectamente con un herido, un exiliado o un muerto; o alguien de su familia, vecinos o amigos perdió el empleo. Insistir en el “golpe de estado” es la manera de justificar la crisis económica que padece toda la población, incluyendo a sus seguidores, y para impedir que prevalezca la versión de la mala administración de la crisis por parte de la pareja presidencial.

Esta negación de la realidad, ha llevado a los Ortega-Murillo a exigir a seguidores (diputados, alcaldes, jefe de la policía, magistrados, jueces, etcétera) a continuar sosteniendo públicamente la tesis del “golpe de estado”. La versión más ridícula y nefasta la ha dado el jefe de la policía, en sus declaraciones a un medio de comunicación de Noruega.

Esta tesis del “golpe de estado” les permite a los jueces condenar a los presos políticos sin pruebas, ya que parten del principio de que hubo un intento del “golpe de estado” y todos los que protestaron participaron en la intentona.

También la tesis del “golpe de estado” sirve para que los policías y paramilitares tengan una justificación moral de haber participado en la represión, matando a los adversarios. De esta forma, tratan de evitar remordimientos de conciencia de muchos de los elementos que ejecutaron la orden de asesinar y llevarse prisioneras a personas inocentes.

El régimen Ortega-Murillo cree que mantener el discurso del “golpe de estado” consolida su base social que cada vez va más menguada. Pero esa versión es cada día menos creíble a nivel internacional.

San José/Costa Rica, 06 de febrero 2019.

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!