Dilemas y controversias de un papa que derriba muros y enigmas

“Hay que derribar los muros de la desconfianza y del odio promoviendo una cultura de reconciliación y solidaridad”.   

Papa Francisco

Julio César Guerrero Dias

La iglesia católica a partir de la elección del papa Francisco ha venido mostrando una nueva imagen, como buen jesuita que es, la sustancia de su doctrina es la opción preferencial por los pobres, dándole un nuevo perfil de espiritualidad y fe al quehacer de la iglesia.

A diario los medios de comunicación y en las redes sociales se encuentran mensajes o información relacionada con el trabajo que realiza el papa Francisco en el estado del Vaticano, hechos que causan controversia para algunos, esperanza para otros, pero sobre todo se ha llegado a pensar que Francisco se encuentra haciendo una revolución dentro de la Iglesia Católica.

Jorge Bergoglio, mejor conocido como el papa Francisco, es el 266 en la lista de los papas que han sido jefe del estado Vaticano, y el primero de origen latinoamericano, el cual se ha interesado por darle un nuevo oxígeno a la Iglesia, abriendo las puertas a todos los que aquellos que por una u otra razón se encontraban alejado de ella.

Desde la elección del papa Francisco como Pontífice de la Iglesia Católica el 13 de marzo del 2013 cuando apareció con una cruz de hierro en el balcón de la Basílica de San Pedro, se ha visto en vuelto en medio de las opiniones en los diferentes medios de comunicación y redes sociales, por sus declaraciones en temas que la iglesia muy poco planteaba de manera pública, sus puntos de vista tales como el de la religión, política, económicas y sociales, pero lo que más llama la atención es sobre todo su forma de actuar, el acercamiento con la gente.

Para ilustrar un poco las reflexiones del papa en relación a algunos acontecimientos, cuando se realizó el atentado a la revista francesa Charlie Hebdo semanario satírico  en enero de 2015, donde murieron doce personas incluyendo ocho periodistas, el Papa Francisco hizo un llamado al respeto a las creencias religiosas musulmanas, estas reflexiones provocó muchas críticas, pero también algunos elogios, otra declaración que señaló  Francisco fue “ educar a los hijos también incluye severidad” esto provocó que organismos de derechos humanos se hayan pronunciado en contra y consideraron que lo declarado no contribuía a crear un ambiente saludable para la educación de los niños.

Por otro lado, ha tocado temas que durante siglos han sido ocultos por la institución como los actos de abusos contra menores de parte de los prelados, donde asegura que estos deben pagar por sus hechos cometidos.

Otro tema de gran controversia para los fieles de la Iglesia Católica ha sido la opinión relacionada a la participación de la homosexualidad en la iglesia, en donde este sector que siempre ha sido discriminado y excluido hoy respiran un aliento de bienvenida, y el último tema de controversia es acerca del derecho que tienen los divorciados para volver a tener pareja y el derecho a obtener los sacramentos de la Santa Madre Iglesia.

Por eso afirma que “estos vicios, que socavan el ideal de una democracia auténtica, son la vergüenza de la vida pública y ponen en peligro la paz social: la corrupción en sus múltiples formas de apropiación indebida de bienes públicos o de aprovechamiento de las personas la negación del derecho.

El incumplimiento de las normas comunitarias, el enriquecimiento ilegal, la justificación del poder mediante la fuerza o con el pretexto arbitrario de la razón de Estado.

La tendencia a perpetuarse en el poder, la xenofobia y el racismo, el rechazo al cuidado de la Tierra, la explotación ilimitada de los recursos naturales por un beneficio inmediato, el desprecio de los que se han visto obligados a ir al exilio”.

El papa Francisco comparte con Pablo VI, que el verdadero peligro para la democracia es el poder tecnocrático, y es por ello que quiere rehabilitar decididamente la política.

Afirma en la encíclica Laudato si: “El paradigma tecnocrático también tiende a ejercer su dominio sobre la economía y la política. La economía asume todo desarrollo tecnológico en función del rédito, sin prestar atención a eventuales consecuencias negativas para el ser humano. Las finanzas ahogan a la economía real” (n. 109).

Por lo tanto, debemos darnos cuenta de la necesidad de rehabilitar el poder de los pueblos –el poder democrático– como el único ámbito capaz de poner un límite humano al poder, de por sí ilimitado, de la técnica, hacia el cual se dirige el dios dinero, encontrando allí el ámbito conveniente.

En definitiva, la visión tan positiva de la política que tiene Francisco corresponde a la del Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia que, al recoger las afirmaciones de varios pontífices y de documentos de la Iglesia, expresa estas significativas afirmaciones: “El amor debe estar presente y penetrar todas las relaciones sociales (…). Este amor puede ser llamado ‘caridad social o caridad política y debe extenderse a todo el género humano”.

Hablar de “caridad política” le otorga valor a un trabajo por el bien común que a menudo es poco apreciado, porque en la política no se reconoce siempre lo que hacen los demás.

Recientemente ha escrito Leonardo Boff: “No es importante que el papa Francisco no use el término teología de la liberación. Lo importante es que hable y actúe de manera liberadora” Estas palabras ponen sobre el tapete la conflictiva relación que ha tenido el Vaticano con la teología de la Liberación.

Sin embargo, a pesar de las diferencias doctrinales, es claro que el Papa confluye en varios aspectos con esta vertiente de la teología nacida en los años sesenta del siglo pasado en América Latina, justo en el calor de la revolución cubana, la revolución cultural y con el aparecimiento de la sociología de la liberación, la filosofía de la liberación y la teoría de la dependencia. La teología de la liberación, que no es una corriente homogénea.

El pensamiento y la voz del papa Francisco va más allá y se ubica en el contexto actual donde cada día las industrias y venta de las armas se ha vuelto la mercancía que lleva a la muerte de una manera masiva al ser humano y con estas afirmaciones “El Papa Francisco cruza la línea de fuego y acusa a EE.UU. y Europa de alimentar guerras en el mundo”

Esta cita es publicada el 8 de abril de 2019.  Por Libertad Digital

“El Pontífice aseveró que Europa y EE.UU. provocan conflictos para vender armas y enriquecerse. Como consecuencia son responsables de la muerte de niños.

“Un país que fabrica y vende armas tiene sobre su conciencia la muerte de cada niño y la destrucción de cada familia”, dijo el papa Francisco durante un discurso ante profesores y estudiantes del Instituto San Carlo en Milán”.

Francisco reiteró que la razón de que existan tantas guerras en el mundo es que “las ricas Europa y Estados Unidos venden armas, utilizadas para matar niños y matar gente”.

Definitivamente que esto es revolución en la iglesia católica, el Papa Francisco ha cambiado la imagen de la institución devastada por los escándalos, por una revolución pacífica marcada por un lenguaje directo y sencillo, aunque para numerosos católicos todavía falta mucho para adaptar al mundo moderno el quehacer de la iglesia católica.

Paralelamente ha sido capaz de romper los moldes, de improvisar y hablar sin tapujos durante sus homilías matinales y ángelus dominicales contra las injusticias sociales, la falta de ética y hasta de los chismes, intrigas y afán de carrera que tanto han desacreditado a la curia romana.

Los principales medios de prensa italianos lo definen como una persona que abandonó todo lujo y que circula en un automóvil común atrae a multitudes a la plaza de San Pedro, generando lo que muchos han calificado de una verdadera Franciscomanía.

Comparte:

Julio César Guerrero Días

El ágora nica | Desde la antigua Roma, el espacio público sigue siendo el más idóneo y transparente para el debate.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!