El contexto demanda de los periodistas contar bien las historias

“En el buen periodismo, además de la descripción de un acontecimiento, tenéis también la explicación de por qué ha sucedido; en el mal periodismo, en cambio, encontramos sólo la descripción, sin ninguna conexión o referencia al contexto histórico”.                                                                              

Ryszard Kapuscinski

Julio César Guerrero Dias

El periodismo en toda la historia ha sido el puente entre los que ostentan el poder y los que no lo tienen, el buen periodista es aquel que adquiere un compromiso con la sociedad a través de las historias que narran, por naturaleza es un historiador y un investigador, para llegar a eso tiene que ser un lector empedernido, para contar mejor la historia y que el público tenga nuevas miradas.

La profesión periodística en todos los tiempos ha sido un puente entre los que tienen el poder y lo que no lo tienen, entre los que tiene todo y los que no tienen nada.

Es así que dicha profesión es mas de compromiso social con los más vulnerables. De ahí se desprende una serie de características que plantea Javier Darío Restrepo, para lograr llegar a ser un buen periodista.

Lo primero que señala Restrepo es que el periodista debe de ser un líder social, quien ejerce la función de dinamización de un grupo o de una organización para su desarrollo en base a un proyecto común o un proyecto compartido, que tienen que ver con las habilidades y los pensamientos sociales, con encantar a otros, ¿cómo encantar a la gente? haciendo un trabajo informativo que  no solo se quede en la descripción, si no en las razones  que llevaron al origen del problema, poner en una vitrina la situación, en otras palabras, es ser un historiador, todo periodista deberá ser un historiador del momento.

Otras de las características que plantea para lograr desarrollar en buen periodismo es ser buena persona, involucrase, comprometerse, ser racional, coherente, de principios y valores personales, de respeto a las ideas, de comprender a los demás, de acompañar a los que necesitan.

En definitiva, el mundo del periodismo está en transformación y somos nosotros, y los futuros comunicadores, los encargados de hacer del periodismo, la profesión más bonita del mundo. Narrar historias que nadie ha escrito, escudriñar lo que no se ha visibilizado, darle luz a la oscuridad, despejar mitos y ritos, escribir y hablar sobre hechos que nadie tiene valor a hacerlo. Porque sólo así, construiremos una mejor sociedad.

“Esta es una profesión muy exigente. Todas lo son, pero la nuestra de manera particular. Nosotros convivimos con ella veinticuatro horas al día. No podemos cerrar nuestra oficina a las cuatro de la tarde y ocuparnos de otras actividades. Éste es un trabajo que ocupa toda nuestra vida, no hay otro modo de ejercitarlo, o al menos, de hacerlo de un modo perfecto”. Kapuscinsk

La otra característica que recoge Restrepo es ser un lector empedernido, el buen periodismo ahora es de narrar historia, esos acontecimientos ocultos que pueden ser significativos para la sociedad, el que más sabe no es por qué es más inteligente que otro, es simplemente porque más lee, ¿cuánto lee usted como periodista? ¿qué lee? Por otro lado, se le exige al buen periodista tener un ojo crítico, si no tenés argumentos tu crítica serán más subjetivas, y menos creíble y en el periodismo lo único objetivo son los hechos.

Lo que busca un buen periodista cuando hace una representación son cuatro cosas: aproximarse a la manera cómo se desarrollaron los acontecimientos; segundo, que sea creíble lo que estás representando; tercero, gozar de legitimidad de la sociedad, y cuarto, conseguir que la gente te lea, escuche o te mire, y dejarle que ellos construyan sus propios axiomas.

Gervasio Sánchez: –  periodista y fotógrafo español señala: “Me molesta cuando me dicen que soy un periodista comprometido o un fotógrafo comprometido, soy un periodista, a secas. Para mí el periodismo es compromiso. Estudié periodismo en la Universidad Autónoma de Barcelona hace 30 años creyendo que el periodismo podía ser tan importante en la sociedad como la educación o la medicina.

“Esos principios, que a algunos les pueden causar risa, son por los que yo hice periodismo. Toda vinculación que un medio de comunicación tenga con determinados partidos políticos, con determinados empresarios ajenos al periodismo prostituye sin fisuras su relación con los ciudadanos; convierte lo que muestra en algo pervertido por esas relaciones, porque es difícil recibir mucho dinero de entidades poderosas sin que ellos impongan una serie de condicionantes, y los medios de comunicación que digan que son independientes están mintiendo descaradamente”.

Hay temas de los que no se habla, hay entrevistas pactadas, por eso no se cubren foros de movimientos sociales, por ejemplo, que es donde se habla de temas que incomodan a los medios de comunicación; los medios se dedican a otras cosas, a no informar, con lo cual, lo que están haciendo es ocultar, mentir a la ciudadanía”.

En la práctica periodísticas también hay condicionantes individuales y empresariales que son muros que impiden realizar o narrar esas historias verdaderas, el ejercicio periodístico no es una ciencia pura. Por lo tanto, está sujeto a percepciones, pero a pesar de eso se trata que las historias contadas se aproximen lo más cercano posible a como se desarrollaron los acontecimientos, para esto se requiere tener un buen juicio de razonamiento apegado a sus principios y valores éticos.   

Si preguntamos a los ciudadanos si prefieren que se cubra un foro social o una entrevista con dos señores o dos señoras de moda, te dirán que el foro, con seguridad, pero los periodistas no lo hacen, ¿por qué? llenan las páginas de basura, entrevistas pactadas, superficiales y ocupan espacio que correspondería a temas de reflexión.

El periodismo tiene que volver a sus raíces, donde los directores de periódicos fueran eso, y no defensores de intereses determinados, donde hubiese más debate y grupos de empresas informativas fuertes que no aceptasen presiones, ni políticas, ni económica, nos hemos preguntado alguna vez ¿cuánta corrupción existen en los medios de comunicación? ¿De qué manera se manifiesta? ¿Tienen libertad de expresión en sus propios medios donde colaboran? ¿Pueden escribir lo que piensan?

Por último, el buen periodista tiene que ser un investigador, partir de identificar los problemas y contarlos de la mejor manera a su público, que permita ir mas más allá, para que tengan nuevas miradas. Reflexionemos ¿cómo andamos en esto?, solo dejo la inquietud, para que usted como lector, piense, analice y saque sus propias conclusiones.

“Periodismo es publicar lo que alguien no quiere que publiques. Todo lo demás son relaciones públicas”. George Owell

 

 

 

 

 

Comparte:

Julio César Guerrero Días

El ágora nica | Desde la antigua Roma, el espacio público sigue siendo el más idóneo y transparente para el debate.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!