Cuando la información se convierte en la mano invisible del poder

“Cuanta más información posees, más enlaces mentales construyes, y, como consecuencia, tu memoria se hace más sólida”   Tony Buzan

Julio César Guerrero Dias

La información es hoy el alimento del ser humano, una persona bien informada es quien al tomar decisiones razona, la información es poder y quien la posee tiene más dominio sobre los demás. Por eso que debemos ser más estudiosos y no dejarnos engañar por lo que nos informen venga del medio que venga.  

La información cada día tiene mayor relevancia y quien la posee adquiere más poder; quienes están desinformados pueden ser más vulnerables de fácil convencimiento y darle crédito a lo que escuchan o leen por cualquier medio o formas de comunicación.

Los que sí están bien informados, la usan y manipulan, para multiplicar pensamientos y construir una caja de resonancia en el público el poder que adquiere esa información cuando nosotros la asumimos sin digerirla, sin analizarla, sin comprenderla, es necesario siempre hacernos un ejercicio mental que nos conduzca al menos a siempre tener reserva o dudas preguntémoslo; ¿De dónde viene? ¿Para qué está ahí? ¿Por qué aparece hoy y no ayer o mañana? ¿A quién le puede servir? ¿Puedo buscar su significado? ¿De qué forma me afecta? Y mentalmente respondamos según nuestra propia forma de ver esa realidad.

El poder lo adquiere la información porque no todos sabemos sus implicaciones, alcances, ni tampoco tenemos el panorama completo. La información es tan adaptable que cada quien ve lo que quiere ver en ella.

Tenemos a nuestros actores sociales, políticos, económicos religioso y de otras índoles y todo lo que se diga en contra de ellos lo aceptamos o la rechazamos tajantemente y de eso se valen muchas personas para crear cortinas de humo y rumores carentes de fundamento, saben que pocos serán quienes cuestionarán la verdad atrás de tanta palabrería, el contexto actual está lleno de eso, el maniqueísmo informativo generado desde los productores de información llámese medios y todas las diferentes formas de interactuar con la sociedad.

La información ha dibujado, dioses y demonios, buenos y malos, héroes y villanos, verdad y mentiras, justos e injusto en fin se puede seguir haciendo una lista de todo esto, pero no se trata de eso, sino que reflexionemos un poco más acerca de lo que escuchamos, miramos o leemos.  

Lo más fácil de los que informan es negar la verdad o los acontecimientos que suceden día a día, todos creemos tener la razón sin buscar la contraparte y terminamos siendo presa fácil de quien nos quiere vendar los ojos. Ni siquiera las contradicciones nos ayudan a percatarnos de ello.

Nos quejamos de algo que nosotros facilitamos con nuestra apatía y desinterés al aceptar los discursos de los líderes en todas las áreas: política, económicas, religiosa, policiaca, medios masivos, etc., y que muy poco contrastamos.

Tal vez un mecanismo sea buscar precisamente la opinión de los contrarios y analizar ambas posturas, se tendría un panorama más completo y le proporcionaríamos a la sociedad un mejor equilibrio informativo.

La información generada desde los medios, de antemano, tienen tendencias ideológicas, pero lo peor es que es un pensamiento desnudo radical y fundamentalista, que no queda duda cuáles son sus intereses.

Hoy en día tenemos problemas respecto de la información, demasiada, no la analizamos y esto nos crea dos variables los que la aceptan sin cuestionarla que son las mayorías y los que siempre ponen en tela de duda lo que informan que probablemente sean las minorías.

Estamos en un punto pues, que ya no existe verdad de ninguna forma, en materia de información mediática, sin embargo, lo que se solicita es una aproximación más cercana a narrar la historia.

Los ciudadanos necesitamos veracidad para tomar decisiones ¿Acaso a nosotros nos sirve este mar de confusión? Cada actor de la escena nacional se empeña en hacer creer que lo dicho por él es “La verdad”, y como hemos visto muchas veces cada quien tiene “Su Verdad” ¿Qué podemos hacer?

Lo único es que seamos más suspicaces cuando nos informamos, que no aceptemos de primas a primera lo que nos dicen porque son discursos dominantes que tienen un propósito el adormecimiento de nuestro pensamiento, que pensemos como ellos nos cuentan la historia.

Nadie nos va a dar la información que deseamos, cuando decimos deseamos nos referimos a una información que verdaderamente esté elaborada con ciertos criterios que definen una buena información, tales como que fuentes se utilizan, son creíbles, existen emisores privilegiado en la información, el lenguaje es de carácter denotativo o es connotativo.

La información está saturada de adjetivaciones, es hiperbólico lo que se plantea, se percibe que hubo una previa investigación hay más indicadores solo menciono ciertos, que nos pueden dar un horizonte y como lectores realizar nuestras propias valoraciones, así estaremos viendo con miradas distintas los que nos presentan los medios.      

Sin duda alguna los medios de comunicación en la actualidad están jugando un papel importante en la comunicación tanto de la información como del conocimiento y por sí mismo constituyen un poder, el poder de la comunicación. Lo que ha facilitado a las poblaciones a mantenerse informado de la coyuntura actual como de proyecciones de futuro lo que beneficia a la sociedad para poder pensar y decidir a partir de nuestras propias consideraciones.

En este caso Castells es categórico en sus planteamientos. Castells. M. (1996). Sostengo que, a través de la poderosa influencia del nuevo sistema de comunicación, y con la mediación de los intereses sociales, las políticas gubernamentales y las estrategias comerciales, está surgiendo una nueva cultura: la cultura de la virtualidad real. (p. 42). Esta es otra gran verdad a la que nadie está exento o pueda escapar, y es el gran desarrollo de la tecnología en cuanto, a la facilidad de la comunicación a través de medios virtuales, de manera que cualquier suceso, que se de en cualquier parte del mundo en fracción de segundos se puede dar conocer a nivel global, lo que facilita la toma de decisiones de cualquier índole.

El conocimiento que se genera desde diferentes escenarios, debe trascender sin duda alguna los medios de comunicación, en la actualidad están jugando un papel importante en la comunicación tanto de la información como del conocimiento y por sí mismo constituyen un poder, el poder de la comunicación.

Lo certero es que nadie puede obviar o aislarse, es el gran desarrollo de la tecnología en cuanto, a la facilidad de la comunicación a través de medios virtuales, de manera que cualquier suceso, que se de en cualquier parte del mundo en cuestión de segundos se puede dar conocer del mundo en tiempo real lo que facilita la toma de decisiones por que permite entender mejor los acontecimientos.

La información para las sociedades es como el oxígeno para respirar en la gente es por eso que debemos de exigir a los generadores de producción informativa una ecología de la información, que sea una información limpia sin contaminantes para ir construyendo un pensamiento sin condicionantes.

Podemos reflexionar acerca de lo señalado son ideas que comparto nada más sin pretender de decir que es verdad, usted es el único que tiene su verdad, pero es bueno socializarla y este espacio es para eso.

Comparte:

Julio César Guerrero Días

El ágora nica | Desde la antigua Roma, el espacio público sigue siendo el más idóneo y transparente para el debate.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!