La prevención, una deuda de los medios con sus audiencias

 Ilustración tomada de Martketing Directo

“Los países más avanzados están conduciendo al mundo al desastre, mientras que los pueblos hasta ahora considerados primitivos están tratando de salvar al planeta entero. Y a menos que los países ricos aprendan de los indígenas, estaremos condenados todos a la destrucción”. Noam Chomsky

Julio César Guerrero Días

La información se convierte en contenidos que generan o proporcionan nuevos conocimientos que son demandados de los medios y de los comunicadores porque lo que se informa debe de tener una utilidad para la toma de decisiones.

Los retos de la comunicación son más exigentes, la sociedad espera de ella los saberes, haceres y valores que les permita poder entrar en una etapa de transformación en concordancia con el momento en que vivimos.

La población espera  de los medios que su agenda informativa les proporcione conocimientos acerca de temas que influyan en el quehacer cotidiano. En ese sentido la tendencia es ir incorporando y transfiriendo conocimiento de temáticas sustanciales y que hoy están en el ojo del huracán en el plano, social, político y económico del mundo.

Los medios y los productores de información y comunicación cada día adquieren un compromiso de mayor envergadura con la sociedad, la gente espera de ellos que lo publicado día a día sirva como referente no sólo para adquirir conocimientos, sino para poder ponerlo en práctica y que contribuya a un pensamiento propio y una toma de decisión más razonable.

En un mundo lleno de tantas situaciones y problemas de diferentes índoles adquiere más relevancia la información y la comunicación, es aquí donde se presentan los grandes desafíos, solamente.

Me referiré a uno de tantos retos que tienen los medios y los comunicadores sociales, ¿cómo transferir la información?  o ¿cómo comunicar situaciones de riesgo? Me referiré a tres términos vulnerabilidad, riesgo, prevención y mitigación.

Se trata de proveer de la información necesaria y oportuna que le permita a la gente tomar las precauciones necesarias para evitar situaciones que lamentar.

Cada vez que la estación lluviosa inicia en nuestro país y cuando las lluvias hacen los primeros estragos en algunos espacios geográficos el término vulnerable se vuelve una moda en los diferentes informativos del país, sin embargo muchos no saben conceptualmente el significado de vulnerabilidad, vale la pena recordarle a la gente lo es exactamente esta palabra.

¿Qué significa vulnerabilidad? La vulnerabilidad es la incapacidad para resistir cuando se presenta un fenómeno amenazante, o la incapacidad para reponerse después de que ha ocurrido un desastre. Por ejemplo, las personas que viven en la planicie son más vulnerables ante las inundaciones que los que viven en lugares más altos.

En realidad, la vulnerabilidad depende de diferentes factores, tales como la edad y la salud de la persona, las condiciones higiénicas y ambientales, así como la calidad y condiciones de las construcciones y su ubicación con relación a las amenazas.

Por ejemplo, las familias de pocos recursos económicos, muchas veces ocupan zonas de alto riesgo alrededor de las ciudades, porque no tienen suficientes opciones para elegir lugares más seguros y más caros. A esto lo llamamos vulnerabilidad económica.

¿Qué es el riesgo? El riesgo es la probabilidad de que una amenaza se convierta en un desastre. La vulnerabilidad o las amenazas, por separado, no representan un peligro. Pero si se juntan, se convierten en un riesgo, o sea, en la probabilidad de que ocurra un desastre. Sin embargo, los riesgos pueden reducirse o manejarse.

Si somos cuidadosos en nuestra relación con el ambiente, y si estamos conscientes de nuestras debilidades y vulnerabilidades frente a las amenazas existentes, podemos tomar medidas para asegurarnos de que las amenazas no se conviertan en desastres. La gestión del riesgo no solo nos permite prevenir desastres.

También nos ayuda a practicar lo que se conoce como desarrollo sostenible, cuando la gente puede vivir bien, con salud y felicidad, sin dañar el ambiente o a otras personas a largo plazo.

Por ejemplo, se puede ganar la vida por un tiempo cortando árboles y vendiendo la madera, pero si no se siembran más árboles de los que se cortan, pronto ya no habrá árboles y el sustento se habrá acabado. Entonces no es sostenible.

¿Qué es la prevención y mitigación de desastres? La prevención y mitigación es todo lo que hacemos para asegurarnos de que no suceda un desastre o, si sucede, que no nos perjudique tanto como podría. La mayoría de los fenómenos naturales no pueden impedirse; pero sí podemos reducir los daños que causa.

Por ejemplo, reducimos los daños de un sismo si construimos casas más resistentes y en lugares donde el suelo sea sólido. ¿Qué es la prevención? Es la aplicación de medidas para evitar que un evento se convierta en un desastre.

Por ejemplo, sembrar árboles previene la erosión y los deslizamientos. También puede prevenir las sequías. ¿Qué es la mitigación? Son medidas para reducir la vulnerabilidad frente a ciertas amenazas. Por ejemplo, hay formas de construcción que aseguran que nuestras casas, escuelas u hospitales no se caigan con un terremoto o un huracán.

Se plantea que para llamar la atención de su público y más importante aún, ganar su confianza, se debe de comunicar e informar acerca de los resultados científicos de forma clara y precisa, lo que muchas veces significa traducir el contenido de un artículo científico, de una exposición o de una conferencia de prensa en un lenguaje compresible para el público.

En general, a veces el público no entiende nada de lo que se informa, porque sólo se repite lo que el especialista ha dicho con los mismo términos científicos y técnicos del tema, muy poco de su público podrán comprender que han escuchado o han  leído.

En un país como Nicaragua, altamente vulnerable a los diferentes fenómenos naturales se torna necesario que los comunicadores sociales vayan pensando cómo convertir a un lenguaje más sencillo dichos temas y que verdaderamente le sean de mucha necesidad a las personas.

Por otro lado, cuando se aborda el tema de los fenómenos naturales desde los medios, es necesario conceptualizar en qué consiste el riesgo absoluto y el riesgo relativo, para que la población pueda identificar la magnitud del riesgo.

En el caso de Nicaragua, un país con un alto grado de sismicidad del país, el riesgo absoluto no es más que la probabilidad que ocurra un terremoto en cualquier momento, es por eso que las autoridades cada vez que hay un índice de esta naturaleza activa todos los recursos humanos y técnicos que posee, para que el riesgo sea relativo, la tendencia es convertir los riesgos absoluto en relativos.

Para ilustrar, si un grupo de personas vive a orilla de un río o cauce el riesgo es absoluto, si no lo dejan que se asiente en ese lugar el riesgo es relativo el uso del riesgo absoluto o relativo puede crear dos imágenes sustanciales diferente de un mismo riesgo.

Los comunicadores y los medios deben de ayudar a su público a comprender esta situación, ese es una de tantos retos que tiene la comunicación, la información, los periodistas y los medios de comunicación, por el momento que vivimos de riesgo consideramos abordar esta temática.

Comparte:

Julio César Guerrero Días

El ágora nica | Desde la antigua Roma, el espacio público sigue siendo el más idóneo y transparente para el debate.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!