Nuevas Miradas felicita y se regocija con Pedro Molina

Pedro Molina visto por la pluma de otro grande, Manuel Guillén. Tomada de La Prensa / NM

Juan Ramón Huerta

Pedro Molina, el esteliano aquel que con toda humildad llegó a la recepción de Barricada a inicios de la década de los noventa y mientras esperaba a que alguien lo atendiera, observaba con ojos de punta fina, los retratos de los fundadores del FSLN y su dirección nacional, hechos por otro grande, Pérez de la Rocha. El joven, siempre con sus anteojos grandes y su mirada inquieta por descubrir, aguardaba en el tiempo.

Llevaba consigo sus primeros trazos y me los mostró en el mueble de la recepción, pero lo hice pasar a la redacción, sitio que observó con sentido más agudo aún. ¿Y por qué no te voy a publicar esto, si está buenísimo? le alcancé a decir con alegría. No estaba profanando la memoria de Róger Sánchez, la estaba reviviendo en un joven humilde y observador, hoy un grande de la caricatura en Nicaragua.

Pedro ahora no solo es un grande de los trazos lacerantes en la piel del poder, sino un inspirador porque recuerdo que siempre me estuvo motivando para que impulsara la caricatura en Nuevas Miradas, pero Siul está en reposo prolongado y no ha publicado. Te prometo Pedro que seguiremos con Siul y otro joven que luego incursionará en este mundo del temible trazo para quienes violentan las leyes, los derechos humanos e imponen el terror en el pueblo.

Muchas gracias Pedro.

 

 

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!