La Prensa: diario con 93 años resiste a dos dictaduras en Nicaragua

Juan Ramón Huerta

Hace unos dos años, mientras impartía clases de prensa escrita, le dije a mis estudiantes que el fin de la prensa escrita estaba cerca, que los diarios se convertirían en semanarios y con menos páginas por la escasez de papel y por el empuje de la prensa digital. Lo que nunca imaginé fue que esa sentencia se cumpliría antes de lo estimado; y lo más cruel, por la venganza de una dictadura.

La agonía de los diarios en Nicaragua puede ser superada y con creces, volverán a tener su paginaje tradicional de 36 o más páginas, pero se debe admitir que el declive será insostenible por otras razones de las cuales no escapan estas publicaciones en el mundo y el inexorable tránsito a la prensa digital.

Vamos dejar el vaticinio de los diarios para referirnos al caso puntual de La Prensa, el diario más antiguo de Nicaragua, con 93 años de existencia y uno de los más antiguos de América Latina. Este diario, desde que nació en 1926 ha vivido una cadena de cierres, censuras, exilio de sus editores y directores, destrucción física, cerco publicitario y embargos de materiales desde las aduanas.

Las medidas adoptadas en el último año y medio por el gobierno de Daniel Ortega solo son comparadas con las que tomó Anastasio Somoza García en 1936, apenas llegó a la presidencia.

En su libro “La Prensa, la república de papel”, don Jaime Chamorro Cardenal, hermano del director Mártir Pedro Joaquín Chamorro, cuenta que después de terminada la segunda Guerra Mundial, el primer dictador, Somoza García consolidó su poder, “a fin de silenciar las críticas hacia su avaricia personal, creó ‘listas negras’ y decretos para controlar y racionar el papel, la tinta y elementos de imprenta, ejerciendo así un control caprichoso y arbitrario sobre la prensa”.

Hoy, Ortega no usa listas negras, ni decretos, sencillamente las materias primas no salen de las bodegas aunque los aranceles de desaduanaje estén al día. No responde las misivas, son acciones de hecho bajo un silencio torturador.

Si La Prensa deja de circular no sería la primera vez, en varias ocasiones las dictaduras de Somoza y ahora la de Ortega lo han llevado a ese estado de cosas, sumado a las catástrofes nacionales como los terremotos de 1931 y 1932.

Apenas tres años después de su fundación, un 2 de marzo de 1926, en 1929, el presidente de Nicaragua, José María Moncada, mandó al exilio a Adolfo Ortega Díaz, editor en jefe del diario. Este mismo presidente cerró, en varias ocasiones al diario, pero por breves períodos, según el testimonio de don Jaime Chamorro.

En 1933, el diario La Prensa fue clausurado por el gobierno de Juan Bautista Sacasa en dos ocasiones y, un año después cerrado por tres días a raíz del asesinato del general Augusto C. Sandino.

Hay episodios tan ridículos como el ocurrido en 1940, cuando un guardia nacional llegó hasta las oficinas del doctor Pedro Joaquín Chamorro Zelaya y le pidió que lo acompañara hasta el complejo militar llamado Campo de Marte donde fue arrestado y tiempo después, La Prensa fue cerrada por tres días porque la esposa del dictador, Salvadora Debayle se quejó porque habían omitido su nombre en una lista de señoras que acudió a una fiesta. Ese mismo año, Somoza ordenó el cierre total del diario y su director tuvo que ir al exilio.

En 1947, por órdenes de Somoza, Leonardo Argüello llamó a La Prensa, atacó con palabras fuera de tono, los acusó de “publicar basura y que el periódico sería suspendido inmediatamente”. El personal creyó que se trataba de una broma y no le hicieron caso por lo que después llamó el propio Somoza y lo suspendió.

El 22 de mayo de 1953, el alcalde de Managua, Andrés Murillo mandó a turbas somocistas apoyadas por un tractor con la idea de derribar el edificio de dos plantas que ocupaba La Prensa en la Managua antes del terremoto de 1972. Los trabajadores del diario crearon una muralla humana y no pudieron.

Según el libro “La Prensa, la república de papel”, desde 1954, “Somoza impuso una estricta censura que duró meses y mandó a Pedro a una corte militar que lo sentenció a prisión por tomar parte de una rebelión contra el gobierno”.

Después del asesinato de Somoza en 1956, la Guardia Nacional ocupó militarmente las instalaciones del diario, de nuevo Pedro Joaquín Chamorro fue encarcelado y parte de su personal.

El 23 de enero de 1967, conocido como la rendición del líder opositor conservador Fernando Agüero, La Prensa fue ocupada militarmente por diez días y sus oficinas saqueadas y destruidas, muy similar a lo que hizo Ortega con Confidencial, Cien por ciento Noticias y Radio Darío en León.

El 11 de junio de 1979, a un mes del triunfo de la revolución, Somoza mandó a destruir el edificio de La Prensa en carretera norte, fue bombardeada y sacada de circulación una vez más.

Muchas veces, tras los ataques al diario, sus dueños fueron a imprimir hasta León, donde el Centroamericano tenía una imprenta competitiva.

En muy pocas épocas este diario ha circulado con una libertad relativa siempre ha estado en la mira de las dos dictaduras que ha tenido Nicaragua en los últimos dos siglos.

Comparte:

2 comentarios sobre «La Prensa: diario con 93 años resiste a dos dictaduras en Nicaragua»

  1. This is Adam Ousman, Did you receive my last email regarding the details of the investment proposal which I sent to you some days ago?

    Actually, I haven’t received any response from your side please let me know if you are still interested in moving forward with this business transaction, so I can advise you on the modalities to accomplish this our mutually beneficial business deal.

    If you are still interested, please write to me on this particular email: adamousman002@zoho.com I may not be able to reply you from the former email due to some technical issue with on my system.

    Looking forward to your earliest response

    Regards,

    Adam Ousman

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!