Porfirio Zeledón Picado, maestro jinotegano de la trompeta

 

Juan Ramón Huerta

Porfirio Zeledón Picado tiene cincuenta años de ejercer el arte de la música, particularmente con la trompeta que lo han llevado a ser integrante de orquestas y grupos musicales de renombre.

Su hijo mayor es profesor de música en Jinotega y es multifacético porque ejecuta varios instrumentos. Este departamento es un semillero de músicos y artistas.

El referente inmediato de Zeledón Picado es su maestro Jorge González, músico heredero de la generación de Nemesio Pastrán, Pedro Estrada y sus contemporáneos, como Fausto González.

Zeledón Picado resurgió de los embates del licor y hoy es miembro de grupos musicales cristianos de su ciudad, también ejecuta su trompeta piezas clásicas como Casablanca, la cual interpretó durante su última participación en la tertulia jinotegana junto con otros artistas y poetas del país, en Managua.

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!