30 septiembre, 2020

Periodistas entre fuegos y nuevos riesgos en protestas de países de América Latina

Foto de portada. Periodistas Isabela Ponce de Ecuador; Liliana Aguirre, periodista boliviana; Grisel Bethancourt, periodista panameña y mediadora del foro y Cristian Ascencio, periodista chileno.

 Juan Ramón Huerta

Una nueva generación de periodistas, muchos de ellos niños o no habían nacido cuando ocurría el auge de las dictaduras militares en América Latina se han enfrentado en los últimos dos años a nuevas dictaduras, cuyos rostros son más difíciles de descifrar pero que en esencia son iguales o más criminales que las anteriores.

Recientemente, Conectas, una plataforma periodística para América y que fomenta debates, talleres y encuentros virtuales con periodistas, organizó un conversatorio con cuatro periodistas y cuyo nombre América Latina arde: los retos del periodismo ante las protestas, fue igualmente explosivo como la realidad que vive, centenares de periodistas en estos países en los últimos tiempos.

Las movilizaciones han sido espontáneas, algunas; inesperadas otras con algunos antecedentes. Los periodistas nicaragüenses estaban acostumbrados a la cobertura de marchas pequeñas en carretera a Masaya o frente a la Universidad Centroamericana, pero de pronto los manifestantes se multiplicaron.

La diferencia la pusieron hombres armados de garrotes y cascos que no respetaron a los periodistas, robaron cámaras y celulares; a otros los golpearon o arrinconaron.

En Nicaragua asesinaron a un periodista

En otros países como Chile y Bolivia, casi dos años después de lo de Nicaragua, miles de personas han salido a las calles a marchar en contra de las medidas económicas de sus gobernantes o por los recientes resultados electorales.

Los periodistas que reportan desde las calles se enfrentan a nuevos desafíos, ya no solo registrar los hechos, imágenes, episodios, testimonios sino salvaguardar sus vidas.

En ese ritmo de adrenalina en su máxima expresión, el periodista Angel Gahona del Caribe Sur nicaragüense fue asesinado mientras hacía una cobertura con su cámara de video.

Un grupo destacado de editores y periodistas de la Comunidad de CONNECTAS compartieron en este Encuentro Virtual sobre los dilemas y desafíos que han tenido a la hora de realizar coberturas en momentos de tensión social.

Cristian Ascencio, miembro de CONNECTASHub y periodista chileno, explicó que en su país no hay “una fórmula” para cubrir las protestas masivas, pero señaló en qué se han enfocado para cubrir la noticia.

No hay fórmula para las coberturas

No tenemos una fórmula, pero hemos logrado, en este tiempo, tratar de enfocarnos menos en el vandalismo y más en la búsqueda de soluciones, justicia social, y demás’, @cascencioojeda sobre las recientes protestas de Chile.

Por su parte, Liliana Aguirre, miembro de CONNECTASHUB y periodista boliviana, reveló en cuál lado es que los periodistas deben colocarse durante las coberturas de movilizaciones sociales.

“Si hay una violación a los derechos humanos, esa es nuestra trinchera” – Liliana Aguirre, periodista boliviana , habla en nuestro #ENCUENTROVIRTUAL sobre el lado humano del periodista y sobre la importancia de contar la historia desde sus personas.

Entretanto, Isabela Ponce, miembro de CONNECTASHub y periodista ecuatoriana, se refirió a las expresiones de los manifestantes contra la prensa durante las protestas, a las cuales se tilda usualmente de favorecer a ciertos sectores políticos.

Animadversión a los periodistas

‘¡Prensa corrupta!’. @itsabela habla de las expresiones violetas de varios manifestantes contra la prensa en Ecuador. La periodista cuenta que esta consigna fue una herencia del gobierno anterior de Correa, muchos siguen gritándosela a los periodistas en las calles.

La mejor opción fue retirarse del lugar de los ataques, “ahí no se puede dialogar”, hay mucha agitación. “La dualidad de la prensa buena y la prensa mala no debe existir”.

Según el testimonio de Ponce, en su país ha habido ocasiones en que los accesos a los medios han sido cerrados y los periodistas han tenido que trabajar en sus casas.

En Nicaragua, a raíz de los cierres de medios, los periodistas han tenido que edactar y editar desde aceras, casas de amigos, cafés de confianza y otros lugares pero la información no se ha detenido.

Inmediatez o información más reposada

La periodista Isabela Ponce dice que la inmediatez en el periodismo no juega a favor del periodista y el medio, salvo cuando son escritos, pero cuando son televisivos o digitales están presionados por el tiempo. “Creo en tiempos de conflictos, es la inmediatez la que nos da”.

Lilliana Aguirre comparte la opinión de Ponce, y además, piensa que en su caso ha tomado tips vía twiter para luego profundizar y contar la película completa.

Cristian Ascencio cuenta que en su caso, pese a la inmediatez que abruma, se agregan voces y análisis ligeros.

La autocrítica en el periodismo

La periodista Isabela Ponce evita debatir a fondo lo de la autocrítica, pero sí señala que el activismo de algunos periodistas cuando van más allá de lo que les corresponde profesionalmente ha divido a los hombres y mujeres de prensa.

“No podemos dejar pasas las cosas”, pero no hacer campaña a favor de determinadas autoridades o usar calificativos.

Agregó que en el tema de la autocrítica mencionó que la seguridad física de los periodistas debe ser una prioridad, “nos tomó por sorpresa estas situaciones y no estábamos preparados”, dijo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!