El pueblo lucha contra los apaciguadores y contra la dictadura

Nuevas Miradas

En las partes finales del análisis que hace Oscar René-Vargas se refiere a las afirmaciones sin rubor que hace el régimen acerca de su política misma que alimentan los medios oficiales con sus “fake news” y que tratan de engañar a un pueblo que en verdad sabe lo que quiere.

De forma transversal, Vargas reivindica a lo largo del informe, el papel de los estudiantes y campesinos que iniciaron la lucha de abril de 2018 y, con hechos, lugares y fechas, sostiene que el movimiento apaciguador de la lucha deviene del sector empresarial que días antes fue aliado de Ortega en el poder. En este sentido explica los riesgos.

¿Hacia dónde nos quieren llevar?

Oscar René-Vargas

Segunda entrega de la tercera parte

El régimen difunde profusamente las tonterías del “golpe de estado” sin ningún rubor, mientras ejecutan burdas operaciones judiciales para encarcelar a los líderes de las protestas, las causas que inventan no podrían traspasar la primera instancia de cualquier tribunal decente en no importa que país sea.

El régimen cuenta con el aval de jueces y magistrados para dictar las sentencias que repiten los medios oficialistas. Los medios oficialistas operan como usinas de “fake news”, que elaboran los servicios de inteligencia del régimen.

El régimen sólo no reconoce los desastres provocados por su gestión, sino que afirma que su modelo público-privado forjó un próspero crecimiento económico.

Para ellos, sólo habría una falla en el sistema político de un esquema político floreciente: la insubordinación social. La movilidad social fue muy limitado o nulo para las mayorías y coexiste con la creciente precarización laboral y el creciente trabajo informal.

La rebelión de los estudiantes y campesinos

La revuelta de abril 2018 fue encabezada por estudiantes y campesinos, luego se incorporaron profesionales, ciudadanos, comerciantes y dueños de pequeños negocios. Todos buscaban la caída del dictador y contener la degradación del nivel de vida. Derrotar al régimen es el gran objetivo de la rebelión de abril 2018.

Para alcanzar esa meta hay que redoblar la movilización social e intensificar la acción política. Pero esa intervención requiere aprender de los errores que el régimen aprovecha para recomponerse.

Resulta difícil vencer al régimen si son alumbrados por el propio campo opositor. La Alianza Cívica, ungida como vocera de la oposición, está conformada por antiguos aliados del régimen y socios comerciales de la “nueva clase”.

Una alianza que contaminó la lucha

La estrategia de “ampliar frentes”, ha conducido a conformar una alianza con los socios económicos del régimen en múltiples negocios, en detrimento de los movimientos campesinos y estudiantil.

Esa relación gran capital + régimen Ortega-Murillo construida a lo largo de muchos años, ha sido un hándicap para el movimiento popular debido a que los intereses económicos del gran empresariado han contaminado las posiciones políticas de la oposición ampliada.

El apaciguamiento impulsado por sectores de la Alianza Cívica, ha sido aprovechado por el régimen para recomponerse cuando sus cimientos son preservados en la lógica de la “salida al suave”, establecida desde el 29 de mayo de 2018 (el diario La Prensa del 30 de mayo).

Responsables de dar respiro a Ortega

El gran capital, al no apoyar efectivamente las luchas sociales de los ciudadanos, permitió que el estado policial fuera cobrando forma.

El estado policial fue el modo encontrado por el régimen Ortega-Murillo y la “nueva clase” para sostener al sistema de dominación basado en el capitalismo de amiguetes, corrupto, rentista y el extractivista.

Los voceros del gran capital en la Alianza Cívica prometen erradicar el esquema de poder del régimen y terminan facilitando su recomposición. El régimen ha recuperado terreno, cuando los otros miembros de la Alianza Cívica identifican ingenuamente los éxitos iniciales como permanentes.

Lo que está en manos del régimen

Cuando el control efectivo de la economía, la justicia, el ejército y la policía permanecen en manos de la dictadura, la recomposición del régimen es una cuestión de tiempo.

Esa realidad suele coincidir con el descenso de las protestas sociales. La despolitización de muchos miembros de los movimientos sociales es la explicación más frecuente de esa desconexión entre el activismo social y el ceder la dirección política a los socios económicos del régimen.

También, influye la propaganda, la represión y la crisis económica y, se olvidan de las demandas iniciales de la rebelión de abril 2018.

También esa despolitización es consecuencia de la continuidad del sistema político. La ideología y la cultura política vigente en una sociedad no flota en el vacío. Si el poder es preservado por el régimen, a pesar de su debilitamiento, esa preeminencia cultural tiende a extenderse a los comportamientos de toda la sociedad.

El poder autoritario recupera, poco a poco, los que perdieron al inicio. La despolitización y la desmovilización son factores importantes en la lógica para hacer prevalecer la “salida al suave” vía electoral.

A medida que la movilización social disminuye en intensidad y recurrencia; se produce una confluencia de intereses entre el régimen y el gran capital: estabilizar la economía y elecciones en 2021.

Ese deseo de evitar la profundización de la recesión y la ausencia de protestas importantes permitieron las negociaciones en curso tras bambalinas.

La Alianza Cívica ha terminado siendo un instrumento político que es controlado por el gran capital, cuyo objetivo ha sido aprovechar el descontento social contra la dictadura y utilizarlo como moneda de cambio en las negociaciones para establecer un nuevo reparto de poder.

El 04 de octubre 2018 se anunció la conformación de una gran alianza de los diferentes sectores que se oponen al régimen OrtegaMurillo. La “Unidad Nacional Azul y Blanco” conformada por la Alianza Cívica, la Articulación de Movimientos Sociales (que aglutinan a sectores estudiantiles, campesinos, movimientos sociales, feministas, indígenas y empresariales), el Frente Amplio por la Democracia (FAD), la Coordinadora Universitaria (CUD) y los Movimientos 19 de Abril de varios departamentos.

Esta unidad está basada en una serie de coincidencias mínimas por la democratización y la justicia en Nicaragua. Hasta la fecha, la Alianza Cívica ha logrado subordinar algunos líderes estudiantiles a su proyecto político, quitándole un protagonismo político independiente.

¿Estructuras para diezmar la lucha?

Dentro de esa lógica ha logrado debilitar, parcialmente, a la Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB) quitándole liderazgo e independencia.

Al interior de la UNAB, los sectores más dinámicos, con mayor representación y beligerantes al inicio de la rebelión de abril 2018, han ido perdiendo influencia y protagonismo en detrimento de los sectores más proclives de mantener una alianza de subordinación política con los mandamases de la Alianza Cívica.

La UNAB nació como un proyecto político alternativo a la Alianza Cívica, en la fase actual esas diferencias se han extinguido en beneficio de la línea política determinada por el gran capital al interior de la Alianza Cívica.

La propuesta unificada de reformas electorales demuestra la subordinación de la UNAB a la vía electoral como único medio de salida a la crisis, abandonando de hecho la estrategia de las movilizaciones sociales, a favor de la “salida en frío” de la dictadura: negociaciones electorales.

La propuesta de reformas electorales indica que ambas organizaciones UNAB y Alianza Cívica abandonan las movilizaciones sociales.

Los campesinos siguen su lucha

Sin embargo, la marcha de los campesinos de El Fajardo, las protestas exprés de sectores juveniles y ciudadanos en general tratan de reactivar las marchas sociales aprovechando el aislamiento internacional y la debilidad política social del régimen; con el objetivo de mantener la viabilidad de la caída de la dictadura por la vía de la “salida en caliente”: paro nacional y movilizaciones sociales.

El mantenimiento de la hegemonía del régimen no es inexorable, ni expresa un péndulo natural de la vida política. Deriva de la ausencia de estrategia y de radicalidad que impera en la Alianza Cívica y en sectores de la UNAB.

La estrategia de la “salida al suave” ha ayudado a la desmovilización y despolitización social. En lugar de fomentar luchas sustanciales para debilitar al régimen en los momentos oportunos, esa corriente se adapta al “statu quo”.

Así como rehúye la posibilidad de una “salida en caliente” del régimen, a través de un paro indefinido acompañado de movilizaciones sociales y políticas, aprovechando el mayor aislamiento internacional.

Por esa ausencia de estrategia para derrotar al régimen, el control del poder, poco a poco, termina afianzando al régimen. Por ejemplo, el freno a las demandas de los ciudadanos de una “salida en caliente” en los meses de mayo y junio de 2018, abrió las compuertas para las acciones de los paramilitares, paraestatales y policías produjeran cienes de muertos, miles de heridos, centenares de desaparecidos y decenas de miles de exiliados.

En el 2020, existen grandes posibilidades de lograr conquistas y cambios de las relaciones de fuerzas a favor de las demandas originales de la rebelión de abril.

La batalla política en curso puede derivar en novedosas e imprevistos escenarios. Lo importante es comprender el contenido y la esencia de la confrontación política.

Los intereses de una minoría chocan con los anhelos de la mayoría social. Se ha olvidado las demandas iniciales: democratización, justicia, reparación y poner la dignidad de los más pobres y de las víctimas de la represión por encima del capital.

El alineamiento de los poderes fácticos con el régimen contrasta con las propuestas del pueblo: “que se vayan ya”. El triunfo del pueblo exige construir, fortalecer y renovar el proyecto de la lucha inicial.

Sigue: Mañana: ¿Cuáles son los escenarios políticos que quedan en la lucha del pueblo contra la dictadura?

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!