Hay que arriesgar para cambiar los modelos educativos dominantes

El aula del futuro. Gráfico tomado de MicrosoftEduLab / NM

“La innovación educativa, solo tiene sentido si creemos en nosotros como maestros, pero en especial si tenemos fe en nuestros alumnos”.

Jerónimo

Julio César Guerrero Dias

La educación formal a todos sus niveles educativos, es obligación del estado de garantizar una educación de calidad que los procesos de enseñanza – aprendizajes respondan a necesidades reales, hay que repensar que estamos haciendo y como lo estamos haciendo los patrones o modelos educativos que se desarrollan no responden a las demandas, ni a las necesidades del momento.

Estamos de cara a un nuevo año escolar y siempre en cada ciclo académico que se avecina en todos los niveles educativos siempre existen las expectativas que vendrá ahora, que contenidos los van a desarrollar en cada asignatura, que metodología nos van a implementar.

Pero lo más importante sería preguntarse ¿qué vamos aprender? ¿Cómo lo vamos aprender? ¿Para qué lo vamos aprender? ¿es conocimiento útil para la vida? ¿estamos haciendo mas de lo mismo? planteo estas interrogantes ya que cada año académico hay una búsqueda a la que siempre se aspira como mejorar la calidad de la enseñanza.

Siempre los procesos educativos han estado bajo la lupa de la sociedad con relación a la enseñanza del momento, y si bien es cierto se han dado algunas ideas para mejorar la enseñanza todavía estamos muy lejos para alcanzar la calidad educativa.

Todavía sigue siendo dominante la forma de enseñar y aprender, la enseñanza tradicional no responde ni a las necesidades de la persona de hoy ni a las nuevas expectativas, ni a las exigencias del mañana.

Es a partir de esto que debemos de pensar que estamos enseñando, cuando sabemos muy bien que la ciencia y la técnica avanza con un ritmo acelerado donde la temática del momento que se imparte ahora.

Quizás en corto tiempo no es válida, es así que en la educación moderna la inicia con aulas más cómodas para que el estudiante se sienta mejor, ya las hileras y filas en salones de clase poco a poco van desapareciendo.

Cada día se van desusando, hay que ir pensando poco a poco en decirle adiós a las cuatro paredes, porque hoy ya no es el escenario único, ni propicio para enseñar ni aprender habrá que empezar a poner en práctica.

Lo que se denomina un open- plan donde la flexibilidad de los procesos de aprendizajes son los que están marcado la enseñanza y el aprendizaje, en concordancia con lo que necesita el alumno, el contexto hoy está marcando los conocimientos necesarios y las habilidades necesarias para responder a los problemas de cada día en todos los planos.

Que interesante sería que el profesor y los estudiantes puedan elegir el espacio más adecuado para llevar a cabo un trabajo o un proyecto, crear área de estudios amenos, agradables para todos los involucrados, espacios modificables no solo arquitectónicamente, sino pedagógicamente el objetivo principal es el desarrollo del pensamiento propio, su inteligencia mas la creatividad en cada estudiante.

Con la mediación del profesor los hará su propia identidad como estudiante y el compromiso que sus aprendizajes es de ellos, es ir creando una conciencia voluntaria de responsabilidad compartida institución- alumnos -.docentes

Para completar esta concepción innovadora de la educación habría que señalar que el emprendimiento debe suponer que estas acciones aporten valor, ya sea financiero, cultural o social.

El empuje y la acción son características básicas del emprendedor educativo y esto supone desarrollar una serie de competencias como son:

Creatividad, entendida como la facultad para encontrar nuevas combinaciones y respuestas originales en la resolución de problemas, partiendo de informaciones ya conocidas, supone la búsqueda deliberada de nuevas alternativas, abriendo la posibilidad de encontrar nuevos caminos no explorados, cambiando los patrones y enfoques típicos del razonamiento.

Este aspecto es clave para iniciar un proceso de cambios en la educación, que ha pasado con los maestros y los estudiantes le han dados recetas, modelos o patrones de enseñar y patrones de aprender y eso no resulta, porque cada estudiante puede diseñar o elaborar su propio patrón de aprendizaje.

En el caso de los docentes, el patrón que se aplica es en muchos casos es como se les ha enseñado o como ellos han aprendido, tienen miedo de experimentar otras opciones pedagógicas.

No se pueden uniformar los procesos de enseñanza aprendizajes porque cada estudiante es diferente y asimila o aprende de diferente manera es decir “no me enseñes de la misma forma porque soy diferente” entonces se tiene que ser bien creativo, no hay que temer a la innovación hay que experimentarla.

El otro aspecto a desarrollar dentro de lo que es el emprendedurismo, pedagógico es la: Innovación, definida como el proceso que aprovecha las oportunidades y utiliza la creatividad para convertir las ideas en nuevos o sensiblemente mejorados productos/servicios/ proyectos, procesos que aportan valor, por supuesto que implica riesgo.

Por otro lado, la innovación o el emprendimiento no puede ser producto de la intuición o de la corazonada, sino que supone la capacidad para identificar y evaluar potenciales riesgos y tomar decisiones basadas en análisis.

Otro elemento a considerar es la Iniciativa, considerada como la predisposición a emprender acciones, crear oportunidades y mejorar resultados sin necesidad de un requerimiento externo que lo empuje, apoyado en la autorresponsabilidad y la autodirección.

Este aspecto es considerado como algo fundamental de los procesos de enseñanza- aprendizaje un profesor que no tiene iniciativa para tratar de ver los procesos pedagógicos y hacer cambios que vayan en función de los aprendizajes no se está contribuyendo a potenciar las posibles capacidades en conocimiento y habilidades que puede tener un estudiante.

Por otro lado, también debemos de mencionar que la autoconfianza, ayuda a emprender nuevas rutas de trabajo pedagógicos si el docente no tiene auto confianza de lo que hace y como lo hace, no puede contagiar a sus estudiantes y eso es lo que se aspira en la educación moderna, motivar, crear, innovar, experimentar, que implica descubrir y confiar en las propias capacidades, lo que permitirá a los individuos convertir sus ideas creativas en acción.

Hay que arriesgar para cambiar los modelos dominantes educativos que ya no responden a las exigencias del momento, desaprendamos para aprender.

Los aspectos antes señalados tampoco se pueden llevar a cabo sin un proceso de planificación, que supone la capacidad para gestionar actividades y proyectos con el fin de cumplir objetivos, que no es más que proveerles a los estudiantes otras alternativas de fortalecer sus conocimientos en función de los aprendizajes para la vida.

También el trabajo en equipo, juega su rol significativo en estos procesos, hoy las situaciones se resuelven por la vía de la colaboración que implica la capacidad para colaborar y comunicar con terceros para conseguir unos objetivos comunes, y lo más importante es que todos los que integran el equipo de trabajo tengan el mismo objetivo, los mismos intereses, es así que ahora que los procesos de enseñanza aprendizaje están en función de un proyecto y los contenidos de las materias van a girar en función de los conocimientos que necesitan para desarrollar sus proyectos.

En la educación universitaria, conviene que la formación se enfoque a entender el valor de la innovación como mecanismo de aprovechamiento de los conocimientos científicos desarrollados en la universidad y en su aplicación para permitir trasladarlos en primer lugar, al futuro profesional, en cómo transformarlos en organizaciones que aporten valor añadido a la sociedad.

Se parte, en muchas ocasiones, de crear nuevas formas de aprendizajes preferiblemente con capacidad de convertirse en universidades de alto crecimiento, todo esto requiere además complementar el desarrollo de las capacidades empresariales en el ámbito de la educación y del arte del emprendimiento en etapas educativas en los procesos formativos de cara al momento situacional que nos encontramos.

Hablar de innovación y emprendimiento en la educación no es que vamos a inventar algo nuevo la innovación es mejorar lo que se ha hecho se emprende algo diferente a partir de las necesidades reales de lo que necesitan conocer y saber hacer, en el futuro profesional, los procesos educativos están en función de desarrollar nuevas formas de aprender.

La creatividad no es propiedad exclusiva de la gente dotada o talentosa, sino que, puede y debería, ser parte de la vida diaria de los niños y adultos. Más que el talento, la personalidad o las diversas habilidades, el factor más importante de la creatividad, es la motivación.

Tanto el entorno familiar o, en este caso, el entorno universitario, pueden destruir la creatividad si los padres y profesores no están atentos a esta cuestión, se puede mantener viva la creatividad en nuestros estudiantes, siempre y cuando los involucrados se apropien y sientan la necesidad de estos cambios, la pasión, la paciencia y la perseverancia son las acciones concretas para llevar a cabo estos procesos de cambios en la educación.

Comparte:

Julio César Guerrero Días

El ágora nica | Desde la antigua Roma, el espacio público sigue siendo el más idóneo y transparente para el debate.

4 comentarios sobre «Hay que arriesgar para cambiar los modelos educativos dominantes»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!