28 octubre, 2020

El primer médico mayangna regresará al corazón de la reserva de Bosawás

Ricky Pineda acompañado con su mamá, tías y hermanas en su comunidad. Cortesía de Ricky Pineda /NM

Juan Ramón Huerta

Es el segundo de ocho hermanos. Ricky Leopoldo Pineda, desde niño observaba con detenimiento las dificultades de sus padres para conseguir la alimentación de entre las vegas del río y la nebliselva de la inmensa reserva de Bosawás, aparentemente impenetrable pero que poco a poco creció viendo a los invasores que aceleradamente han llegado a diezmarla.

Los comunitarios morían por mordidas de serpientes; otros de paludismo y empachos, en caso de los niños. Los chamanes o curanderos de su familia agotaban las hiervas y cada vez los embates de las enfermedades llevadas por los colonos, algunas, sobrepasaban la capacidad de duración y sus vecinos morían.

Ricky Pineda acompañado con uno de sus hermanos. Cortesía de Ricky Pineda /NM

Aún, en su niñez, solo sabía acompañar a sus padres, a las labores del campo, a cazar guatusas, venados o pescar en las aguas de los ríos, no tenía idea que viajar con un enfermo desde Amak, su comunidad hasta San José de Bocay tardaba un día y a un alto costo.

Creció en medio de dificultades, pero un día, se sentó en un árbol caído, sembró el machete a su lado, observó la naturaleza y tomó una decisión que, aunque no fuera del gusto de sus padres, debía tomarla. El mundo de las oportunidades estaba al otro lado de la reserva.

Ruta a San José de Bocay

Este pueblo tiene otras atracciones. Pasó la guerra cuando niños y adultos corrían a ver cómo aterrizaban hasta tres helicópteros en medio de una guerra cruel, ahora es una ciudad más desarrollada, más comercio, un verdadero puerto de montaña modernizado.

Ricky Pineda ha cumplido su sueño, está a punto de graduarse como médico. Cortesía de Ricky Pineda /NM

Esa sería la meta de Pineda, tras despedirse de su amada Amak, cuna de los mayangnas, rumbo a San José de Bocay luego de haber terminado sus estudios primarios y parte de los secundarios.

A este lugar solo había llegado de compras, no conocía a nadie en particular, pero de pronto estableció conversación con un amigo. Pineda alquilaba un cuartito para dormir y estudiaba en el instituto local, tenía problemas con el idioma. Ese conocido necesitaba aprender mayangna y eso le permitió más acercamiento con su benefactor. Además, le consiguió trabajo de limpieza de solares y potreros. “Mis padres me habían enseñado a trabajar al machete, eso me permitió encontrar trabajo para poder comer y estudiar”, recuerda.

La jugada del río

Pineda terminó su secundaria con mucho sacrificio y el contacto con sus compañeros le permitieron conocer que, en Managua, la Universidad Nacional otorgaba becas a quienes presentaran buenas notas y provinieran de hogares muy pobres. Su entusiasmo lo hizo regresar a la comunidad y desde ahí prepararse para su salto a Managua, pero una mala jugada de la naturaleza lo frenó.

Ricky Pineda acompañado con sus familiares y vecinos de la comunidad. Cortesía de Ricky Pineda /NM

Esa mañana se preparó, desde el día anterior alistó su mochila con mucho frenesí por el viaje. Todo estaba planificado en el tiempo, nunca tomó en cuanta que el río aumentaría su caudal y la única panga que pasa por su comunidad rumbo a San José de Bocay no lo pudo hacer ese día. Perdió la oportunidad de estar en Managua y presentarse a su examen de admisión.

No se amilanó y recordó que su amigo, a quien conoció en San José de Bocay le había comentado que en la universidad de Estelí también impartían Medicina y que fuera a probar.

Vino otro día esplendoroso, la panga circuló normal, viajó a San José de Bocay, luego a Estelí y desde ahí lo hizo a la Universidad Católica del Trópico Seco, en las afueras de la ciudad y, hasta ahí fue.

Un mayangna toca a la puerta y una persona con dotes académicos pero humilde le aconseja que hable con el rector, el obispo de la Diócesis de Estelí, monseñor Juan Abelardo Mata, quien inmediatamente lo acoge. No dejaba de pensar en la ruta recorrida, recordar los rostros de su abuela, sus tías, que seguían tratando a la comunidad con brebajes de los bejucos y hojas, con plantas, la medicina natural.

Las dificultades no desaparecieron y en Estelí tuvo que buscar trabajo en un autolavado para poder costear los gatos personales y de su universidad. Un mayangna lavando carros en Estelí y muy de mañana colocándose su bata impecablemente blanca terciando su estetoscopio. La nueva rutina de Ricky Pineda.

Ricky Pineda en la sala de labor y parto acompañado con  Jaesson Javier Sanchez CastilloMary QuinteroJoelsy Rivera y Kathy Hernández en Hospital San Juan De Dios Esteli. Cortesía de Ricky Pineda / NM.
 
Altruista, viaja una vez al año a su comunidad

El corazón de Ricky Pineda es tan inmenso como la reserva mundial donde tiene su nicho y origen. De entre sus compañeros de universidad recolecta dinero, ropa y juguetes y viaja hasta Amak durante el mes de diciembre para celebrar con los niños del lugar.

“Que si hay esperanza para soñar, cualquier sueño que sea y lograr ese sueño, para el beneficio de nuestras comunidades indígenas en un futuro cercano…”, expresa Ricky Pineda. Cortesía de Ricky Pineda / NM 

Se hace rodear de los niños que con anticipación han corrido al pequeño e improvisado puerto de Amak donde llega el doctor Pineda como le llaman, cargado de piñatas, juguetes y paquetes de ropa para convivir con los niños, el día más feliz.

Un viaje en panga de motor, de San José de Bocay a Amak tarda un día y cuesta más de mil córdobas. Al ver la euforia de los niños mayangnas, Pineda no deja de pensar y recordar que desde niño observaba las necesidades de la comunidad.

Cursa su quinto año de Medicina en la Ucatse y sus prácticas las desarrolla en el hospital San Juan de Dios de Estelí. Detrás de él, hay otros jóvenes de la comunidad que luchan por prepararse, “ellos están en formación”, cuenta.

“Mi sueño es llegar a ser un médico especialista y después poner en práctica mis conocimientos y regresaré a mi comunidad”, sostiene a sus 23 años. Su carrera la coronará a los 24.

89 comentario en “El primer médico mayangna regresará al corazón de la reserva de Bosawás

    1. DR.PINEDA,MI MADRE ES GENOVEVA ORTIZ Y ELLA HA SIDO LA QUE ME A ENSEÑADO SU HISTORIA Y YO JORGE SEVILLA ME QUITO EL SOMBRERO ANTE USTED Y LO FELICITO D TODO CORAZÓN POR HABERSE SUPERADO Y ESTAR PREPARARADO PARA LUCHAR Y AYUDAR A SU GENTE,QDLB Y LE D MUCHISIMOS AÑOS D SALUD.👍👍👍👍🙏🙏🙏🙏🙏💪

      1. K bendiciones más Bella k el señor derrame bendiciones sobre los tuyos un orgullo de orgullo de un campeón campesino de corazón felicidades y tu corona ya la tienes con tus esfuerzos felicidadessss desde los EEUU

        1. Felicidades dr pineda su lucha a sido guiada por Dios su ejemplo es para muchos hermanos mayagnas a quienes admiro mucho se que son inteligentes desde el momento que les enseñan desde su niñes aparte de su dialecto original también aprenden otras lengua

          1. Gracias Emelda por sus buenos deseos, y la invito a que siga leyendo Nuevas Miradas, saludos

      1. Dios te bendiga Dr
        Dios escuche tus deseos y por.el bien de tu comunidad, mi Dios te conceda tus deseos. Cuanta alegria siento por la oportunidad wue has tenido, eres un digno hijo de esta Patria, das honor y honra a Dios wue te a guiado y a Nicaragia.

      2. Dios te bendiga Dr
        Dios escuche tus deseos y por.el bien de tu comunidad, mi Dios te conceda tus deseos. Cuanta alegria siento por la oportunidad wue has tenido, eres un digno hijo de esta Patria, das honor y honra a Dios wue te a guiado y a Nicaragua.

          1. Bello gesto Dr. Garcia.
            Ricky favor contáctame por correo electrónico. Vivo en California pero visito Nicaragua varias veces al año. Si en algo te puedo servir para que tus sueños de regresar a servir a tu pueblo se vuelvan realidad.

          2. Muchas gracias George, este mensaje lo leerá el doctor Pineda, de atemano le agradezco y siga leyendo Nuevas Miradas, saludos

    1. Buenos días Dr. Pineda, que Dios te bendiga a vos y familia.
      Para mi será un honor llegarte a conocer
      Y lo haré porque quiero darme ese honor de conocerte en persona.
      Fuí por 39 años, docente de la escuela de medicina de la UNAN, acá en León, en la especialidad de ginecobstetricia.
      Hijo termina tus estudios, haz tu internado, desarrolla tu servicio social Y te prometo ayudar para que hagas tu especialidad acá en León o en Managua
      Mi Correo es [email protected] y mi teléfono es el 88254994,
      Mándame tu Correo y tu No. De celular para estar en contacto para cuando se llegue el momento.
      Gracias.
      Que Dios te bendiga y adelante, que el futuro es tuyo hijo.

      1. Estimado doctor, muchas gracias por su ofrecimiento, se lo haré llegar a Ricky y lo animo a seguir leyendo Nuevas Miradas, estamos a la orden si quiere hablar con nosotros también, podemos hacer una entrevista si gusta. Saludos

  1. Es conmovedor muchos tienen un sueño, una meta por cumplir, aspiraciones creadas y expectativas familiares que difieren a su entorno. Este chico en su sencillez y su humildad a cautivado mi corazón y pido al creador mucha sabiduría para que cumpla su meta x que su sueño ya es una REALIDAD.
    FELICITACIONES MI DR PINEDA. Tienes alma de cristal

  2. Excelente Historia.
    Un gran Orgullo este joven, como el hay muchos que hemos luchado para salir adelante. Éxito para el Dr. Pineda.

        1. Yo conozco esa zona y se lo difícil que es … de igual forma se lo complicado que ha sido estudiar medicina y trabajar no se como le ha echo pero lo ha logrado, el deseo de ser un profesional y cambiar …. la situación para el su familia y comunidad …. me imagino su gente lo orgulloso que deben sentirse de el que alegría y ojalá Dios lo bendiga y protega tu sacrificio ha valido la pena pronto tendrás frutos …..

          1. Así es Lucía, muchas gracias por sus comentarios de reconocimiento de la historia y la invito a leer siempre Nuevas Miradas, saludos

      1. Felicidades al Dr. Pineda éxitos linda historia de superación.
        Gracias a la redacción de hacer posible la lectura de personas dignas de admiración

  3. Exito en su carrera , todos tenemos derecho a estudiar no importa de donde seamos..lo importante es tener esa vision de superacion y la esperanza de que algun dia seamos alguien importante en la vida

  4. Así salimos muchos de las áreas rurales en busca del pan de la enseñanza y con el favor de Dios, logramos una profesión que nos permite servir a la sociedad de una manera diferente. Siento un gran orgullo por este futuro Doctor, Dios lo siga ayudando y lo proteja mucho.

  5. Me alegra que haya salido adelante un indígena, ya casi se recibe como médico, le deseo muchos éxitos más en su carrera.

  6. DESDE LA REPUBLICA DOMINICANA, SOLO TE DIRE QUE, LA VOLUNTAD ES LO QUE MUEVE AL MUNDO, TU MERECES EL EXITO, PORQUE ERES UN ORGULLO DE PERSONA Y SUPERACION. BENDICIONES.

  7. This story is inspiring and a wonderful example of how one can reach for the stars and fulfil ones dreams. God bless this young man and may he go on to serve his community and inspire other youth to do likewise.

    1. Que gran ejemplo para muchos jóvenes que a pesar de tener apoyo económico y el de sus padres pierden el tiempo. Ojalá que el ejemplo de este joven sea imitado por otros jóvenes, Mayangas y Miskitos para que sus comunidades tengan un mejor futuro. Espero que Monseñor Mata siga abriendo las puertas de la Universidad Católica del Trópico Seco en Medicina y otras carreras que ofrece esa Universidad.

  8. Muchas felicidades para el Dr. Pineda, para la UCATSE por haberlo hehco a él parte de su comunidad educativa, insertarse en un contexto con tantas diferencias tuvo que haber sido un gran reto para Pineda y la universidad tuvo que haber ampliado su mirada a la diversidad. Excelente trabajo de interculturalidad.

    1. Gracias Aracelly, esas historias ahí están, la misión de Nuevas Miradas es levantarlas y darlas a conocer, solo los lectores pueden ayudarnos, gracias

  9. Mi admiración y respeto al dr Pineda por su esfuerzo y entrega por coronar su carrera tuve el orgullo de conocer ese lugar ámaka cuando construimos el primer sistema de agua para esa comunidad y ver en los rostros de los niños mayagnas la alegria y esperanza seguro ahí estaba el que Dios lo llene de bendiciónes para que pueda servir a su comunidad y su gente adelante de Pineda su historia es conmovedora

    1. Gracias Francisco por contar sus recuerdos de la comunidad, usted valora ese esfuerzo, muchas gracias y lo invito a leer siempre Nuevas Miradas, saludos

  10. Dr Pineda eres grande de mente y corazon,le pido al Dios y padre de nuestro señor Jesucristo,que te colme de bendiciones y prosperidad por siempre y les libre de todo mal.

  11. Pienso que las limitaciones sólo están en nuestra mente. Las cuales con esfuerzo y dedicación las vence cualquier persona con deseo de superación.
    Este joven es un claro ejemplo de que los sueños se cumplen. Yo al igual viajé a Estelí cuando culminé mi secundaria, para seguir preparándome, donde saque mi licenciatura y una maestría, donde me tocó trabajar para poder vivir y estudiar. Sólo el echo de estar lejos de las familias es bien difícil.
    Muchas felicidades a todos los jóvenes que tomamos el riesgo de salir de nuestros hogares para cumplir nuestros sueños.

  12. El orgullo, del bueno, debe ser para todos los nicaragüenses que amamos a nuestra patria y a nuestros semejantes. Este joven, sin proponérselo es ejemplo para el mundo. “LUCHA POR TUS SUEÑOS Y AMA AL PRÓJIMO COMO A TI MISMO”
    Gracias, joven, por ser luz en este mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!