Hay una mentalidad desarrollándose, peligrosa para la autonomía y los pueblos originarios

 

Henry A. Petrie

Cuarta parte

En el Caribe de Nicaragua también existen expresiones oligárquicas, de creoles, miskitus y mestizos, inmigrantes nicaragüenses y extranjeros. Los grandes negocios de las regiones autónomas, en su mayoría, se atienden y resuelven en Managua, como ha sido desde los tiempos de Zelaya.

La fuerza del capital exige una determinada sociedad y corporación, grados superiores de integración, que tienen como aliado al actual sistema político, donde los nuevos ricos, de las Nicaraguas conspiran y confabulan más allá de intereses comunitarios, territoriales y regionales.

Los intereses económicos de clase y grupales son los determinantes, después el funcionamiento de los mecanismos creados como compensación autonómica.

Ahora, los caribeños y sus organizaciones sociales tendrán que ser autocríticos, porque también es cierto que en la mayoría de su gente no existe una conciencia autonómica fuerte, que realmente transforme la actitud pasiva y yoquepierdista en política.

Para ambas regiones, y el país, la interculturalidad es un desafío que empieza por enfrentar las distintas expresiones de racismo entre las etnias y de estas con relación a la otra porción del país, a los que llaman «españoles» que, por supuesto, también han desarrollado actitudes discriminatorias. Es un largo proceso educativo que debió empezar hace mucho tiempo como resultado de otros procesos, entre los cuales se cuenta el reflexivo acerca de las relaciones interétnicas históricas y el planteamiento de una ciudadanía intercultural que debe estar más allá del conceptualismo.  

Otra manifestación del centralismo son las distintas representaciones partidarias regionales, excesivamente dependientes de sus instancias nacionales; carecen de identidad, programa y poder de decisión propio. La autonomía debería empezar por estas instituciones políticas, que son las que ocupan los órganos de gobierno autonómicos.

Volviendo a las bandas armadas que atacan las comunidades mayangnas en la Región Autónoma de Costa Caribe Norte (RACCN), consideremos un elemento que, para el futuro inmediato es muy peligroso. Me refiero a la mentalidad de los grupos económicos y círculos políticos cerrados, que alientan el despojo y apropiación de tierras a través de la acción armada ‒”delincuencial”‒, porque “en la costa Caribe existe demasiada tierra para tanta poquedad de gente que la trabaje, incluyendo sus mares, ríos, bosques y subsuelo”.

Desde esta perspectiva, los 8,101.00 km2 del núcleo de Bosawás no pueden ser propiedad de los mayangnas ni miskitus, solamente; tanta riqueza natural, según ellos, debe explotarse al máximo para procurar un exitoso desarrollo nacional. Por tanto, desde esta lógica de pensamiento, habría que sacrificar a los menos para beneficiar a los más, cuando los más en realidad son muy pocos con relación a los menos, que resultarían despojados, masacrados y expulsados de sus propiedades ancestrales.

Jhonson y Pinchado Fernández me preguntaron acerca del grado de responsabilidad de la dictadura Ortega Murillo de los crímenes cometidos en contra de sus comunidades; les respondí que son los primeros y más importantes responsables, como gobernantes y como grupo económico, porque han dado pie a un conjunto de acciones que han cercenado los derechos humanos, porque también son extractores de recursos naturales (bosques, minerales, recursos del mar).

Porque, desde hace varios años, para ellos ha sido más importante acumular capital que gobernar. Porque su discurso está totalmente divorciado de sus acciones. No se trata de espejismo ni oportunismo, sino de esfuerzos articuladores de los agentes de cambios de la sociedad nicaragüense y caribeña, una vez se haya restituido le orden jurídico nacional y autonómico.

Managua, 10 de mayo de 2020.

Referencias:
Informe de indígenas Mayangna. Ataque a comunidades del territorio Mayangna Sauni As, Jurisdicción Bonanza, Región Autónoma de la Costa Caribe Norte de Nicaragua (RACCN); 1 de febrero de 2020, Musuwás; 14 ps.
Historia de Nueva Guinea, Nicaragua; de la pluvioselva a Ciudad Luz (1965-2008); López Mairena, Eugenio C; Ramos Escobar, Urías W.; URACCAN, Managua, 2013; 138 ps.
Constitución de Nicaragua;
Estatuto de Autonomía Regional en la Costa Caribe de la República de Nicaragua. Impacto en los derechos de los pueblos indígenas de esta región; Pou González, Margarita C. Universidad Andina Simón Bolívar, Ecuador, 2008; PDF, 10 ps.
 
Comparte:

Henry Petrie

El Círculo | ¿Por qué El Círculo? Porque representa la sabiduría infinita, el espíritu de la vida en movimiento constante e interacción creativa.

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!