Nicaragua: cuarentena voluntaria o riesgo de muerte

Foto de portada de ABC.es

Nuevas Miradas

Nicaragua llegó a su punto de no retorno: la vida o la muerte, sin un ápice de ficción. Cuando la cifra de muertes se aproxima a los cien diarios según fuentes médicas independientes, el gobierno guarda silencio y su cara pública es vehemente en llamados a actividades masivas como los que realizó a propósito del 30 de mayo, en celebración del Día de la Madre.

Familias, vecinos atestiguan las pérdidas de seres queridos, las redes sociales se han convertido en obituarios, tampoco es ficción.

El gobierno tampoco se conmueve por la pérdida de sus altos dirigentes gubernamentales y políticos. Hay personas graves en los hospitales, estos están saturados.

34 organizaciones médicos llaman a cuarentena

En contraste, 34 asociaciones médicas nicaragüenses, llamaron este primero de junio a una cuarentena nacional que ha sido respaldada por organismos de derechos humanos como el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh; y expresiones de la oposición como el Movimiento Renovador Sandinista, MRS.

Los médicos expresan en su vehemente llamado: “Con la autoridad moral, académica y laboral que como médicos nos confiere el hecho de estar en la primera línea de atención en esta dramática crisis sanitaria, las Asociaciones Médicas de Nicaragua llamamos al pueblo a iniciar con urgencia una cuarentena nacional de forma voluntaria, que ayude a reducir el impacto de esta enfermedad con la reducción del Contagio, transmisión y muertes entre la población”.

La empresa privada representada mayoritariamente en el Cosep acogió el llamado de los médicos y van a cerrar por el período de la cuarentena las empresas no esenciales.

Doctora María Luisa Paiz, médica independiente ha estado en una intensa campaña de prevención a través de las redes sociales.

De tres a cuatro semanas de resguardo

La cuarentena, según los médicos consiste en “permanecer en casa por al menos 3-4 semanas, realizar compras de alimentos una vez por semana, garantizando el distanciamiento de al menos 1.5 metros de persona a persona, el uso de mascarillas y caretas faciales o pantalla protectora fuera de casa, y el constante lavado de manos”.

También demandaron al sector privado a “tomar medidas enérgicas ante la propagación del virus y salvaguardar la vida estableciendo acciones que reduzcan el riesgo de exposición y transmisibilidad, no solo con medidas de higiene personal, sino con acciones como el cierre temporal de los negocios no esenciales”.

Suspender clases y cerrar instituciones no esenciales

El Movimiento Renovador Sandinista además de expresar su respaldo a los médicos, propone dejar de promover y realizar todo tipo de actividades de aglomeración de personas; suspensión total de clases en primaria, secundaria, universidades y educación técnica y el cierre de instituciones públicas no esenciales y enviar a los empleados públicos a sus casas, estableciendo trabajo en casa, para lo que se pueda.

Respecto de los sectores más vulnerables como los jubilados propone organizar entregas de cheques o pago en efectivo para evitar su desplazamiento en el transporte público y las largas colas que se hacen en los locales del INSS.

También asegurar subsidio de 21 días a cada trabajador con Covid 19, diagnosticado por médico o confirmado por la prueba correspondiente, fortalecer la capacidad de los servicios de salud para atender oportunamente a las personas afectadas y remitir las de mayor gravedad a los hospitales.

Igualmente, ampliar la cantidad de camas hospitalarias dedicadas a Covid 19, unidades de cuidados intensivos y la cantidad de ventiladores mecánicos.

Un asunto de responsabilidad

En consonancia con lo anterior, proveer al personal de salud, los equipos de protección adecuados y necesarios para proteger su salud y su vida, y puedan cumplir con su trabajo en la mejor de las condiciones y permitir las facilidades para que las farmacias tengan un suministro fluido de los tratamientos estándares para Covid 19, de uso domiciliar, al tiempo que exigen la libertad de las presas y presos políticos y atención inmediata en las cárceles a personas sospechosas de padecer de la pandemia.

En defensa de la vida

Mientras la presidenta del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, doctora Vilma Núñez, respaldó el llamado de los médicos a la cuarentena nacional y lo calificó como “el esfuerzo desesperado que hace un médico cuando tiene frente a él a un paciente en estado crítico”.

“Debemos respaldar al gremio médico, esto es un llamado a preservar la vida como un derecho humano fundamental, es un llamado legítimo, consciente y activo”, dijo Núñez al tiempo que llamó la atención sobre el cuidado que se debe tener para enfrentar las contraconvocatorias.

Obispo: “Nicaragua falto de dirección”

El miembro de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, monseñor Rolando Alvarez destacó este fin de semana que el país está falto de una dirección “que busque salvaguardar la salud de nuestro pueblo, que informe con la veracidad de los datos, de los hechos sobre los contagiados  y los muertos; aunque la realidad se impone y muchísimos de nosotros hemos experimentado la crudeza del virus en la familia, en los amigos, en los vecinos, en los conocido; en el barrio, en el reparto, en la comunidad”.

Un día antes del llamado de los médicos a cuarentena nacional, el obispo Alvarez reconoció el esfuerzo de organizaciones médicas independientes que trabajan para informar con veracidad sobre lo que se está viviendo, y para crear conciencia de que “no es tiempo de noches de compras, no es el tiempo de salida innecesarias a las calles, de festivales en parques y ciudades; ni de desfile, menos de aglomeraciones masivas”, dijo el prelado.

“No es tiempo de balconear la muerte…”

“No estamos en tiempo de balconear la muerte de nuestro pueblo, no estamos en tiempo de salir a saludar como si estuviéramos en un cortejo para ver pasar los ataúdes de nuestro pueblo. No podemos balconear la fe, no debemos, sería un pecado social gravísimo balconear nuestra responsabilidad ciudadana”, expresó muy conmovido.

Develarán mentiras del libro blanco

La diáspora nicaragüense en Europa reaccionó molesta al escuchar el 25 de mayo en los medios oficialistas que en Nicaragua se están siguiendo los pasos y aplicando el modelo sueco en términos de prevención del Covid-19 cuando la realidad es muy distinta.

“En Nicaragua se están ocultando las cifras reales de los contagios, fallecidos y tratando de ocultar la realidad al hacer entierros express y realizando actas de defunción falsas (dictaminando muertes por neumonía atípica). En Suecia es otra historia”, explican los nicaragüenses.

SOS Nicaragua Suecia contactó a periodistas conocedores de Nicaragua para relatar la experiencia sueca de prevención y mitigación de la pandemia, esfuerzo en el cual trabajan para quitar el mito del libro blanco del gobierno. Los periodistas suecos Erik Halkjaer, Mikael Gromark contarán qué sucede en Suecia y el periodista español Daniel Rodríguez Moya informará las medidas del gobierno en España, uno de los países europeos más afectados.

Protestas contra Ortega en España. Foto Despacho 505.

¿Qué delito internacional comete Ortega?

El ciudadano Juan Bosco Torres escribió en las redes sociales que en Nicaragua desde el inicio de la expansión del virus SARS-COV2 a inicios de este año el gobierno de Daniel Ortega “no ha activado un sistema de prevención y atención sanitaria para contrarrestar el impacto de este virus que entra en categoría de pandemia”.

Torres realizó un video publicado en su cuenta de Facebook donde comenta la diferenciación de los siguientes delitos penales: crímenes de lesa humanidad, genocidio y terrorismo biológico y descarta el delito de crimen de lesa humanidad con base en el actuar del gobierno y posibles criterios adicionales de este tipo de delito internacional.

El debate surge entre el delito de genocidio por grupo nacional y bioterrorismo. La convención de armas biológicas (CAB) del 72 presenta enormes carencias respecto de la determinación de las fases de este tipo de armas.

Define como bioterrorismo “la liberación intencional de virus, bacterias u otros gérmenes que pueden infectar o matar a las personas, los ganados o los cultivos.

Centers for Disease Control and prevention https://www.cdc.gov/Spanish/acercaCDC/director.html

Un uso planificado y deliberado de cepas patogénicas de microorganismos como bacterias, virus o sus toxinas para propagar enfermedades potencialmente mortales a gran escala con el fin de devastar a la población de un área.

SYAL S. “Bioterrorism: Time to Wake Up”. Current science, vol. 95, nº. 12, 25 de diciembre de 2008.
http://www.currentscience.ac.in/Downloads/article_id_095_12_1665_1666_0.pdf

Un reto para la jurisprudencia internacional

La Convención de armas biológicas también cuenta con carencias respecto de un órgano especial que pueda revisar/procesar penalmente a aquellos que cometen los actos previstos en el artículo 1 de la Convención.

Con este vacío del derecho penal internacional y en lo particular en relación al actuar de individuos y/o grupos en razón de un alto cargo público, es posible que quede en la impunidad o bien se determine una tipificación que no es acorde a la dimensión de los hechos.

Es imposible, al menos desde mi consideración determinar si es un genocidio o bioterrorismo, o una nueva determinación de genocidio que no se ha explorado tomando en consideración el arma que utiliza el perpetrador.

Para la justicia holandesa al menos existe una relación entre estas dos figuras. Un tribunal de Holanda condenó a 15 años por el delito de genocidio a Van Anraat por el suministro de gas nervioso y gas mostaza (entra en la categoría de armas químicas). “En este caso no se habla de armas biológicas, pero recordemos que este tipo de armas se encuentran en el catálogo de armas de destrucción masiva (ADM) como lo son las armas químicas”.

Gobierno no atendió recomendaciones de la OMS

Daniel Ortega no desarrolló o adquirió el SARS-COV2 de un laboratorio, no obstante el gobierno decidió no adoptar medidas sanitarias a recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) por el contrario se inició una política de promoción de actividades de recreación y marchas, Ortega – Murillo a través de este tipo de políticas permite una diseminación del mismo virus, lo utiliza como un arma biológica hacia la población nicaragüense, residentes, cuerpos diplomáticos y consulares e inclusive hacia los Estados adyacentes.

Torres sostiene que un tribunal internacional puede versar el actuar del régimen de Ortega Murillo durante la pandemia, así como los desafíos de llevar la cuestión ante dicho tribunal.

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!