Lo que pasa en Nicaragua en 16 textos de un periodista

El periodista Guillermo Cortés Domínguez es un asiduo escritor de reflexiones cortas y pertinentes en su estado de Facebook. En las últimas semanas ha escrito desde el desánimo de los jerarcas y seguidores de Ortega por la cantidad de fallecimientos en la última semana de sus funcionarios y líderes intermedios, hasta el fuerte cuestionamiento de las Víctimas de Abril a la UNAB, la cuarentena, periodistas fallecidos y la “Bruja lila”.

A continuación, las cápsulas del periodista Cortés Domínguez que ha titulado “Resplandores de Abril No.18”.

RESPLANDORES DE ABRIL No. 18

Guillermo Cortés Domínguez

 Hay que tener sólidos criterios para no andar dando bandazos

 Con frecuencia voces que están contra la dictadura de los Ortega-Murillo, no se oponen al autoritarismo de Jair Bolsonaro y de Donald Trump, presidentes de Brasil y de EE. UU. Pareciera que no tienen referentes ideológicos que les permita ser consecuentes ante diferentes personajes y circunstancias. No tienen un rasero con qué medir y entonces andan dando bandazos, una vez en contra de una mano de hierro, y otra vez y a favor de otra. Hay referentes de sobra, por ejemplo, la Declaración Universal de los Derechos Humanos y toda la legislación internacional sobre todo de protección a las minorías. Quien viola estas leyes no debería contar con la simpatía de ninguna persona medianamente racional y lúcida. Desde su primera campaña electoral, Trump se presentó como lo que es: autoritario, desbordado contra las minorías, especialmente los migrantes. Ideológicamente, Barack Obama fue un presidente progresista, pero hay que criticarle, por ejemplo, el alivio que le dio a la dictadura cubana y su represión a los migrantes, pues deportó a una cantidad récord de latinoamericanos. Hay personas fanatizadas que como impulsadas por un resorte, brincan porque en las redes sociales alguien apoye las protestas que durante una semana han conmocionado a los Estados Unidos, no importa que se aclare que están en contra del vandalismo. A propósito, anoche los extremistas fueron anulados y las manifestaciones se dieron de forma pacífica. Por otro lado, críticas al presidente de El Salvador por intentar un golpe contra el parlamento, fueron rechazadas con indignación por ciertas personas, pese al evidente accionar autoritario de Nayib Bukele. Hay que buscar ser consecuente y no andar dando tumbos, para lo cual se requiere tener sólidos criterios con base a información pertinente y real.

Desánimo entre el orteguismo por tantos muertos de su cúpula

 Cunde el desánimo y el temor en las bases orteguistas por la muerte en fila de tantos personajes del FSLN, entre ellos ministros, diputados, alcaldes, secretarios políticos y jefes paramilitares. Para frenar este estado de desmoralización salió al paso el jefe paramilitar Polo Rivas, quien negó que la mayoría de los muertos por COVID-19 sean del Frente. Puedo estar de acuerdo con Rivas porque el coronavirus no discrimina, no selecciona entre azul y blanco y rojo y negro y si la base social de la dictadura es minoría, la mayoría es opositora, por tanto, estadísticamente habrá más contagiados y fallecidos entre los adversarios del régimen. Sin embargo, la seguidilla de muertes de altos personeros de la tiranía está dando la impresión de que la pandemia prefiere a los adeptos de los Ortega-Murillo. Es claro que por CLOVID-19 no hay fallecidos en el liderazgo de los opositores. Quizá la explicación a esto es que los militantes del Frente Sandinista han estado más expuestos al contagio que el resto de la población debido a la criminal política oficial de organizar actividades públicas y de convocar a sus bases a participar.

OPS: Muy difícil controlar el Covid-19 en Nicaragua

 Es muy difícil controlar el COVID-19 en Nicaragua porque no hay cuarentena ni distanciamiento físico, afirmó Ciro Ugarte, director de Emergencias en Salud, de la OPS. Agregó que “Cuando uno pierde el rastro al virus, no se puede evitar que la transmisión continúe”. Llamó a los sectores público y privado a aplicar las medidas recomendadas.

Víctimas de abril cuestionan electorerismo de la UNAB

 La Asociación de Víctimas de Abril (AVA) pidió este martes a la Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB) no continuar la ruta de elecciones con el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo y conformar una autoridad de transición. A través de un comunicado, AVA expresó su hartazgo por la forma en la que la UNAB sigue esperando a que el dictador acepte ir a comicios con él en el poder. Agrega AVA que la estrategia de la UNAB debe ser exigir la separación inmediata del poder, de los Ortega Murillo.

“La bruja Lila”

Margot Hoenecker, conocida como la “Bruja Púrpura”, y por su mal carácter, como ministra y primera dama llegó a ser una de las mujeres más poderosas de la órbita soviética. Esta mujer dura, autoritaria, se teñía el pelo de morado, de ahí su apodo. Sus discursos eran televisados ante millones de alemanes y el papel que cumplió en esas décadas todavía desata resistencia entre sus compatriotas. Ella y su marido Erick Hoenecker –jefe de Estado de la República Democrática Alemana (RDA) entre 1976 y 1989—fueron acusados en Alemania por la muerte de 49 personas que intentaron cruzar el muro. A Margot también se le implicó en fomentar adopciones forzosas, lo cual negó. Fue ministra de Educación a partir de 1963 y diez años después introdujo clases militares obligatorias en los colegios, incluyendo el uso de armas. Visitó Nicaragua en el 2008   por invitación de El Comandante y la Compañera, quienes la condecoraron con la Orden “Rubén Darío”, lo que provocó revuelo en Alemania: “¡Inconcebible! ¡Condecoración para Margot Hoenecker!”, titula el diario sensacionalista “Bild”, el de mayor tirada en ese país. El diario “Berliner Kurier”, de la capital germana, pone la noticia en primera plana con el título “Show del horror de Margot -excéntrica aparición- Nicaragua festeja a la Bruja Lila”. Por otro lado, se lee en el Berliner Kurier: “Como si su antigua RDA hubiera renacido, decidida, casi obstinada, Margot levanta el puño desde su podio en Managua. La última batalla de Margot en su primera aparición pública tras su huida de la RDA”. Invitada a la celebración del 19 de julio en el 2008, sus únicas palabras desde la tarima fueron: “Viva la Revolución. Viva Nicaragua”. (Varias fuentes en Internet).

La mayoría que protesta en EEUU tiene causas justas para ello

Quienes llaman “izquierdistas” o “comunistas” a todas las personas que se han manifestado en unas 120 ciudades de los Estados Unidos de Norteamérica, no dan en el blanco. Habrá algunos, poquísimos, que tendrán ideología marxista-leninista, una bandera rota que está muy de capa caída por el autoritarismo y las monstruosas violaciones a los derechos humanos en la URRS y en China y por las fracasadas experiencias socialistas en Cuba, Venezuela y Nicaragua. Todo esto desalienta tomar esta vía. Más bien la mayoría de la gente que ha salido a la calle no tiene bandera ideológica, sino ira, descontento, inconformidad, no solo por el asesinato de George Floyd, sino por injusticias acumuladas y por este momento sensible de peligro ante el COVID-19 y sus consecuencias en muertes, contagios, desempleo y baja drástica en el nivel de vida. La mayoría de las marchas han sido pacíficas, pero lamentablemente son más divulgadas aquellas donde ha habido violencia contra policías y sus vehículos y locales; y que también ha afectado al comercio. El fuego es avivado por el discurso confrontativo del presidente Donald Trump y seguramente por la infiltración en las movilizaciones de sectores extremistas de la sociedad norteamericana. Descalificar a todos los que protestan por el vandalismo ocurrido, es una generalización que ignora a la mayoría de ciudadanos que tiene una causa justa para intentar hacer oír su voz.

COSEP llama a empresas a cuarentena

 El COSEP emitió un comunicado llamando a sus empresarios afiliados a guardar la cuarentena demandada por las 34 asociaciones médicas de Nicaragua. Está bien, pero pudo ser mejor, por ejemplo, si fuera un acuerdo de todas las cámaras de que a partir de tal día suspenderán operaciones todas las empresas no esenciales. Esto me parece que está a la altura de la emergencia señalada por los galenos. El exhorto es general, tímido, deja ventanas, puertas y portones abiertos. Este momento es de gravedad extrema, condición que reclama medidas rotundas.

Médicos convocan a cuarentena nacional voluntaria

 Debido a que se ha entrado en una fase de expansión acelerada del COVID-19, las 34 Asociaciones Médicas de Nicaragua llaman a toda la población a una cuarentena nacional voluntaria de entre tres y cuatro semanas y exhortan a la empresa privada al cierre temporal de negocios no esenciales para preservar la vida. Confirman que ha colapsado el sistema de salud, que los hospitales están abarrotados, no hay camas, medicamentos ni oxígeno, entre otros. Subrayan que decenas de médicos y trabajadores de la salud se están contagiando y que una cantidad considerable ha muerto. Es un hecho histórico que todas las sociedades médicas que existen en Nicaragua se hayan unido en este llamado a la sociedad; y da una idea de la magnitud del problema que debemos enfrentar.

¿Es necesaria la unidad centroamericana para alcanzar el desarrollo?

Si en Europa consideran, cada vez con más fuerza, que el Estado-Nación por sí mismo no tiene futuro y que, por tanto, es imprescindible la Unión Europea –con todo y la separación de Gran Bretaña–, cuanto mayor es la necesidad de unidad en la Centroamérica empobrecida y atrapada por los narcos y clases políticas autoritarias y corruptas, sobre todo de Nicaragua hacia Guatemala. Unidad para que estos países avancen unidos en democracia real hacia el desarrollo, y en otro momento encontrarse con Costa Rica y Panamá que, pese a los contextos adversos, han logrado crecer mucho más rápidamente que las demás naciones de la región. El gran ideólogo de la unidad en nuestro istmo fue Francisco Morazán, y de Sudamérica, Simón Bolívar.

Válido para la prensa de Nicaragua
En un encontrón con la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany, que quiso humillarlo, el periodista Jim Acosta dio una lección que tiene validez para la prensa de Nicaragua. McEnany le reclamó por un error cometido en 2017 en una publicación sobre Donald Trump y el periodista respondió que escribió un artículo sobre eso y otros errores cometidos, y añadió: “Porque CNN es una gran organización de noticias que, en última instancia, es solo un montón de personas que intentan hacerlo bien. Y como somos personas, no siempre lo hacemos bien. Y cuando nos equivocamos, hacemos todo lo posible para explicar por qué y cómo, y tratamos de no cometer ese mismo error nuevamente.
“Así es como los periodistas mantienen credibilidad ante el público. No cometiendo nunca un error, porque eso es imposible. Más bien, haciendo todo lo posible para entender bien la historia y, cuando no lo hacemos, admitiendo que no lo hicimos. El hecho mismo de que emitamos correcciones públicas, de la manera más transparente posible, es un testimonio de nuestro compromiso de hacerlo bien”.

El fracaso del sistema de salud en Estados Unidos

El encargado de dirigir los esfuerzos de Estados Unidos contra una pandemia prevista durante la presidencia de Barack Obama y de la que fue advertido el nuevo mandatario Donald Trump, una semana antes de que tomara posesión, fue despedido en abril del 2018, y su equipo quedó al garete. Aquí comenzó la cadena de graves desaciertos que ha llevado al sistema de salud del país más rico y poderoso del planeta a fracasar estrepitosamente ante el COVID-19, pues lidera al mundo en personas contagiadas (1 millón740 mil599) y fallecidas (102 mil 516).

Brochazos sobre la personalidad de Elena Ceaucescu

Elena Ceaucescu era conspiradora, celosa y despiadada. Su personalidad era parecida a la de la albanesa Nexhmije Hohxa, esposa del dictador Enver Hohxa, a la de la alemana oriental Margot Honercker o a la de la china Jiang Qing, casada con Mao Zedong, pero ninguna de ellas, ni siquiera Qing, tuvo tanto poder y promovió tan fuertemente el culto a la personalidad, como ella. La esposa del dictador rumano Nicolae Ceaucescu, tenía una extraña tensión espiritual. Vivía atormentada por un profundo complejo de inferioridad y una insaciable sed de poder. Era terriblemente desconfiada, irascible y caprichosa y humillaba a quienes la rodeaban. Durante su visita a China y Corea del Norte en 1973, fue cautivada por la eficacia de los sistemas de control de masas que encontró allí y decidió aplicarlos en Rumania; y de Evita l Perón copió el modelo de “madre compasiva” de la nación. Elena utilizaba excesivamente la televisión de su país, pero tanta exposición al público más bien la convirtió en la persona más odiada del país.

Reactivación de la resistencia pacífica de la ciudadanía

 No impulsar con toda la fuerza que requiere la reactivación de la resistencia pacífica de la ciudadanía, es un error estratégico, porque en vez de ello se han depositado esperanzas en las presiones internacionales –y quizás en que sucederá una implosión en el orteguismo, como plantea Oscar René Vargas– y no en el esfuerzo propio. Los alegatos de que no se puede reactivar la resistencia porque es imposible ante la represión, no son sostenibles. La historia está llena de ejemplos de pueblos que lucharon contra sus opresores no porque estos lo permitieron, sino porque la gente bregó contra la corriente.

Remembranzas ante el fallecimiento del periodista Gustavo Bermúdez

Nos ha estremecido el fallecimiento por COVID-19 del colega Gustavo Bermúdez y la protesta y acusación de su familia porque la dictadura está pretendiendo ocultar la causa de su muerte. Por muchos años fue líder de la Asociación de Periodistas de Nicaragua (APN), Pedro Joaquín Chamorro Cardenal, surgida el 19 de octubre de 1981 con un claro distanciamiento respecto a la Revolución Popular Sandinista. La Unión de Periodistas de Nicaragua (UPN), nació el primero de marzo de 1978, en el fragor del combate contra la dictadura somocista y alineada al FSLN, lo que continuó cuando este tomó el poder. Los periodistas no solo nos dividimos, sino que nos atrincheramos como dos enemigos en guerra. Nos arropamos bajo banderas partidarias e ideologías antagónicas. Fue un gravísimo error para el gremio. Con el advenimiento del gobierno democrático de doña Violeta Barrios viuda de Chamorro en 1990, empezamos a acercarnos, y once años más tarde, el 16 de abril del 2001, durante la presidencia del corrupto y pactista Arnoldo Alemán, las dos organizaciones fundaron el Colegio de Periodistas de Nicaragua (CPN) y nos juntamos por primera vez, pero por corto tiempo, pues un grupo de colegas ocupó cargos directivos bajo la bandera del orteguismo y nos volvimos a dividir, ahora en tres grupos: por un lado, la APN, por otro, la UPN muy disminuida, y en tercer lugar, numerosos periodistas al margen de las organizaciones. En diciembre del 2018, como parte de la onda expansiva del estallido social de abril de ese año, creamos Periodistas y Comunicadores Independientes de Nicaragua (PCIN). Cuando Gustavo Bermúdez se dio cuenta que había un movimiento para formar una nueva organización, no estuvo de acuerdo, y planteó que era mejor fortalecer a la APN, pero en esta había muchos colegas “viejitos” como yo, y las nuevas generaciones del gremio no se miraban representadas, además, no era muy activa la APN. PCIN surgió como un trueno, muy beligerante, como lo continúa siendo, independiente de los políticos, de las iglesias, de los grupos económicos y de todos los que tienen cuotas de poder. Entonces Gustavo aceptó trabajar conjuntamente, lo cual fue algo meritorio de su parte. La muerte de este colega me ha hecho evocar capítulos de nuestra historia de divisiones y subordinaciones partidarias e ideológicas, pero como PCIN hemos dicho con voz clara y segura, ¡Nuca más!, porque la única manera en que se puede cumplir nuestra función de periodistas, es siendo independientes.

La muerte ronda

La muerte acecha, ronda, se aproxima cada vez más: se llevó al hermano de un concuño, al médico papá de una amiga de mi hija Celeste, a uno de los mejores amigos de mi cuñado, a un colega de Estelí y a otro de Managua, vecino en la Colonia del Periodista. Y la muerte apenas comienza su siega, su recolección, pues se intensificará y el horror y el espanto estarán presentes en demasiados hogares. La muerte avanza imparable, mas no cuenta con una cosa: estamos extremando las medidas de protección, las que no nos aseguran la vida, pero nos dan un alto porcentaje para que sigamos experimentando esta espeluznante historia y podamos rememorarla cuando la humanidad la haya vencido y estemos fuera de peligro.

Falsas noticias y una publicación del Canal 14


  1. Inquieta la publicación del Canal 14 sobre noticias falsas. En primer lugar, el título es intimidatorio. “Personas que difundan información falsa podrían ser condenadas a cinco años de prisión. Entrevistaron al abogado Carlos Fernando Cajina Ponce, presidente del “Foro de Abogados de Nicaragua, que dice tener mil 900 afiliados.
    2. En los últimos años este Foro ha trabajado estrechamente con la Corte Suprema de Justicia, pues el 26 de septiembre del 2016 suscribió un convenio de capacitación a sus miembros con el Instituto de Altos Estudios Judiciales del Poder Judicial; y el 27 de febrero del 2017 firmó otro con la Dirección de Resolución Alterna de Conflictos (DIRAC) de la Corte Suprema. Ambos documentos fueron firmados por Cajina. Por otro lado, llama la atención el mensaje de año nuevo que esta organización envió a sus afiliados con fecha primero de enero de este año: “Este Foro les desea a todos nuestros colegas abogados y abogadas a nivel nacional, un Próspero año nuevo. Que este nuevo año venga lleno de bendiciones a nuestros hogares, nos abunde trabajo, amor y paz! Este contenido pareciera ignorar la profunda crisis social y política del país y utiliza conceptos usuales en el discurso de Rosario Murillo. Lo anterior puede llevarnos a pensar que esta fuente del Canal 14 está inclinada al orteguismo. No obstante, en cuanto al COVID-19 el Foro tomó distancia y llamó a sus asociados a seguir las recomendaciones de la OMS, incluyendo no asistir a actividades masivas; y cuando hubo escasez de papel sellado, anunció que el 3 de febrero pasado interpondría un Recurso de Amparo en contra del Estado y del Ministerio de Hacienda,
    3. Quizá lo más peligroso de las declaraciones del abogado Carlos Fernando Cajina Ponce está en su afirmación de que pueden ser procesadas las personas que difundan información no ratificada por alguna autoridad administrativa competente. En este contexto, esto es irreal, porque el mismo régimen no permite el acceso a la información pública, como sabemos, contraviniendo la ley, sin embargo, el declarante fue completamente acrítico. En otras palabras, todas nuestras notas sobre el COVID-19 deben ser confirmadas por funcionarios del Ministerio de Salud (MINSA). Con tono de advertencia dijo que se podrían aplicar los artículos 441 y 195 del Código Penal, referidas a la difusión de información sin autorización, por un lado, y sin confirmación de parte de los implicados, y no mencionó su naturaleza represiva.
    4. En cuanto a Marla Reyes, presentada como experta en Marketing Digital, se refirió a la población en general, indicando que no está acostumbrada a verificar la información que aparece en las redes sociales.
    5. Quizá no había total claridad en cuanto a los objetivos de esta nota, o la advertencia a los periodistas fue cubierta con cierto velo referido “a los nicaragüenses” o “a la ciudadanía”, pero a como están las cosas, es mejor prevenir que lamentar. Ni “Informe Pastrán” ni “Canal 14” han citado el nombre de ningún medio ni de ningún periodista, pero podrían hacerlo, por ejemplo, Xavier Reyes publicó la muerte de Jacinto Suárez antes de que ocurriera y al día siguiente tuvo que disculparse en “Trinchera de la Noticia”. Lo pertinente ya lo han dicho varios colegas: confirmar, verificar, constatar con más de una fuente. No darle ningún motivo a la dictadura. Ser más cuidadosos que nunca. Guardar el ímpetu de la primicia, etcétera.
    6. Por otro lado, si la dictadura nos quiere fregar, lo hará, porque al no ser oficialistas, informamos lo que ella quiere ocultar, y ahí está el clavo. No nos manchamos las manos de sangre, no estamos subordinados al orteguismo. Este es el problema de fondo. Somos periodistas y comunicadores independientes y como tal corremos riesgos.

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!