26 octubre, 2020

Deceso de Sergio León, “Bam Bam” golpea a los periodistas independientes

Guillermo Cortés Domínguez

Sabíamos que estaba hospitalizado, pero nada nos hizo pensar que nos dejaría, hasta que esta mañana fuimos impactados por un estruendoso ¡Bam! ¡Bam! que nos entristeció, que nos dio ganas de llorar.

No queríamos creerlo, no queríamos que fuera cierto. ¿Ya está confirmado?, preguntamos con la esperanza de que nos dijeran que no, que era un rumor, una noticia falsa.

¿Preguntaron a sus familiares?, ¿alguno de ellos lo confirmó? Y sí, llegó la dolorosa confirmación del deceso de nuestro colega miembro de Periodistas y Comunicadores Independientes de Nicaragua, PCIN, Sergio León, cariñosamente llamado “Bam-Bam”, propietario de la radioemisora La Costeñísima, de Bluefields, donde por muchos años también fue corresponsal del diario La Prensa.

Fue un luchador consecuente contra la dictadura orteguista. De inmediato se entregó a la causa del estallido social del 18 de abril y las voces populares se escucharon en su radioemisora pese al constante asedio y amenazas de la Policía y sus fuerzas antimotines.

Una vez los agentes llegaron a su casa a las 5:00 a.m. y ahí estuvieron en señal de amenaza y cuando él salió a trabajar lo persiguieron hasta llegar a la radio, donde continuaron su hostigamiento.

Una semana antes, adeptos al régimen mancharon las paredes de su vivienda con la leyenda amenazante de “Vende Patria”.

Cuando se cumplían seis meses del asesinato del colega Ángel Gahona, él tomaba fotos de tres vehículos y unos 20 agentes policiales que se desplazaban para desestimular cualquier protesta por la ciudad de los campos azules. Ellos se detuvieron y él hizo lo mismo, se acercaron amenazantes, de mal modo le pidieron documentos y después lo llevaron a la estación policial donde lo retuvieron por una hora y finalmente le impusieron una multa.

Todo esto era para ponerle los pelos de punta. Pero él se mantuvo firme. Desde el 15 de junio tenía medidas cautelares de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, CIDH. Estuvo atendido en su causa con los primeros síntomas del coronavirus, apenas días después que por una demanda por “injurias y calumnias” fue citado a un trámite de mediación en los juzgados.

El 2 de junio fue hospitalizado y Bam-Bam dio la batalla, pero la carga viral fue más fuerte que él. Aquí estamos muy golpeados por su fallecimiento, pero conscientes de su legado al lado de la lucha popular contra la tiranía. Su ejemplo nutre nuestra lucha por la libertad de expresión, la libertad de prensa y el pleno respeto de los derechos humanos. Un abrazo a su familia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!