Libro de Henry Petrie en Nuevas Miradas recuerda que en abril brotaron las luciérnagas en Nicaragua

Juan Ramón Huerta

Las sombras era gigantescas. El acomodo de los nicaragüenses era visible y desestimulante. Todos comentaban y repudiaban pero en silencio. El manto negro del miedo estaba sobre las universidades públicas y algunas privadas. Era el mes de abril, ni una gota de agua, pero de pronto, una nube de luciérnagas salen de sus salones de clases de la Universidad Centroamericana, indignadas porque la reserva Indio Maíz estaba en llamas, hervía.

Otras luciérnagas de las universidades vecinas, UNI y UNAN Managua salieron clandestinas, con sus luces apagadas y se fueron hasta donde estaba el brote de luciérnagas. Marcharon, protestaron, gritaron y siguen luchando, pese a la muerte, la cárcel y todo tipo de vejamen nunca antes vivido con esa intensidad en Nicaragua.

Nuevas Miradas registra la primera marcha frente a la UCA, un insospechado día. Días antes antes, valientes estudiantes reclaman en su cara al diputado orteguista Edwin Castro quien era docente de Derecho en esa universidad.

Castro había acusado a los jóvenes universitarios de “ladrones y sinvergüenzas” por eso le gritaron “corrupto, ladrón y sinvergüenza”.

Los ánimos estaban caldeados. Los muchachos fueron amenazados con expulsión, versión que no se confirmó, tampoco se realizó.

A ellos,el escritor Henry Petrie, dedica el título de su libro, salido del alero de Nuevas Miradas porque es una recopilación de los artículos escritos en su columna, El círculo.

En la siguiente entrevista, el autor se refiere a este tema y a otros muy candentes en el escenario político actual.

Comparte:

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!