El poder como una droga alucinante

Gráfico de Wix.com / NM

Oscar-René Vargas

Desde el 2018, el poder se revela como una droga alucinante, capaz de transformar el buen juicio de cualquiera y obnubilar su raciocinio. Es el desvarío del poderoso, que cree tener una misión mesiánica para alcanzar metas fabulosas, vocación faraónica que nubla la mente y, por lo general, conduce al dictador hacia el fracaso. Es la metamorfosis del poder autoritario.
Desgraciadamente su fracaso no es individual ni puramente personal. Antes, el obnubilado arrastra consigo a los demás, a los cortesanos que les rodean y a los que les adversan. Conduce al país, con su ceguera insólita, hacia el borde del precipicio. No le importa, su mente está poseída por la idea del poder infinito, por el afán interminable del mando y la hegemonía absoluta.

Los aduladores
En su racionamiento, la continuidad de su mandato es casi una premisa divina alimentada por los aduladores y serviles que lo rodean, una derivación incontrolable de poderes tan superiores como incuestionable. Es casi una locura y la alucinación que se desprende del ejercicio autoritario y arbitrario del poder.
A su lado, en sumisión, un coro de leales e incondicionales entonan los cantos cortesanos. Son los lambiscones del poder, que nunca faltan. Entre ellos, sobresalen los “sabios” magistrados, los que se encargan de retorcer las leyes para dar el sustento formal a las argucias y falsedades del poder autoritario.
Más allá, en la fila de espera, se alinean algunos curas y pastores que reciben prebendas o tienen algo que ocultar; los diputados, esos que dicen ser los representantes de todos nosotros; los empresarios rentistas y oportunistas; por último, los políticos comparsas; todos ellos forman parte del teatro de la política nacional. Todos ellos le cantan loas al dictador.
En el segundo semestre del 2020, la sociedad civil tendrá que enfrentar obstáculos y encrucijadas, abismos y hondonadas, riesgos y peligros. Ojalá que logremos sortearlos y podamos salir indemnes de esta alocada travesía a la que nos empuja la insensatez del poder autoritario y la ambición desmedida de unos cuantos cortesanos.

No puede haber indiferencia
Los miembros de la sociedad civil no debemos permanecer indiferentes a la problemática nacional, a riesgo de quedar convertidos en obedientes y sumisos súbditos. Es la hora de unidad para salirle al paso a la irracionalidad del poder dictatorial e impedir un nuevo ciclo de violencia.
La oposición ciudadana y los autoconvocados, más que los partidos políticos tradicionales, debe ser la opción política, alternativa creadora con propuestas novedosas, si es que en verdad se quiere ser instrumento de cambio, de la transformación social y de la democracia política.
No es necesario recordar que los pronósticos políticos son siempre condicionales, contienen opciones y alternativas. Toda pretensión de poseer poderes precisos de predicción sería ridícula, tratándose de una pugna entre fuerzas sociales vivas. El objetivo de la predicción política es diferenciar entre lo posible y lo imposible y hallar las variantes más probables entre las teóricamente posibles.

Futuro no está prefijado
El futuro es pocas veces predecible. No por ello hay que dejar de imaginarlo en términos de prospectiva y análisis, preparándonos para actuar ante las diversas circunstancias o escenarios posibles, de las cuales una sola se producirá. Hemos de tomar conciencia de las evoluciones en curso y reflexionar sobre la posibilidad de cada uno de los principales actores vaya a intervenir, conocer los intereses en juego y fijar el rumbo de la sociedad nicaragüense.
El futuro de Nicaragua no está prefijado. Por el contrario, demanda respuestas sin tardar sobre los principales temas que enfrenta la sociedad nicaragüense como: desarrollo humano, empleo, pobreza, desigualdades, gestión de los recursos finitos, depredación de los bosques, conservación de las fuentes hídricas, destrucción de las reservas naturales, etcétera. Hoy más que nunca, el futuro nos pide acción si no queremos enfrentarnos a la peor de las futuras coyunturas posibles.

A continuación dejamos un video de los dictadores más locos, tomado de Periodista Digital

https://www.dailymotion.com/video/x7mahug

Comparte:

También te puede interesar

2 comentarios sobre «El poder como una droga alucinante»

  1. Qué es el poder que es lo que da el poder hay dos direcciones de poder Él es el espíritu de superioridad El armamento y el cargo que muchas veces dan el poder un policía y está sin pistola y sin acá en la calle es un niño desnudo ya yo lo sabes muy bien que lo único que ellos le del poder es esa acá que anda Aunque sepan que es el gobierno que al gobierno el pueblo lo mantiene pagando los impuestos un funcionario que está en un cargo público Desde esa estrado puede humillar a cualquier ciudadano porque ciudadano está demandando determinado servicio y ahí le ponen costosa la luz al agua al teléfono a la internet o al servicio que estés demandando por ejemplo si va a la alcaldía a querer inscribir que se te murió alguien o vas a querer retirar un certificado de qué se murió alguien no te lo dan porque no sos partidarios del gobierno tenés que buscar a alguien afín al gobierno para que vaya el hacer la gestión y que sea respetado por el funcionario que está por decirte así en esa institución donde se inscriben a los muertos de la alcaldía en Registro Público o registró la propiedad los fallos judiciales van en contra o que no tenga la razón para allá en contra tuya esas son los sitios Los ejes de poder que el gobierno muchas veces se está manifestando cuando se rompe esto cuando Sencillamente en una elección que se haga supervisadas por los organismos está nacionales y que no permita que los paramilitares estén gobernando o estén ocultos con una buena supervisión internacional se podría demostrar que el poder lo tiene el pueblo y ahí que lo que estamos viviendo no es una democracia sino una tiranía que es la que viene aficciando día a día la población y el poder económico que ellos han ejercido lo compartieron con el concepto ejemplo y ahorita ello estaban centrando todo el poder en el poder de la administra la telefonía la luz eléctrica y El combustible y eso a ellos les va hacer un daño cuando de manera Irreversible en las votaciones se den cuenta que más del 95 96 porciento ya no está con la dictadura

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!