El manjar de la naturaleza que el poder político y económico de Nicaragua quiere arrasar

Colaboración especial de Ricky Pineda y Nuevas Miradas

El pueblo mayangna es uno de los pocos en el mundo que tienen una convivencia inherente con la naturaleza y hoy es víctima del acoso de poderosos intereses políticos y económicos que ven esa reserva como “un manjar” para su enriquecimiento.

Este lugar conserva todavía, muchas de las últimas poblaciones centroamericanas de especies como el oso hormiguero gigante, el tapir de Baird, el mono araña centroamericano, el jaguar, el águila arpía y el cocodrilo americano. En el caso de los de tapires de Baird y de monos araña, se trata de las últimas poblaciones del mundo.

Es también,como lo indica la Unesco, “el hogar del pueblo indígena mayangna cuya población ha habitado durante siglos. Este pueblo ha desarrollado un conocimiento complejo y extenso de la flora y fauna locales, y ha moldeado el sistema biológico mediante sus prácticas culturales”.

Un mayangna de cepa, Ricky Pineda, a pocos meses de graduarse como médico, es además, colaborador y aliado de Nuevas Miradas, presenta hoy un reportaje gráfico con los lugares de exuberante naturaleza y vistas paradisíacas de un ángulo de la codiciada reserva. Pineda, con mucha propiedad describe los lugares en primera persona.

Este es el río Amak, que en español significa agua dulce, cuenta con mas peces por su frescura que sale de la montaña mas verde de la reserva de Bosawas. Desemboca en el rio Bocay; al fondo se ve el cerro Unayamsi, es el cerro que posee mas minerales dentro del territorio indígena mayangna, ya que de ella salen caños o quebradas que poseen pepitas de oro que son recogidas los indígenas para suplementar muchas necesidades.

Este es el traje y grupo de nuestra Danza Cultural indígena mayangna, se llama danza Yuskuh, en honor al cacique Yuskuh, del cual somos descendientes históricamente desde hace más de 500 años. El arco y la lanza son las armas de defensa, y de caza que nos representan…con ello nuestro cacique nos defendía cuando los españoles o los blancos llegaban a saquear y llevarnos como esclavos.

Esta es una cultura, sobre todo un rito que hacemos los indígenas de la costa y sobre todo los mayangnas, cada vez que sepultan a un ser querido, los familiares dejan una cruz y una taza de agua o café ya que según nuestros abuelos y antepasados, el difunto se regresa por la noche a tomar la taza de agua o café.

Nuestra sobrevivencia se caracteriza por la caza y pesca, cada vez que cazamos un animal comestible como danto, venado o chancho monte, uno pone la cabeza o la mandíbula del animal en la parte alta de la cocina, ya que eso llama a mas animales de la misma especie, así cazamos a mas animales, es una costumbre ancestral.

Así se ve un atardecer en rio Coco frontera con Honduras, en el territorio mískitu.

Comunidades indígenas asentadas en las orillas de los ríos, una comunidad indígena siempre va estar a la orilla del río.

Cuando crecen los ríos durante la estación lluviosa y la desembocadura de dos ríos; en este caso, el río Amak y río Bocay, con su paisaje exótico.

Este es una muestra de que los colonos llegan a invadir nuestras tierras y practican la ganadería ilegal en nuestras tierras ocupadas.

Terrenos ocupados por colonos en la comunidad Kudahwas de territorio mayangna sauni bu.

Para los indígenas el palo de coco es una representación icónica, identifican la existencia de una comunidad en ese sitio..

Estas son las rocas preciosas a la orilla de los ríos en nuestros territorios indígenas.

Así se ve la playa, a la llegada de la comunidad Pankawas río Coco.

Este es puerto principal de entrada para el territorio indígena mayangna sauni Bu; se llama Ayapal, municipio de San José de Bocay, departamento de Jinotega. Desde ahí hay que navegar 9 horas hasta llegar a la comunidad Amak, capital de los mayangnas.

Así se ve el río durante la estación seca producto del despale ilegal de los colonos a la orilla de nuestros ríos, una amenaza cada día, nos están dejando sin poder navegar nuestros ríos.

Esta es una vista del cerro Unayamsi, un sitio histórico, ahí hay un campo de aterrizaje de mas de 200 manzanas cuadradas, que hicieron los ejércitos durante la guerra de los años 80. Desde ahí tenían el control de la guerra en todas nuestras montañas. El río Amak, abajo.

Así navegamos en nuestros ríos, es nuestra única vía de navegación, un bote y una palanca, los indígenas son especialistas en navegar.

Este es una toma desde el bote de motor en río Bocay.

http://www.unesco.org/new/es/natural-sciences/priority-areas/links/biodiversity/projects/mayangna/

Comparte:

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!