En Nicaragua no se puede ir a elecciones con una Coalición débil

Imagen tomada de Estrategia y Negocios 

“La coalición es el arte de llevar el zapato derecho en el pie izquierdo sin que salgan callos”     

Guy Mollet

Julio César Guerrero Dias

Con la aprobación de la fecha de las próximas elecciones nacionales que será el 7 de noviembre de 2021 prácticamente se inicia spring training del proceso electoral.

Ya los equipos, partidos políticos se alistan para el juego cívico, sin tener un horizonte claro con que equipo van a jugar, en qué estadio, con qué jueces lo peor es que no han confeccionado un equipo, digo equipo no grupo porque  grupo es lo que hay ahora.

Escribir sobre temas políticos en todos los contextos y en todos los espacios resulta un poco complicado ya que pareciera que solo les compete a los expertos, politólogos, políticos.

Nadie es ajeno a la política

Sin embargo, la política le debe de ser interesante a todas las sociedades, ya que es a partir de la ésta es que las sociedades en todas partes de mundo van creando su propio destino, y por otro lado hacer política nunca puede estar al margen las sociedades que son los grandes protagonista en la construcción de la democracia.

“El hombre es un animal político”, una frase de Aristóteles. Significa que el hombre se diferencia de los animales, entre otras cosas, porque vive en sociedades organizadas políticamente, en cuyos asuntos públicos participa en mayor o menor medida, con el objetivo de lograr el bien común.

La felicidad de los ciudadanos, si partimos de nuestra realidad que es el contexto donde nos ubicamos, la pregunta sería ¿usted siente que participa dentro de la política? ¿le han proporcionado espacio para participar? ¿Piensa que sistema es autoritario? desde esta concepción ¿cree que es necesario participar en la política?

Qué se busca con la política

Debemos de tener claro que el hombre y la mujer, además, de ser seres racionales, con la capacidad para pensar, reflexionar, discernir, ser consciente de su existencia y de la de sus pares, y como ser racional puede distinguir lo bueno de lo malo, lo virtuoso de lo inmoral, lo positivo de lo negativo, lo acertado y lo desacertado.

Nuestra sociedad se sentará un momento para reflexionar sobre esto ¿qué dice usted, o la mayoría se ha dejado o se deja llevar por las promesas, el discurso bonito? De los que hacen política.

La razón, en este sentido, empuja al hombre y a la mujer a buscar lo justo, lo virtuoso, lo bueno, en suma: la felicidad. Pero para ello, para formarse y realizarse plenamente, el hombre y la mujer necesita de los otros, es decir, necesitan vivir en sociedad, intercambiar pensamiento, socializar ideas, compartir reflexiones, argumentar y fundamentar posiciones desde estas perspectivas también estás haciendo política, ¿lo hacemos? Todo esto contribuye a ir creando una cultura política de respeto, tolerancia, de equilibrio social, sin renunciar a nuestro pensamiento.

¿Y las condiciones?

Comparto estas ideas desde Nuevas Miradas para entrar un poco al contexto electoral que prácticamente ha iniciado, el Consejo Supremo Electoral como poder del estado nicaragüense, ha puesto fecha para las próximas elecciones el 7 de noviembre de 2021.

Lo anterior ha generado suspicacias para unos y tranquilidad para otros, me refiero a los partidos políticos, y por qué no decir que a la sociedad también.

Es incorrecto pensar que la política nos es ajena, que por mas ideales que se tengan sólo compete a los que están en el gobierno y que la gente “común y corriente” no puede hacer nada para cambiar las cosas, de tal modo que solo hay que preocuparse por “lo propio”, como si lo que sucediese en la política atañe solo a los políticos.

La necesidad de una verdadera coalición

Para aclarar esto, se busca a través de esta reflexión analizar diferentes significados y ámbitos de aquello a lo que se llama política, es una indagación del concepto de política y su interacción con otras actividades en las que el hombre y la mujer se circunscribe, ubicada en el área de la filosofía política, ámbito de las ideologías como valoraciones de las ideas políticas y la reflexión de sus consecuencias en los grupos sociales.

El proceso electoral venidero en nuestro país desde ya se está centrado en todas las estrategias que los partidos políticos van a utilizar, unos para consolidar el poder y otros en busca de sustituir ese poder, de ahí es donde antes y ahora surgieron las coaliciones políticas, el tema de las coaliciones, alianzas o pactos aparece con luz propia en la vida de nuestra democracia.

Siempre que el poder político se pone en juego mediante elecciones o votaciones, ya se ha convertido en común en muchos países que se agrupen los partidos políticos, aunque su filosofía ideológica sea diferente tienen un objetivo común, sustituir al gobierno de turno-

Una coalición no se construye con comunicados

Las coaliciones una vez que se busca organizarse pasan por diferentes etapas desde la base ideológica de cada grupo, hasta la forma de actuar, los que son aceptados y los que son rechazados, ese proceso es lo que hace que las alianza vayan perdiendo confianza entre ellos, porque cada agrupación quiere estar por encima de los demás además de eso, buscan los espacios mas significativos dentro de la coalición, la gran discusión son los espacios de poder que van a tener dentro de la coalición.

Las alianzas de clases o grupos sociales siempre acaban por fraccionarse y disolverse. No sólo la consecución de parte de los objetivos propuestos genera el desgajamiento de los miembros siguiendo la teoría del «fin del camino juntos» tras la fatigosa instrumentalización política de la alianza, sino que también se provocan escisiones en la coalición cuando la táctica-estrategia empleada para conseguir los objetivos no es unitaria, provocando la lucha entre las fracciones y en muchos casos la salida o expulsión de integrantes.

Por otro lado, la extinción de la causa de la coalición condiciona enormemente su mantenimiento. De cualquier modo, las alianzas son efímeras si no llegan a un marco de vida asumido por todos los elementos del nuevo grupo social, ya sea en el poder o en la oposición.

La tendencia es el fracaso, en nuestro país dicen que existe una coalición política, las coaliciones no surgen a través de comunicado, ni de comisiones, surgen de la voluntad política de una parte de la sociedad.

Vemos que en esta coalición lo que menos se percibe es lo común no hay un plan de trabajo que al menos ponga a reflexionar a la sociedad, existen muchos intereses personales, ambiciosos y eso hace que al final no se puedan comunicar.

Conflictos habrá pero se debe trabajar con estrategias

Una vez que se construye la coalición, gracias al establecimiento de un conjunto de objetivos o a un objetivo común, comienza a esbozarse la táctica que los integrantes emplearán para su consecución, la distribución de roles y el reparto de las posibles conquistas esto promueve conflictos internos.

Según sea el tipo de coalición, así será su cohesión interna, nuestra realidad nos dice que esta es una coalición de nombre que solo ruido hace, que no inquieta a nadie y que no son todos los que están, ni están todos los que son.

Por tanto, organización y programas son los medios para establecer una relación entre los partidos u otras organizaciones coaligados.

La igualdad de los miembros nunca es una realidad, por lo que en el interior de la coalición se establece una cierta jerarquía.

Para descubrirla tenemos que atender a la dimensión de cada partido de élite de masas, es decir que es lo que puede aportar en términos de votantes, la posición de poder en la acción política fuerte tradición en el gobierno o en la oposición o la estructura interior desde su partido, una coalición no se organiza de la noche a la mañana su complejidad radica en que cada participante tiene algo diferente que decir y proponer, porque representa interese de su sector representado.

Alianzas sólidas por la democracia

A la hora de confeccionar las listas de candidatos se descubre la flexibilidad o rigidez de la coalición. Aunque el sistema electoral en sus variantes puede fijar un mayor o menor grado de cohesión interna, como se ha venido viendo, la disciplina de los coaligados señala la verdadera solidez de la alianza y su posibilidad de triunfo, máxime cuando en el juego interno de la alianza los grupos políticos más pequeños defienden su importancia frente a los grandes.

Desde Nuevas Miradas trato de compartir mis ideas sin querer pretender que ustedes como lectores tomen como verdades estas reflexiones, soy un ciudadano mas y tengo derecho a opinar, no pertenezco a ningún partido político mi partido es la academia, es la universalización de las ideas.

Comparte:

Julio César Guerrero Días

El ágora nica | Desde la antigua Roma, el espacio público sigue siendo el más idóneo y transparente para el debate.

También te puede interesar

Un comentario sobre «En Nicaragua no se puede ir a elecciones con una Coalición débil»

  1. El problema no es ir a elecciones con una coalición débil, el problema es ir a esos comicios con una Alianza Cívica, una UNAB y un Movimiento Campesino débiles. La reciente encuesta de Cid Gallup reflejó resultados decepcionantes para estos sectores opositores auto convocados porque la ciudadanía encuestada percibió que hay falta de entendimiento y conflicto entre ellos, que los hace verse divididos, débiles y con estrategias diferentes.
    Una encuesta posterior, la del Diálogo Interamericano, que idealiza unidas a la Alianza Cívica, UNAB y Movimiento Campesino, arroja resultados que las hace favoritas para ganar unas elecciones presidenciales ante el orteguismo sin necesidad de integrar una coalición. Esto es algo real.
    El problema en integrar una coalición en este momento es, precisamente, la falta de unidad de los auto convocados Alianza Cívica, UNAB y Movimiento Campesino. Ante esa debilidad manifiesta, partidos con escasa clientela política afirman que ellos son la única solución por tener una casilla, pretendiendo maniobrar en esa coalición para tomar control de ella.

    El tacto político exige a los auto convocados integrar esa coalición con mucho músculo, y esto significa priorizar la unidad y llevar esa percepción de fortaleza a toda la nación mediante una organización territorial. Integrar la coalición debe ser un acto posterior, en el momento oportuno. Si no se tiene ese tacto, los liderazgo verdaderos surgidos desde el 18 de abril del 2018 serían relegados, y los beneficios de esas luchas dolorosas serían capitalizados por los políticos tradicionales de siempre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!