28 octubre, 2020

Muy difícil que el gobierno logre acallar al periodismo

 

“Todas las dictaduras de derecha o izquierda, practican la censura y usan el chantaje, la intimidación y el soborno para controlar el flujo de información. Se puede medir la salud democrática de un país evaluando la diversidad de opiniones la libertad de expresión y el espíritu crítico de sus diversos medios de comunicación”. Mario Vargas LLosa

 

La censura hacia los periodistas se ha manifestado en todas las épocas a partir que el poder se siente amenazado por la información proporcionada por los comunicadores a la ciudadanía. En Nicaragua, el gobierno a través de sus leyes trata de callarlos, pero no perdamos de vista que dentro de los propios medios existe la censura y también esa hay que combatirla.

Julio César Guerrero Dias

Los medios de comunicación, los comunicadores y la información es el trinomio perfecto que en la actualidad las sociedades están recurriendo para conocer cómo se desarrollan los acontecimientos.

Hablar de censura, mordaza, amenaza, silencio, en este momento no es nada nuevo, siempre y en todas las épocas ha existido y seguirá existiendo.

Censurar hoy no es una estrategia que favorece a los que tienen el poder, es lo mas absurdo que se pueda hacer para que los periodistas no divulguen lo que está sucediendo.

Nada se puede ocultar gracias a la magia de las nuevas tecnologías; censurar provoca en los comunicadores vigilar mejor el entorno, como perro guardián de los hechos estarán mas pendientes de la administración de la cosa pública, y de alguna manera compartirán con su público las representaciones de lo que sucede en el entorno inmediato.

Por lo tanto, por muy leyes que existan los comunicadores no callarán, por el sentido de responsabilidad con su profesión y sus audiencias.

Ignacio Ramonet (1998) advierte que hemos pasado de una censura tradicional y directa a una censura moderna con mecanismos indirectos, esto nos lleva a indagar sobre cuál es la concepción de censura por parte de los periodistas locales ante este panorama incierto, ya que son ellos quienes investigan la información de los hechos y experimentan la censura por parte de sus jefes editoriales o la autocensura misma al momento de decidir a quiénes entrevistar y qué preguntar.

Estamos claros que así funcionan la mayoría de medios de comunicación de aquí y de otros lugares, ¿usted cree que no hay censura dentro de los medios? o ¿piensa que el periodista escribe lo que él quiere, y como quiere escribir? ¿tiene libertad de escribir el periodista? ¿está condicionado? ¿cómo anda nuestros medios? también esto es censura mirémosla de todos los ángulos.

Los medios de comunicación tienen como objetivo primordial proporcionar la información necesaria a la ciudadanía para acercarla con su entorno y explicarles los hechos que más les incumben, sin embargo hay una serie de implicaciones que atraviesa un periodista para poder informar de manera clara y aproximada los sucesos.

Una de ellas es el respaldo que tienen de su respectivo medio para publicar y difundir información en sus productos periodísticos, o en ocasiones son los mismos periodistas quienes deciden dejar de lado algún tipo de información que consideran puede traer fuertes consecuencias hacia su persona, hacia el medio o hacia sus entrevistados.

Es ahí cuando se hace presente el fenómeno de la censura, es decir, la reprobación de contenidos y opiniones por considerarse contrarios a la moral, la cultura, la religión, la política o a algo personal, ¿se hace o no se hace en nuestros medios?

Frente a esta situación de restricción informativa, hoy las redes sociales marcan el paso como formas de comunicación, es el espacio donde el ciudadano se puede expresar de la manera mas libre para compartir sus opiniones, sus discrepancias, descargar su rabia frente a algo o alguien, de tal manera que esta forma de socializar las ideas nunca la van a poder silenciar por muchas leyes que surjan.

Debemos de saber que todas las leyes que nazcan de los órganos legislativos de los  gobiernos de turno son represivas, están hechas a la medida de sus proyectos políticos, sociales y económicos.

Hay una bandera en común de todos; el bienestar y la tranquilidad social, para la paz y para el desarrollo social, para la buena gobernanza del estado, pero esto no es cierto, las leyes que afectan a sectores de la sociedad desestabiliza el estado social, crea rechazo, incertidumbre, indignación, provoca ansiedad, malestar y eso no abona a la búsqueda del entendimiento social, es mas las leyes provocan explosiones sociales en todas partes.

La censura según Olga Dragnic (citada por Alzuru, 2009: 87) es “la intervención total o parcial de las autoridades en los contenidos de los medios de comunicación social, con el fin de controlar los mensajes que emiten. La censura puede ser previa o bien hacerse efectiva después de la difusión de la opinión o de la información”. Diversos periodistas han expresado duras críticas por entenderla como una violación a la libertad de expresión.

Ahora bien, el imperativo “decirlo todo” debe contar con sus precauciones ya que también existe una necesidad de que toda expresión sea siempre un acto de responsabilidad en el que el límite es el otro y la integridad de los demás.

Chalaby (2000) señala cuatro tipos de censura: las de carácter legal que comprende la regulación desfavorable al ejercicio de la libertad de prensa; la administrativa, medidas para obtener licencias como las concesiones de radio y televisión o de cualquier otro medio; la violenta, cualquier tipo de agresión y amenaza, esta da pie a la autocensura y la económica el otorgamiento o despojo de subsidios y subvenciones.

Todos estos tipos de censura se expresan de cuatro maneras, la censura previa aquella que se “revisa” y se decide qué aparecerá, la censura posterior medidas para que el mensaje no se siga difundiendo o se castigue al autor, la autocensura la alineación para permanecer en la estructura del medio al que se trabaja, y la censura fundamental la influencia del factor económico en los contenidos del medio.

Partiendo de esta fundamentación teórica acerca de la censura nos encontramos que todas se desarrollan y se aplican en todas partes y por supuesto los medios locales en algún momento la han sentido, la han vivido y siguen sintiéndola, por parte del estado.

Tampoco la propiedad privada está exenta de no censurar, cuando un patrocinador de un programa si ve involucrado en alguna situación anómala y ocultas algunos datos en tu escrito y está a la medida de ellos, ¿no crees que es censura? o ¿es corrupción? ¿hay o no hay corrupción en los medios?  ¿hay o no hay censura en los medios? son dudas planteadas que si usted es comunicador se las debe responder, pero también usted ciudadano puede hacer sus propias consideraciones acerca de esto.

Alzuru (2009) clasifica a la censura de dos maneras, una negativa donde hay una intervención del Estado sin ninguna razón de ser, y otra positiva donde las autoridades intervienen en la constante revisión de información para salvaguardar la seguridad y evitar que se abuse de la libertad de expresión. La censura tiene que ver precisamente con el límite entre lo mostrable/decible y lo no-mostrable/no-decible.

Aquí nos encontramos con una situación difícil a pesar que existe una Ley de acceso a la información pública, no exclusivamente para periodistas, si no para la ciudadanía, siempre presentan obstáculo para poder tener acceso a esa información, es por estas razones que el periodista recurre a otras fuentes que sus referentes también se presta a la duda, en término reales es una ley de papel ya que no se cumple con lo establecido en dicha ley a esto se le llamaría censura negativa.

El otro elemento que contempla esta concepción de censura es la positiva que tiene que ver la información de la seguridad nacional esto lo contempla CAPÍTULO III de la clasificación de la información en el artículo 15 de ley de acceso a la información pública de nuestro país, este aspecto de la información todos los estados del mundo la consideran de suma necesidad para la protección del país.

En ocasiones, la intimidación legal puede ser efectiva para contener la crítica, pero, en otras, la manipulación no logra su intención.

No basta con mirar la severidad de las sanciones contempladas por difamación para adelantar la reacción de la prensa, que no puede concebirse simplemente como objeto pasivo de control, sino que debe verse como un actor con capacidad de agencia propia, inserto en un entramado más amplio de actores y recursos.

Así, no es posible predecir los efectos específicos de determinada ley restrictiva sobre los contenidos de la prensa sin tener en cuenta variables adicionales, lo que lleva a pensar que la efectividad de la manipulación no es lineal, sino relativa a los contextos particulares.

Es una jugada que depende de los cálculos, los recursos y la habilidad de la prensa, también de las características de otros actores presentes que pueden imponer costos u obstaculizar las estrategias, o bien facilitarlas.

En todas partes del mundo el periodismo pasa por esta situación, sin embargo siempre ha salido adelante, aquí no será una excepción se seguirá informando de lo que sucede aquí y allá.

Julio César Guerrero Días

El ágora nica | Desde la antigua Roma, el espacio público sigue siendo el más idóneo y transparente para el debate.

Ver todas las entradas de Julio César Guerrero Días →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!