28 octubre, 2020

Cuando se siembran tempestades no hay sombrillas ni pararayos que valgan

Nuevas Miradas

Octubre, mes de abundante lluvia, de vientos y tormentas que se tornan tempestades, mes de refugio en casa para ver crecer los lirios, líquenes verduscos, rojos y amarillos; y helechos, desde las ventanas.

Mes cuando la naturaleza y la justicia truenan y no valen sombrillas ni pararayos y cuando la Biblia manda a los católicos a no tener miedo “…no se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo”.

El mes de octubre ha sido, también, glorioso para la literatura latinoamericana, porque con 11 años de diferencia, un 21 de octubre recibieron el Nobel de literatura Pablo Neruda primero en 1971 y después Gabriel García Márquez en 1982.

Mes de señales fuertes. Salen las cosechas, algunas buenas; otras malas, cuando se ha sembrado mala semilla, cuando se han sembrado tempestades.

Luis Sánchez Corea

Mirada gráfica | Los trazos de una mirada a la realidad; o te hacen reír o te ponen a pensar.

Ver todas las entradas de Luis Sánchez Corea →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!