4 diciembre, 2020

Primer deslave en Pantasma, ríos crecidos y medios con dificultad para informar

Fotos y video de Jacksell Herrera, alcaldía de Pantasma / NM

Guillermo Cortés Domínguez y Nuevas Miradas

Pese a los extraordinarios esfuerzos realizados por periodistas y comunicadores independientes de Nicaragua, tengo la impresión de que ha sido sumamente difícil informar sobre el paso del huracán ETA por territorio nicaragüense, quizá porque la mayor parte de la trayectoria de este monstruo fue por corredores despoblados donde también hay problemas de conectividad y porque se requiere de una mayor planificación y organización de una cobertura compleja, peligrosa y muy costosa.

Esta tarde del miércoles 4 de noviembre, el alcalde de Pantasma, Oscar Gadea y su equipo de trabajo se movilizaban por las zonas afectadas en Wale y por río Jícaro, fronterizo con el municipio neosegoviano de Quilalí.

En este municipio se lamentan hasta ese momento la destrucción de una casa pero seguía lloviendo y la amenaza del río Jícaro, afluente de el Coco seguía latente.

Wawa Bar azotado

La destrucción del bosque y de techos en Wawa Bar, la muerte por un deslave de dos mineros artesanales, la crecida de ríos en la RAAN y Jinotega, inundaciones en Rivas y una vivienda soterrada en Pantasma, ha sido lo más relevante que se ha informado.

Aunque hoy el Sinapred e Ineter compararon los daños causados por ETA con la destrucción dejada por el JOAN, no se han publicado hechos que lo demuestren. ¿Qué daños causó ETA después de Wawa Bar? ¿Cómo afectó a Prinzapolka y los poblados mineros? ¿Qué estragos hubo en Jinotega?

La mejor noticia hasta ahora es que el terrible huracán categoría 4 entró a tierra a unos 40 kilómetros al sur de Bilwi y la ciudad se salvó de quedar en escombros.

Con los avances en las tecnologías de la información y la comunicación, creí que la información fluiría con mayor rapidez, pero no ha sucedido, quizá por lo inaccesible de la ruta del fenómeno. Creo que “Divergentes” hizo un esfuerzo especial, hasta que su equipo se quedó varado en Okonwás, cerca de Siuna; también Canal 10, una de cuyas periodistas informó desde la comunidad de la Bambana, municipio de Bonanza, pero su enviada a Siuna fue detenida por árboles caídos en la carretera.

Medios se quedaron cortos

El diario “La Prensa”, que cuenta con muchos recursos no hizo una cobertura especial, pese a los corresponsales que le quedan, muy pocos, por cierto. En “Radio Corporación” fue importante contar con una comunicadora que habla mískitu, pero no envió periodistas a la RAAN, tampoco “Confidencial”.

Varias plataformas digitales transmitieron desde Managua y fuera del país, como Onda Local, Despacho 505, República 18, Boletín Ecológico, Artículo 66, Nuevas Miradas, Nicaragua Actual, La Mesa Redonda y otras. También se creó un pequeño grupo de medios encabezado por 100% Noticias. Notimat, de Matagalpa, se movilizó por Jinotega.

En la RAAN hay varios medios de comunicación que inicialmente trasmitieron algunas notas sobre Bilwi, sobre las alertas y evacuaciones, los primeros vientos y lluvias, sobre los refugios llenos de gente y sus necesidades de energía, agua y alimentos, la desatención oficial a algunas comunidades, sobre todo de Bosawás, los reportes del Centro Nacional de Huracanes de EE. UU., pero no mucho más sobre la marcha del ETA.

La “Radio Uraccan”, de Siuna, no cambió su portada en tres días y durante más de 48 horas ha estado transmitiendo el primer informe del Sinapred y los discursos de R. Murillo. Desde Bluefields estuvieron informando “La Costeñísima”, “Noticias de Bluefields” y “Noticinco.”

Movilizaciones son carísimas

Esto no es una crítica a mis colegas, de quienes me consta sus grandes esfuerzos por comunicar lo que está ocurriendo, pero creo que los periodistas debemos organizarnos mejor, en grupos, y distribuirnos en sitios estratégicos por donde se prevé que pasará el meteoro, aunque sabemos que el curso puede ser errático. Adicionalmente, debemos mejorar nuestro equipamiento, porque, por ejemplo, se dieron varios casos de periodistas que se quedaron sin carga en sus celulares.

Por supuesto que puedo estar equivocado por lo que apreciaría otros enfoques sobre este tema. Es posible que la cobertura de estos fenómenos naturales requiera de mayor tiempo respecto de los acontecimientos de la vida cotidiana y que en los próximos días fluya la información. De todos modos, me queda una sensación de vacío informativo.

La comparación que hicieron Sinapred e Ineter me parece fuera de lugar, antojadiza y descabellada, porque no se ha producido, ni por cerca, la destrucción de una ciudad tan importante como Bluefields. Por otro lado, tampoco se reportan imágenes de los árboles de los bosques caídos como palos de fósforo, como hizo el Joan, que arrasó con la selva en grandes extensiones de la RAAS. Quizá quieran sobredimensionar los estragos, pero no se han presentado evidencias. Si no hubo tanto daño como cuando el Joan y, por supuesto, cuando el Mitch, ¡qué bien! por los pobladores de la RAAN y por Nicaragua.

 

Un pensamiento en “Primer deslave en Pantasma, ríos crecidos y medios con dificultad para informar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!