4 diciembre, 2020

¿Politiquería o análisis críticos serios?

Henry A. Petrie

Hay que combatir la corrupción tanto como la represión y el absolutismo de poder; repudiar el caudillismo tanto como el fanatismo político y el oscurantismo religioso. También hay que combatir la hipocresía social disfrazada de populismo, tanto como el puritanismo moral y la politiquería.

Radiografía política de Nicaragua: dictadura bien fortificada y oposición inepta, incapaz de organizar a los sectores populares. La dependencia tiene dos vertientes: primera, la cooperación internacional para el desarrollo de programas de crecimiento social económico y, segunda, las acciones sancionatorias de gobiernos y organismos internacionales a la dictadura.

De pronto, quieren cambiar la realidad con análisis sesgados por intereses mezquinos, más que por balance objetivo de causa-efecto. En sus labores proselitistas acuden a los mismos métodos de manipulación. Quienes obramos por algo distinto y distante de los vicios de políticos tradicionales ‒incluido sandinistas y orteguistas‒, debemos saber reconocer los componentes de una determinada coyuntura política y social; saber distinguir y comprender la naturaleza de los eventos y procesos, desde una perspectiva objetiva o de observación rigurosa. La justicia también está en saber reconocer la poca bondad o la acción positiva de quien se combate, por maligno o perverso que sea.

Se denuncia la falta de previsión del gobierno y el consecuente abandono a la población afectada en la Región Autónoma de la Costa Caribe Norte, de las cuales 14 comunidades indígenas fueron arrasadas y 71,297 personas evacuadas a causa del huracán ETA. Pero, ¿qué se entiende por Sistema Nacional de Prevención, Mitigación y Atención de Desastres? ¿Cuáles son las responsabilidades que corresponde a todos los actores sociales? Por supuesto, el gobierno central y regionales tienen una fuerte cuota de responsabilidad rectora, pero también a la sociedad civil y a las comunidades corresponden las suyas.

El sistema involucra a todas las instituciones del Estado, en mayor o menor grado, que actúan según los tipos de alerta; los organismos no gubernamentales también tienen, o deberían tener, un espacio importante, su rol de retaguardia es fundamental. Pero, la esencia del sistema radica en la población misma, en la comunidad, de ahí que la educación, información y organización sea fundamental. Hablamos, entonces, de un sistema que nos involucra a todos, hasta a las víctimas directas y colaterales.

La capacidad técnica y organizativa de la sociedad en su conjunto determinará el éxito de la respuesta rápida ante fenómenos naturales que generan desastres. En este sentido, están claras las debilidades de cada actor social, razón por la cual el gobierno ‒sin apellido‒ deberá fortalecerse en este ámbito con el que tenemos que convivir, como siempre ha sido. Esto implica elevar la capacidad previsoria en todos los ámbitos de la vida social, desarrollo tecnológico del monitoreo, disposición organizativa estatal y comunitaria, entre otros aspectos. Se trata de la defensa de la vida y del hábitat humano en general, lo que debe ser asumido con responsabilidad, eficiencia y transparencia.

Las comunidades indígenas, conocedoras de este tipo de fenómenos, comenzaron a evacuar por iniciativa propia. Esto es lo correcto. La respuesta preventiva comienza por las potenciales víctimas, por sus comunidades, con la información veraz y oportuna. Así lo hicieron. Líderes comunitarios y pescadores dispusieron sus pangas para el traslado de sus gentes a lugares seguros. Luego, en el momento exacto, unidades ligeras de la Fuerza Naval de Nicaragua, zarparon en auxilio hacia los cayos miskitus y otras comunidades amenazadas en el norte y sur del litoral, cuyos resultados fueron exitosos. Los vídeos son claros.

Por supuesto, el territorio es amplio y la capacidad de respuesta limitada. Sin embargo, no se puede afirmar que hubo muertes por displicencia del sistema, muy bien valorado en Centroamérica por el nivel de organización institucional y comunitaria del país. Y, sin embargo, los embates de la naturaleza son impredecibles y están por encima de toda capacidad humana y tecnológica actual.

He sido un crítico directo del ejército por distintas razones, pero esta vez debo reconocer su desplazamiento temprano para la evacuación de pobladores amenazados por los vientos e inundaciones. Por fuente directa de un amigo opositor al régimen, me enteré de la actitud humana de jóvenes soldados que se negaron a salir de los sitios donde fueron asignados, porque aún no había sido evacuada toda la comunidad, arriesgando sus vidas, cuando el huracán estaba pronto a impactar el territorio.

Ahora, ¿había capacidad real de enfrentar al huracán ETA? No. Nunca las capacidades son totales, porque la naturaleza es tan portentosa como no tenemos idea. Sin embargo, ¿cuántas víctimas fatales en total? Entiendo que dos en la mina El Comal, Buena Vista, Bonanza; se informó que 71,297 personas fueron evacuadas a más de 300 centros de refugios y 172 millones en pérdidas, según fuentes del gobierno. Actualmente sabemos que la población de Bilwi, junto con las unidades dispuestas por el gobierno regional, realizan labores de limpieza y de restablecimiento de los servicios básicos. (Pueden consultarse otros datos de la afectación del paso del huracán por nuestro territorio caribeño en medios nicaragüenses oficiales e internacionales responsables).

Varias acciones de restablecimiento están en curso, y por supuesto, la atención no puede ser la misma para todos en un mismo tiempo. Incluso, quienes de una u otra forma hemos trabajado en organización comunitaria para la prevención y mitigación de desastres, sabemos muy bien que los primeros días son críticos en materia de alimentación y atención en salud; así también, se requiere un tanto más de tiempo para reconstruir la infraestructura. Las condiciones geográficas y de comunicación del Caribe continúan siendo extremas, lo cual significa que es un puntillazo de atención para cualquier gobierno ante los recurrentes eventos ciclónicos.

Es importante ser justos, equilibrados y objetivos en nuestros análisis o apreciaciones críticas. No tenemos que recurrir a expresiones confusas en situaciones de desastres como el generado por ETA. La politiquería en este sentido, es tan nefasta como las perversiones y manipulaciones de la dictadura. ¿Queremos una mentalidad y praxis política distintas, que se aleje de la cultura nefasta en la que hemos estado sumergidos desde antes de ser República? Entonces, abracemos la verdad, aunque no convenga a la causa particular. Sabemos que este tipo de situaciones suelen optimizarse a favor de los gobernantes, sobre todo cuando su respuesta ha sido responsable y con un relativo éxito; también sabemos que existen grandes limitaciones y que, en definitiva, la lucha política no desaparece y se actuará en contra del oponente para debilitarlo, máxime cuando parece que la inteligencia escasea.

Henry Petrie

El Círculo | ¿Por qué El Círculo? Porque representa la sabiduría infinita, el espíritu de la vida en movimiento constante e interacción creativa.

Ver todas las entradas de Henry Petrie →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!