4 diciembre, 2020

Con qué contamos para la nueva Nicaragua

María Teresa Blandón

 Para elegir buenos gobiernos necesitamos una ciudadanía activa, bien informada, con conocimientos de sus derechos y con voluntad para defenderlos. También necesitamos organizaciones, movimientos y partidos políticos con voluntad de construir nuevas formas de participación, poniendo las demandas colectivas por encima de intereses individuales.

Pero todo eso no se logra de la noche a la mañana; se requiere de procesos sostenidos en el tiempo y de habilidad para sortear los obstáculos que se presenten en el camino. Por lo pronto vale la pena que hagamos un recuento de lo que tenemos y no podemos echar a perder aun en medio de la crisis que estamos viviendo.

Para empezar, tenemos un renovado interés por conocer, opinar, debatir sobre lo que está pasando en nuestro país después de tantos años de exclusión. Hemos recobrado un lenguaje que nos había sido arrebatado; ese que defiende los derechos humanos y nos permite reconocer todos los abusos cometidos por unas instituciones públicas al servicio del régimen Ortega-Murillo.

También contamos con organizaciones que han demostrado un auténtico compromiso con los derechos de las mujeres, de los pueblos indígenas y afrodescendientes, del campesinado, de las minorías sexuales, de la niñez y adolescencia, de las personas con discapacidad, de la población migrada.

Contamos con nuevas organizaciones integradas por jóvenes que tienen un verdadero compromiso con la democracia y que promueven nuevas formas de hacer política, en donde no tiene cabida el oportunismo y la demagogia.

Contamos con colectivos y redes feministas que tienen una vasta experiencia en la defensa de los derechos de las mujeres, incluyendo la lucha por erradicar la violencia machista en todas sus expresiones.

Contamos con un periodismo independiente que, a pesar de la censura y el hostigamiento ha demostrado su compromiso con la búsqueda de la verdad y la fiscalización a los que controlan el poder público.

Contamos con líderes religiosos que acompañan al pueblo en sus reclamos de justicia; con artistas que alimentan la esperanza de que una nueva Nicaragua es posible; con profesionales de alta calidad que en el futuro podrían desempeñar una excelente labor en las instituciones del Estado, por ahora contaminadas con las orientaciones partidarias.

El pueblo de Nicaragua cuenta con el apoyo de organizaciones internacionales y gobiernos que conocen de la sistemática violación de derechos humanos que se comenten en nuestro país, a pesar de todos los esfuerzos del régimen Ortega-Murillo para convencerles de un supuesto golpe de Estado que por supuesto no lograron demostrar.

Con todo, nos hace falta continuar organizando nuestras energías para lograr el objetivo común de salir de esta nueva dictadura que amenaza la dignidad de todo un pueblo e iniciar un proceso de transformación que empiece por recuperar el sentido de comunidad que nos ha sido arrebatado.

La memoria colectiva de todo lo que hemos vivido debe ser reconstruida para salir del círculo vicioso al que nos han sometido por décadas. Para ello será necesario construir relatos que permitan no solo identificar las causas que nos llevaron a la actual crisis, sino a las y los actores que tienen un claro compromiso con una nueva forma de hacer política y a quienes pretenden regresarnos al pasado de corrupción y cinismo.

María Teresa Blandón

Palabras Francas | Para que no se las lleve el viento, columna semanal de María Teresa Blandón.

Ver todas las entradas de María Teresa Blandón →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!