4 diciembre, 2020

Daños incalculables, más zonas aisladas, deslaves y sigue lloviendo en Nicaragua

Deslave en el cerro Kilambé y daños a viviendas, no se tienen noticias.

Río Bocay, desbordado.

Carretera entre Matagalpa y Jinotega, Los Pinos. Foto cortesía de Valentina Huertas / NM 

Juan Ramón Huerta

Aún no se tiene consciencia de las afectaciones provocadas por el paso del huracán Iota, porque es muy prematuro evaluar cuando los ríos continúan asombrando con sus caudales y rutas, mientras las vías de comunicación terrestres, incluyendo puentes, comenzaron a colapsar pese a que, si bien es cierto las lluvias no han sido torrenciales, sí, se han mantenido sostenidas durante este 17 de noviembre.

Los nicas no pierden el humor en lo peor de las tragedias.

Hasta la tarde de este día los mayores efectos del Iota se han sentido en Rivas, Carazo y Managua. En Carazo se lamenta la muerte de dos menores edad arrastrados por una corrientes.

Los rescates en Rivas se realizaron dese la mañana en barrios de la ciudad que fueron inundados desde la noche anterior. Las acciones las realiza la Cruz Roja local.

Fotos de Raquel Mena, Voces Unidas / NM

En Managua, se han desbordado cauces ya reincidentes como El Dorado, San Judas, El Edén con daños en sus entornos.

La tarde de este martes, los pasajeros de una unidad de la ruta 101 pasaron momentos de angustia cuando el autobús se apagó en el preciso momento que pasaba sobre el puente vecinal a donde fue Plásticos Robelo en la carretera Norte.

No se tiene comunicación con el Caribe a raíz de los daños en la planta proveedora de Internet en la zona lo anunció Telcor.

Los daños sobre la ruta del Iota, según Ineter ya convertido en Tormenta Tropical en Jinotega y Nueva Segovia son severos con colapso de puentes, desborde de ríos, cortes de carreteras, deslaves.

Las dos vías que unen a Matagalpa con Jinotega comenzaron a registrar deslaves a la altura de Los Pinos por la carretera nueva y en la llamada curva del diablo por la carretera vieja o llamada turística.

También el paso entre Condega y Estelí fue cortado por un deslave la tarde del martes 17.

 

El desastre se desarrolla pese a que la tormenta Iota se continuaba debilitando, con vientos máximos sostenidos de 95 kmh (disminuyó en 10 kmh respecto del informe anterior.

Por la tarde el Iota se encontraba a 31 km al Nor-Este de Ocotal y a 20 km al Sur-Oeste de Murra; su velocidad de traslación se mantiene en 19 kmh, y avanza con rumbo Oeste con dirección a El Jícaro, Ocotal para salir a Honduras probablemente la mañana del miércoles 18 de noviembre.

Según Ineter, los vientos desde el Pacífico (compone Oeste) continuarán, por lo tanto, se mantendrán las lluvias intermitentes, entre ligeras a ocasionalmente moderadas, en especial en las Región Norte y en la Región Pacífico (en esta última, principalmente en Occidente, el Sur del Pacífico y el Istmo de Rivas).

Con las condiciones actuales, los acumulados de lluvias van a ser importantes, al menos para las siguientes 12 a 24 horas; esto mantendrá la saturación de los suelos, y por lo tanto un incremento en las probabilidades de deslizamientos e inundaciones en las zonas con susceptibilidad a estas zonas, indica el último informe de Ineter.

Carretera vieja Tipitapa.

Masatepe.

Murra, Nueva Segovia.

Rivas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!