17 enero, 2021

No todo lo pasado es mejor

Hernán Barrios Carrillo

 

Cotidianamente cuando hablamos del presente sobre la situación social que vivimos, en cualquier época, solemos decir: todo pasado fue mejor, porque el devenir de cada etapa que avizoramos es más duro; el trabajo escasea, la moneda se devalúa y consecuentemente la vida es más cara.

Los gobernantes son cada vez más corruptos, la sociedad se vuelve holgazana y los sistemas dominantes son más indolentes cada día, por eso la expresión de que todo pasado fue mejor.

Pero al hablar del 2020 este aforismo se divorcia de la realidad pues es recordar los momentos más tristes que hemos vivido. No hay nadie en el mundo que haya escapado a la tragedia de la pandemia del Covid 19, a la pérdida de un ser querido, el fin de un proyecto, el cierre de la empresa, el truncar de un sueño y tantas ilusiones echadas por la borda.

Lamentablemente Nicaragua vive doble tragedia, desde el 2018, la represión más sangrienta de la historia, la dictadura más déspota, las leyes más aberrantes que violan los más elementales derechos ciudadanos y una miseria social que raya en la pobreza que nos coloca desde hace rato en el país más pobre de América Latina.

Es atingente decir entonces, que el 2020 es lo peor que hemos vivido, y atrevernos a decir que el futuro inmediato será mejor; desgraciadamente para los nicaragüenses el panorama pinta sombrío.

Los indicadores que preceden en todo el orden económico, político y social nos ponen escépticos; pero debemos ser optimistas, no nos podemos dejar llevar por el fatalismo, por los sentimientos encontrados, por el pesimismo, pues está en nuestras manos construir el futuro, botar los horcones de la sociedad que la polilla de la corrupción ha carcomido y construir las bases del promisorio futuro que la nueva generación espera y necesita.

Es verdad que se han aprobado leyes leoninas, draconianas, que nos han esquilmado los ya escuálidos bolsillos y por desgracia el régimen estrenará otras leyes más asfixiantes contrarias a la juricidad moderna, son leyes medievales propias de un sistema absolutista donde el que no piensa como el tetrarca se le manda a cortar la cabeza. Vaya—son los nuevos Herodes, Nerones y Pilatos que se han encarnado en nuestra sociedad.

Atenernos a las reformas electorales que hasta en mayo del 2021 ha anunciado ya el envalentonado régimen orteguista, y creer que esa es la panacea para lograr la tan anhelada democracia es la más tonta de las esperanzas.

La pareja dictatorial no está pensando ni es su deseo jugarse el poder en ningún escenario ni bajo ninguna circunstancia, esa oportunidad ya se les pasó y no la aprovecharon porque nunca ha estado en sus proyectos dejar el poder con todos los encantos que representa, embebidos de corrupción e impunidad al mejor estilo de la Rusia de Putin con la última ley que se promulgó a su favor para In sécula seculorum (por los siglos de los siglos).

Las lecciones del 2020 deben de ser bien aprendidas y repasadas para saber cuáles son nuestras debilidades y fortalezas. Somos un país valiente y digno, la historia lo ha demostrado y no hay imperio que haya sobrevivido al arrojo de los pueblos, no tenemos alma de súbditos mucho menos espíritu de esclavos.

La oposición está ahí, y no está fragmentada, lo que no hay es liderazgo sólido, desgraciadamente somos todavía de impulso caudillezco y no animamos un espíritu colegiado; no salimos todavía del provincianismo y en política somos tribales aún. Es hora ya de abrir los ojos para caminar a tono con el siglo XXI, la era de la inteligencia artificial, y en lo patriótico no bajar la guardia y mantener la llama de la lucha cívica de forma más enérgica; debemos mantener izada la bandera azul y blanco y con el asta afilar la flecha de la siguiente lucha.

Hernán E. Barrios Carrillo

Seguir el camino⎪Tan importante es el derecho positivo para la justicia y el desarrollo social, como el derecho subjetivo que cada quien obtenga y haga lo que el anterior derecho le permite.

Ver todas las entradas de Hernán E. Barrios Carrillo →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!