17 enero, 2021

Así piensan en el Frente Sandinista, quieren reyes para Nicaragua

Sergio Simpson
Primera entrega

Daniel debe ser el rey, la compañera Rosario la reina, y sus hijos los príncipes y princesas, porque Nicaragua se encuentra en un estadio donde sólo la monarquía podría fortalecerlo y crear institucionalidad, con mano fuerte decidir el rumbo hacia el progreso, como en países de oriente que son prósperos.

Daniel es el máximo dirigente del país, el que mayores beneficios ha dado al pueblo, un combatiente extraordinario contra la dictadura somocista imperialista, el superior pensador en la lucha sandinista de todos los tiempos, aventajó a Carlos Fonseca.

Estratega desde la cárcel dirigiendo operaciones de comandos, y al frente de las tropas en Las Segovias (como Sandino), en Nicoya, en Occidente, para entrar triunfante en 1979 vencedor de la dictadura (hasta aquel entonces) más cruel del continente.

Daniel no se ha dejado derrotar, siete años en las mazmorras, torturado, viviendo la promiscuidad y el dolor de la prisión, la alerta permanente porque lo podían asesinar, y fue liberado en 1974 cuando un comando del FSLN asaltó la residencia de un ministro de aquella época y mantuvo rehenes para cambiarlos por prisioneros políticos.

Al poco tiempo regresó de Cuba clandestino a Nicaragua para reclutar más colaboradores anti somocistas y personas dispuestas a empuñar las armas contra la Guardia Nacional que cumplía funciones de espionaje, seguridad pública, seguridad nacional, militar, policiaca: Reprimía y asesinaba.

El comandante enfrentó la intervención del imperialismo yanky, cuando la revolución pasada, en los ochenta, mostró su fortaleza, todo aquel que se opusiera a la libertad alcanzada por el pueblo le caía el peso de la ley, así se defendieron las conquistas populares y así es actualmente.

El único comandante que se puso al frente de batalla cuando los sandinistas perdieron las elecciones en el noventa y los contras y el imperialismo los querían desaparecer, enjuiciarlos, asesinarlos, confiscarlos.

Los neoliberales afectaron a sandinistas empleados en el estado, los corrieron del trabajo sin evaluar capacidades, a los campesinos no les aprobaban créditos y si otorgaban era con intereses leoninos, desaparecen muchas cooperativas debido a la mala administración, falta de financiamiento, y fenómenos naturales, obligadas a vender tierras a muy bajo precio.

En esa rebeldía contra los gobiernos neoliberales, en el Frente Sandinista el único dirigente fue el comandante que salió a paralizar el país, dirigir las protestas callejeras, las asonadas incendiarias y armadas, secuestros a dirigentes políticos opositores, toma militar de Estelí, el asalto a bancos para financiar la lucha popular en los años noventa.

El único que se le paró a la burguesía vende patria en el poder fue el comandante Daniel, les advirtió que seguiría gobernando desde abajo y así lo hizo, los domó a todos, a unos los acobardó con la ley, a otros los compró con buen salario, hizo socios a la gran empresa, utilizó ejército y policía y jueces.

Todos los que le han querido quitar el liderazgo han sido derrotados, dentro del partido y en otros escenarios políticos, muchos han pasado, pero el comandante Daniel es el presidente con más años en el poder en Nicaragua, para qué más elecciones si las ganará.

Perdió tres elecciones presidenciales (1990,1996,2000) pero con su calidad humana con los pobres, su inteligencia como político y estadista, volvió al poder (Enero 2007) para no dejarlo jamás y heredarlo a su descendencia por el bien de la patria amada. Por su temple de prócer los honorables diputados deberían nombrarlo rey Daniel de Nicaragua.

PD: Lo que usted acaba de leer es la interpretación y aspiración de algunos miembros del Frente Sandinista de Liberación Nacional, la antigua guerrilla que prometió construir un Estado de justicia y libertad en Nicaragua.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!