13 mayo, 2021

Esquema neoliberal del socialismo rojinegro violenta con crueldad los derechos laborales en Nicaragua

María Teresa Blandón

A propósito de la conmemoración del Día Internacional de las y los Trabajadores que se conmemora en todo el mundo con marchas y proclamas de los sindicatos como protagonistas en la defensa de los derechos de la clase obrera, resulta muy expresivo que durante los últimos quince los sindicatos de Nicaragua no hayan convocado a ninguna marcha independiente para expresar sus demandas laborales que son múltiples.

El autoproclamado gobierno socialista desde el primer momento y sin ningún resquemor dio continuidad al esquema neoliberal iniciado por los gobiernos anteriores, debilitando aún más los derechos de las y los trabajadores. Las evidencias son abundantes.

  • Ofertaron mano de obra barata para atraer empresas de maquila interesadas en obtener jugosas ganancias en el corto plazo. De paso las liberaron del pago de impuestos y les perdonaron la contaminación de los recursos naturales.
  • Prometieron a los dueños de empresas de maquila la supresión de huelgas por la vía de los hechos. Para cumplir con dicha promesa los antimotines estuvieron siempre listos a reprimir cualquier intento de protesta de las y los trabajadores.
  • Prohibieron la formación de sindicatos independientes. Los únicos sindicatos autorizados están bajo el férreo control del Frente Nacional de Trabajadores (FNT). En las instituciones del Estado son los comités de liderazgos sandinistas quienes manejan las instituciones, vigilan y amenazan a las y los trabajadores.
  • Debilitaron el papel de los sindicatos colocando a sus dirigentes en cargos de confianza para asegurar su lealtad con los empresarios.
  • Mantuvieron un estricto control del salario mínimo cada vez más alejada del costo de la canasta de servicios básicos. En la actualidad se calcula que con el salario mínimo –el más bajo de Centroamérica- a duras penas se puede comprar el cincuenta por ciento de dichos productos.
  • Elevaron los costos de operaciones del Instituto de Seguridad Social y utilizaron los recursos de pensiones, para realizar inversiones privadas ilegales. Además, redujeron el monto de pensiones para las y los jubilados como no lo habían hecho los gobiernos que se declaran defensores del neoliberalismo.
  • Manejo deficiente y nada transparente del Inatec, institución encargada de la capacitación técnica de las y los jóvenes.
  • Ausencia de políticas públicas para favorecer el ingreso de las y los jóvenes profesionales en el mercado laboral en condiciones de no explotación. La Asamblea Nacional rechazó la propuesta de ley de primer empleo presentada por diversas organizaciones de jóvenes hace ya varios años.
  • Ausencia de políticas públicas para promover el autoempleo en condiciones favorables. De cada 10 nicaragüenses que trabajan, 8 lo hacen por cuenta propia sin ningún tipo de respaldado por parte del Estado.
  • Ausencia de políticas públicas para erradicar la explotación laboral de niñas, niños y adolescentes.
  • Ausencia de políticas públicas para proteger los derechos laborales de trabajadores y trabajadoras migrantes, particularmente quienes van a trabajar al vecino país de Costa Rica.
  • Ausencia de políticas públicas efectivas para regular el trabajo en casas particulares que realizan mujeres del campo y la ciudad.

En plena pandemia del Covid19 que de acuerdo con el Observatorio Independiente ha causado la muerte de más de 3,000 nicaragüenses, el régimen Ortega-Murillo intenta justificar la ausencia de medidas de prevención repitiendo una y otra vez que los pobres no pueden quedarse en casa porque se morirían de hambre, admitiendo con todo descaro que el Estado -al que ellos llaman socialista y solidario- no asumirá ninguna medida para preservar la vida y la salud de las y los trabajadores.

En la violación sistemática de los derechos laborales de las y los trabajadores es donde podemos confirmar el carácter neoliberal de un régimen, que, además, ha sido eficiente en el empeño de desarticular a un movimiento sindical que alguna vez –durante la dictadura somocista- dio importantes luchas en defensa de los derechos de la clase obrera.

María Teresa Blandón

Palabras Francas | Para que no se las lleve el viento, columna semanal de María Teresa Blandón.

Ver todas las entradas de María Teresa Blandón →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!