5 agosto, 2021

En Nicaragua, de cada 100 asegurados, 66 devengan menos o igual a los 10 mil córdobas

Ilustración tomada de ABC estéreo / NM

Francisco Samper Blanco (*)

 En el anuario estadístico 2019 del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social, INSS, se publica el rango de salarios de los trabajadores asegurados correspondiente a diciembre de 2019. Lamentablemente, el INSS aún no ha publicado el del 2020, por tanto, analizaremos los datos salariales de diciembre del año antepasado. La siguiente tabla muestra:  cantidad de asegurados con sus rangos salariales y cantidad de los montos salariales totales; asimismo, los porcentajes de la cantidad de asegurados por rango y los montos totales de los salarios también por rangos.

 Asegurados activos, según rango de salario de diciembre 2019 (montos en córdobas)

No.Rango deCantidad de Salario%%
RangosalarioAseguradosDevengadoAseguradosSalarial
11 – 5,00094,074296,824,572.2012.943.44
25,001 – 10,000386,6182,875,830,491.2053.1833.37
310,001 – 15,000125,3941,504,425,965.9017.2517.45
415,001 – 20,00046,380802,298,882.206.389.31
520,001 – 25,00022,633503,611,806.803.115.84
625,001 – 30,00014,903409,039,964.202.054.75
730,001 – 40,00015,228523,834,088.802.096.08
840,001 – 50,0007,814346,382,320.901.074.02
950,001 – 60,0004,314234,999,226.700.592.73
1060,001 – 70,0002,443158,281,435.500.341.84
1170,001 – 80,0001,516113,432,325.100.211.32
1280,001 – 90,0001,200101,883,416.000.171.18
1390,001 – 100,00094389,799,168.500.131.04
14100,001 – 150,0002,068247,556,966.000.282.87
15150,001- 2,500,0001,497411,012,398.500.214.77
Total727,0258,619,213,028.50100.00100.00

Fuente: Elaboración propia en base al anuario estadístico 2019 del INSS, cuadro I.16

 ¿Qué nos dice la tabla? En el rango No. 1, se encuentran los salarios que van de un córdoba a 5 mil córdobas (posiblemente sea del salario mínimo hasta 5 mil córdobas). Tiene 94,074 trabajadores asegurados, equivalente a 12.94 por ciento con respecto al total de 727,025 trabajadores asegurados y su masa salarial es de apenas 3.44 por ciento con respecto al total de los salarios de los asegurados.

El segundo rango va de C$5,001 a C$10,000 con 386,618, el cual representa el 53.18 por ciento de los asegurados y con una participación de 33.37 por ciento en la masa salarial. Este rango es el que representa la mayor cantidad de trabajadores asegurados, lo que significa que la inmensa mayoría de los trabajadores nicaragüenses, devengan un salario igual o menor de 10 mil córdobas.

Otro rango significativo es el No. 3 que va de C$10,001 a C$15,000, los que totalizan la cantidad de 125,394 asegurados, el cual representa el 17.25 por ciento de asegurados y su participación en la masa salarial es de 17.45 por ciento, o sea como decimos popularmente, está casi “tana catana”.

Finalmente, observamos otros rangos, del No. 9 al No. 15, los cuales tienen una participación, cada uno de ellos, menor del 1 por ciento respecto del total de asegurados. En efecto esos rangos suman apenas el 1.92 por ciento de trabajadores asegurados pero su participación en el pastel (en la masa salarial) es casi del 16 por ciento.

¿Qué podemos inferir de esos datos? Los dos primeros rangos integran el 66.12 por ciento de la mano de obra asegurada al mes de diciembre de 2019, pero su participación salarial es apenas de 36.81 por ciento. O sea, de cada 100 trabajadores asegurados, 66 trabajadores devengan un salario menor o igual a los 10 mil córdobas. Recordemos que la canasta básica al mes de diciembre de 2019 se situó en C$14,287.00.

¿Qué otra implicancia tiene los bajos ingresos de los trabajadores asegurados? Con bajos salarios implica que el financiamiento al INSS por concepto de las cuotas laborales y patronales sean reducidas. Dichas cuotas es lo que permite financiar los diferentes programas del INSS, entre ellos el de Vejez, Invalidez y muerte (IVM) y los servicios de maternidad y de servicios médicos; pero al predominar los bajos salarios en la inmensa mayoría de los trabajadores, no se logra los resultados financieros adecuados.

Es cierto, esta situación no es nueva, pero se ha ahondado en los últimos años, lo que ha conllevado aplicar transferencias de recursos financieros del Presupuesto General de la República al INSS para sostener los gastos de prestaciones sociales y económicas.

El modelo económico que se desarrolló desde hace muchas décadas en nuestro país y que se continúa aplicando en la etapa actual, ha llevado a la crisis financiera del INSS. Un modelo que se caracteriza por producir bienes y servicios con bajo valor agregado, con una cesta reducida de productos de exportación y también sin valor agregado, exenciones fiscales por doquier y adicionalmente con un exiguo nivel de inversión en la educación; estos factores han provocado empleos de poca calificación y en consecuencias generan insuficientes ingresos a los trabajadores, lo que afecta directamente a las finanzas del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social.

El advenimiento de un Estado de Derecho en nuestra nación tendrá que dar un golpe de timón para modificar drásticamente el modelo económico, tal como lo he planteado en otros artículos. Se requieren políticas económicas que permita el desarrollo de la economía y una inversión sostenida de la educación y del capital humano, que conlleve a incrementar la productividad y por ende los ingresos de los trabajadores. De lo contrario, seguiremos con la política de transferir recursos del presupuesto, o sea de nuestros impuestos, lo cual no es viable ni al mediano ni al largo plazo.

 (*) Economista y abogado.

 

Francisco Samper Blanco

Seguridad Social y otros temasColumna semanal que se publicará los días martes donde se analizan los problemas de la Seguridad Social en el país y temas específicos derivados del mismo. Se pretende abordar hechos de actualidad económica y jurídica que permita a los lectores elaborar sus propios juicios de valor.

Ver todas las entradas de Francisco Samper Blanco →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!