18 octubre, 2021

Los coyotes de la Colonia del Periodista, un subproducto de la pandemia y la deforestación de la Cuenca Sur

 

Juan Ramón Huerta

La Colonia del Periodista en Managua, Nicaragua, la conforman 231 casas y aún conserva áreas verdes aunque limitadas por acumulaciones de basura en algunos puntos y otros descuidos. Más al sur, inicia la Cuenca Sur de Managua, una de las más castigadas por la furia constructora de quienes quieren vivir en lo fresco y en lo alto.

El parque limita con un terreno baldío en el sector suroccidental lo que ha permitido tener una fuente de aire y verdor atractiva, un remedo de refugio para estos animales que han sido expuldados de su hábitat en la Cuenca Sur.

Hace tres años, las visitas al parque o la circulación de vecinos por las calles de la Colonia han mermado considerablemente. A las 8 de la noche las familias se refugian en sus casas por diversas razones.

“Son una belleza” dice poblador

El área del parque que colinda con el terreno baldío se ha convertido en la pasarela de un animal andariego, familiar del perro pero muy pocas veces visto en las ciudades: el coyote.

“Es verdad. Son 6 coyotes y una de ellas anda con 2 crías, suelen pasearse entre la Academia (Militar del Ejército) y los terrenos baldíos de Altos de Montarrascal donde yo vivo. Ya he visto a tres en vivo y a todo color. Son una belleza!, escribe en su Facebook el vecino Jorge Urbina.

Colaboradores de Nuevas Miradas ofrecen evidencias

¿Un coyote en la Colonia del Periodista? Muchos no creen pero no madrugan para observarlo cómo circula tranquilamente por la calle principal que une a la colonia con el parque. Por la mañana se observan bolsas de basura totalmente desguasadas, con furia, en busca de alimentos.

Según Isidro Morán, uno de los jefes de la vigilancia de la Colonia, generalmente el coyote sale a la medianoche o por la madrugada y, discretamente la coyota con sus dos crías, se deja ver en la madrugada aunque la mayor presencia es la del macho que llega hasta una de las agujas y luego regresa al parque donde se oculta.

Aunque aparenta ser inofensivo, las personas logran filmarlo de larguito, con cierto temor, aunque en su mayoría los vecinos del parque aseguran que se trata de un visitante consuetudinario. Los videos son de Miriam Meneses e Isidro Morán.

La pandemia ha hecho que los humanos cedan espacio a los animales silvestres

La presencia de los coyotes en la Colonia del Periodista coincide con lo publicado por la agencia de noticias EFE el 22 de enero de este año, cuando informa que “Uno de los animales que más avistamientos ha generado en Costa Rica durante los meses (…) de pandemia es el coyote (Canis latrans), una especie con una gran capacidad de adaptación y que, al ser temeroso de los humanos, aprovecha las noches y las madrugadas para salir de su hábitat natural.

En realidad los cotoyes que visitan la Colonia del Periodista lo hacen por la madrugada o la medianoche aunque su acercamiento comienza entre las 8 y las 9 de la noche, cuando los vecinos dejan de andar en las calles.

Erlinda Portillo es la propietaria de Asados El Periodista y habla con naturalidad, “uhhh aquí pasa todas las noches, cada vez más mansito”.

Algunos pobladores no creen

Los pobladores del resto de la Colonia se muestran indiferentes ante el avistamiento. Unos dicen que es mentira, que se trata de un perro barrilero; otros lo adjudican a cuentos de la noche o bolas.

La verdad es que el coyote es como un animal despreciado, andariego, el turismo no ha encontrado la forma de explotar su presencia en las ciudades, quizás porque es muy esquivo.

Uno de los vigilantes de la Colonia asegura que cuando se acerca el coyote lo sigue pero con el interés que le de comida y que ha descubierto su guarida, en un predio baldío que colinda con el parque.

En Costa Rica es normal su avistamiento

Como en Nicaragua, en Costa Rica, según la agencia española de noticias “La reducción de la actividad humana por la pandemia de la covid-19 y otros factores como la presión del desarrollo urbanístico y la deforestación, han hecho que especies animales pierdan hábitat y se muevan hacia zonas urbanas, como es el caso de los coyotes, cuyos avistamientos en Costa Rica se han vuelto frecuentes en los últimos meses.

El biólogo Marco Alfaro, continúa EFE, afirma que “Al haber menos personas en las calles y en sitios de trabajo por las restricciones (a la movilidad por la pandemia) los animales silvestres pueden estarse moviendo más allá de su hábitat natural …”.

Según la misma información, en la sede del Instituto Tecnológico de Costa Rica, en la ciudad de Cartago (centro), se ha vuelto frecuente (…) Los guardias de seguridad del Instituto dijeron a EFE que los coyotes ingresan al campus por las noches y madrugadas, aprovechando la poca presencia de humanos (…).

Su nombre es nahuatl y sobrevive desde la conquista

Según https://www.naturalista.mx/taxa/42051-Canis-latrans, el coyote (Canis latrans, que significa «perro aullador») es una especie de mamífero carnívoro de la familia Canidae.

Los coyotes solo se encuentran en América del NorteAmérica Central y recientemente América del Sur; desde Canadá hasta Colombia. Habita en una gran diversidad de ecosistemas, tropicales, templados y áridos. Su nombre viene de la palabra náhuatl cóyotl (AFI /ˈkojo:tɬ/).

Aunque a veces se reúnen en manadas, son por lo general solitarios. Viven en promedio 6 años. No se encuentran en riesgo. A pesar de haber sido intensamente cazados, los coyotes son unos de los pocos animales grandes que han ampliado su hábitat desde la conquista de América por los europeos. Han ocupado áreas en Norteamérica previamente habitadas por los lobos, y se han adaptado al consumo de basura y animales domésticos.

Infografía de nuestra colaboradora, la artista jinotegana Erika López.

 Inteligente, depredador y explorador

La adaptabilidad y plasticidad de los coyotes (Canis latrans) ha sido la clave de este solitario e ignorado depredador para conquistar cada vez más el territorio americano.

Sus características de oportunista y mesodepredador (se alimenta de animales más pequeños), que se adapta a casi cualquier hábitat, le ha permitido desarrollar una resistencia más amplia al cambio climático, así como a la actividad humana. Esto también le ha favorecido al disminuir las poblaciones de sus depredadores.

Los expertos aseguran que tienen una gran inteligencia, superior a muchos animales (…) sin embargo, han sido ignorados y desvalorizados por el hombre durante muchos años porque no son parte de una fauna llamativa turísticamente, como sí lo han sido la guacamaya o el tapir.

Expansión en América

La historia indica que los coyotes iban desde Canadá hasta el norte de Costa Rica. Sin embargo, aproximadamente en los últimos 60 años el coyote ha podido ampliar su distribución y empezó a migrar al sur llegando hasta Panamá y durante la última década cruzó el canal de Panamá.

Datos revelados en informes han identificado que los coyotes aprovechan la deforestación, las zonas agrícolas, el uso del suelo, y – pese a que no existe una investigación científica – los caminos creados por narcotraficantes en la región para continuar conquistando más territorios de América.

Los expertos han indicado que en Colombia ya existe una preocupación de que el coyote llegue a cruzar el Darién- la espesa e inhóspita selva que sirve de frontera natural entre Panamá y Colombia- para seguir su expansión a América del Sur donde puede competir con especies nativos.

“El coyote ya está ahí y va a pasar, ellos son tan oportunistas que han identificado que existen senderos que usan los narcotraficantes, y no me extraña que usan los mismos senderos que narcos para pasar a Colombia. Puedo predecir que en los próximos cinco años eso va a pasar”, explicó a Efe el ecólogo y biólogo evolutivo, el costarricense Kevin Lloyd.

Debido a esa expansión, los expertos consideran que los coyotes pueden ser una especie invasora y llegar a competir por los mismos recursos que otras especies que ya tienen su nicho.

https://www.efe.com/efe/america/sociedad/la-adaptabilidad-del-coyote-clave-para-conquistar-america/

Mapaches borrachos y hambrientos atacan a pelícanos en el Pacífico de Nicaragua

2 comentarios en «Los coyotes de la Colonia del Periodista, un subproducto de la pandemia y la deforestación de la Cuenca Sur»

  1. ¡Fascinante! Tenía mucho tiempo de no escuchar sobre coyotes en Nicaragua. Antes abundaban también en el centro del país (Sébaco). Como siempre, apreciado Ramón, regalándonos exquisitas precisiones del lenguaje.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!