24 mayo, 2022

Abre mi libro / descubre palpitantes letras y palabras orgásmicas en gotas bonancibles

Nuevas Miradas

 Nuevas Miradas presenta 14 poemas cortos de nuestra fiel lectora y colaboradora, Lucrecia Böhl. Llevan profundidad exquisitez, ritmo, cuidadoso lenguaje, belleza armoniosa en el pensamiento y el gusto de leer buena poesía.

 

Oda a Salomé

Nada más placentero que un bulbul que gorjea,

mujer-ninfa adornada con un clavel,

canta dulce, fuerte silva:

de su belleza única, encantadora y cruel.

Danza al son de la cítara,

flabelos soplan vientos eróticos,

rojea la fina copa de vino,

los prefectos lujurian a la doncella.

Bella por fuera, brutal por dentro.

Entre sus cándidas y armoniosas formas

de gacela en celo, se alza el obscuro sentimiento

de arpía y basilisco que serpentea

lista para expeler su toxina maligna.

Calla para siempre el pecado

y hace rodar la cabeza del santo

ante la lujuriosa multitud que grita y agita.

Suspiró el justo con canto en labios.

fue escuchado en el cielo,

los ángeles alzan vuelo

y Némesis corta el cuello de la bella.

Para no resurgir,

para no renacer,

para no volver a pecar,

para ser siempre bella-fatal.

Apacible

Es simple nuestro amor:

sin estruendos ni barullos;

como uno de esos cielos de zinc,

adornados con garzas morenas

y alguna que otra cigarra

impertinente.

 

 

Distancia

Tu allá y yo aquí,

tanta distancia y despojo.

Enfurecida de amor

alcé mis alas de Ícaro

para encontrarte,

pero Helios soberbio,

celoso e infame,

enrojecido me desplomó.

 

 Beso a Medusa

¿Qué es lo que ves, Medusa, en tus víctimas que los petrificas?

¿Acaso, tu inocente mirada penetra en lo más recóndito de su alma

y confronta sus más oscuros secretos y los juzgas?

Nínfula mancillada, el dolor te ha transformado en el verdugo de los injustos.

¡Que tu rostro implacable quede grabado en mi alma como en el escudo de Apolo!

Siempre bella, intensa, impoluta y crudelísima.

 

Culminación

Abre mi libro.

Descubre palpitantes letras

Y palabras orgásmicas.

Léeme con frenesí,

recorre ávido mis ondulaciones,

pálpame como un ciego

y llena mis hondonadas con tu plenitud.

 

Paradoja

Cada vez que te amo

vida y muerte

están presentes:

amanecer

y noche

paraíso

sepulcro.

 

Ausencia

Esculcando recuerdos

me encontré con el tuyo.

Lo saqué de su cofre y lo sacudí

al viento,

lo coloqué a contraluz:

era un prisma pulido,

refractando la luz

con colores paradisíacos.

Lo lancé contra el blanco peristilo

y sonó un silbó apacible

¿Quién apagó su llama?

¿Quién le quitó su ímpetu

a mi recuerdo-puñal

que yo amaba?

 

Praxis

No requiero definiciones.

No más circunloquios

ni religiosos discursos

que suavicen mi llaga.

Tus palabras requiero,

la figura de tu rostro

entre las sábanas y

tu último suspiro

en mis oídos.

 

Ímpetu

Zarpo hacia mi destino decidida.

Abordo la nave del ensueño que boga anhelante

y esquivo frenética las simplégades que atraviesan mi camino.

No temo ni volteo,

lujuriosa empuño, embisto

y corto certera

la vaga nube

de la desesperanza.

 

 

Angustia

Llévate mi dolor, Cristo,

y que tus manos divinas transformen pálidas cenizas

en traslúcido diamante.

Ven con el bálsamo de Galaad

y haz milagro de vida en este cuerpo decadente.

Alza tu voz de resurrección

sobre el sepulcro infame

y que mi alma sea

el ánfora de tu aroma.

 

 

 

Expansión

Azul: azul imperial, azul índigo, azul marino, azul celeste, azul piedra, azul cielo, azul cobalto, azul océano, azul verde azulado, azul pavo real, azul cerúleo, azul lapislázuli, azul abeto, azul egeo, azul ártico, azul zafiro, azul almirante; azul, tus ojos; azul, mis anhelos; azul, mi poesía; azul, el ideal; azul, el arco de Iris sobre el que cabalgo con el cuerno de la abundancia y Fortuna de guía.

 

 

 

Intensidad

Cielo astrífero haz con tu sinfonía en mi negritud.

Esculca mi ser y encontrarás

oquedad que ansía ser colmada.

Silba, viento apacible en mi faz, y que humee el corazón

para que resurja la avidez y se apacigüen los pájaros de Estínfalo que me obseden.

 

Hartura

Habitas mi corazón,

huésped fugaz,

ave escurridiza,

viento huracanado,

por la mañana me colmas

y por la tarde me despojas.

 

Indicativo

Se juntaron mis penas

y se volvieron puñal hiriente

que a mi alma traspasaron certeras.

Las gotas de mi melancolía caen y forman un vasto océano azul

de pretéritos y futuros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!