7 julio, 2022

¿Qué debemos saber sobre la viruela del mono?

Foto de Infobae / NM

Doctor Leonel Arguello Yrigoyen

Es una buena noticia que estemos más pendientes de las potenciales pandemias y epidemias, pues es un derecho humano en salud y fundamental para que tomemos las medidas de prevención, diagnóstico precoz y tratamiento oportuno. Esta es una de las lecciones aprendidas de la COVID-19 que no termina de sorprendernos.

La viruela del mono es una enfermedad viral, que puede ser transmitida al ser humano a través de respirar el microorganismo, de ponerse en contacto con los fluidos corporales, sangre y con las lesiones que se presentan en la piel, también por comer carne infectada de monos, ratas, ardillas y por sus mordeduras o contacto con sus fluidos. En otras palabras, es una enfermedad del animal que transmite al hombre y que éste luego pasa a otras personas.

Se encontraba solo en África y se mantenía en vigilancia desde 1980 cuando se logró eliminar la Viruela Humana gracias a la vacunación. Habían aparecido algunos casos en humanos desde 1970, pero actualmente se encuentra en 16 países, inclusive en el continente americano (Bolivia y Argentina), con más de 250 casos confirmados por laboratorio y sospechoso, sin que tengan ninguna relación con animales o personas afectadas, lo que llama la atención y por lo que se da la alerta a los países por la OMS.

La persona infectada, entre 10 y 30 días presenta fiebre mayor de 38.5 grados centígrados, dolor de cabeza, tos, dolor muscular y malestar general, se le inflaman los ganglios y le sale en la piel una erupción o tipo salpullido con ampollas y costras en la cara, palmas de los pies y manos pies; en este momento es cuando más contagia. La enfermedad acaba solita en 2 a 4 semanas, solo en personas con las defensas bajas se complica y no existe un tratamiento específico. Debe investigarse hasta 21 días antes de que aparezcan los síntomas en los casos para la búsqueda de contactos, los cuales deben tener seguimiento por 21 días.

La forma de prevenirlo es, primero estar atento si se presenta en nuestro país o en países con los que tenemos más relaciones, para ello debemos diferenciar de cualquier enfermedad que produzca lesiones en la piel como Varicela, Herpes zóster y simple, Sarampión, Zika, Dengue, Chikungunya, infecciones bacterianas de la piel, enfermedades de transmisión sexual, Molusco contagioso y reacción alérgica.

Luego, mantener la higiene más alta posible, especialmente el lavado frecuente de las manos con agua y jabón por lo menos 40 segundos, mantenerse alejado de las personas enfermas, evitar contacto con sus lesiones en la piel o con las sábanas y superficies que toque, usar guantes si en tiene que tocar al paciente y usar ambos mascarilla quirúrgica.

Existe la vacuna contra la viruela humana que también protege alrededor de un 85%, pero esa no está disponible, excepto en ciertos países y se cuenta con la capacidad de producir más vacunas en caso fuese necesario.

El MINSA debe alertar, vigilar, reportar, educar al personal médico y a la población, fortalecer las medidas de prevención de la COVID-19 que son similares y estar atento, especialmente ahora que tenemos Varicela presentándose en el país y no se nos ha comunicado, tarea fundamental para lograr la participación de la población en la prevención y control de enfermedades, sin ellos, la salud pública no es posible implementarla.

(*) Médico especialista en Epidemiología

https://www.facebook.com/PorTuSaludNicaragua/

 

Dr. Leonel Argüello Yrigoyen

Por tu salud, Nicaragua | Columna semanal del doctor Leonel Argüello que se publica en un contexto muy delicado en términos de salud para el país. Esta columna y otros escritos los pueden leer en Por tu Salud Nicaragua Suscríbete a mi nuevo canal de telegram
https://t.me/PortuSaludNicaragua

Ver todas las entradas de Dr. Leonel Argüello Yrigoyen →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!