7 julio, 2022

Niñez nicaragüense sector más vulnerable e impactado por la crisis que vive el país y el incumplimiento de las leyes

Foto tomada de La Prensa / NM

Las instituciones que deberían estar velando por los niños, niñas y adolescentes están haciendo actividades políticas y no dedican tiempo al cuido y protección de la niñez

Especial para Nuevas Miradas

Al preguntarle a Julio Miguel, de 12 años sobre sus derechos, se queda pensativo y tras hacer memoria, menciona derecho a la vida, a un nombre y a la alimentación. Este adolescente que habita en La Concepción, Masaya, junto con sus padres, es uno de los cuantos, que tiene el privilegio de ir a la escuela, tener comida en su plato, vestirse y poder salir a “columpiarse” junto con su hermana a algún parque… ¿Es algo que puede hacer el resto de niños de Nicaragua?

Todo esto ya no lo vivió Orlando Aguirre Córdoba, de 15 años, asesinado por la Policía afín al gobierno de Ortega, el 30 de mayo del 2018. Eran las 4:30 de la tarde cuando recibió un impacto de bala en el tórax, mientras participaba en la llamada  “La madre de todas las marchas” en solidaridad con las Madres de Abril. Según relatos de testigos, el disparo fue realizado por un francotirador. El joven fue trasladado a bordo de una motocicleta por otro manifestante al hospital Fernando Vélez Paiz, donde falleció dos horas después. ¿Hay seguridad y protección de parte del estado para la niñez nicaragüense?

Para el psicólogo Róger Martínez, el nivel de inseguridad social que hay en el país afecta a los menores de edad. “Yo he visto videos en donde delincuentes se les acercan a estudiantes para robarles teléfonos, sus mochilas, quitarles el poco dinero que puedan andar, obviamente ese es uno de los pocos de otros casos que no quedan registrados, porque no hay cámaras de seguridad, ni teléfonos que graben y ésto se está dando mucho”.

Para el especialista, influye el incremento de delincuentes que han sido sacados de las cárceles y que deberían estar pagando condena. En abril pasado, el gobierno de Nicaragua ordenó sacar de las cárceles y enviar a sus viviendas a mil reos comunes con sentencia firme, para que vivan en régimen de convivencia familiar.  La vicepresidenta nicaragüense, Rosario Murillo, dijo a través de medios oficiales que el millar de presos comunes serían enviados a sus casas para que cumplan sus penas bajo el régimen de convivencia familiar.

“Mil personas pasan al régimen de convivencia familiar, a vivir con sus familias y a realizar labores que contribuyan a la unión familiar, sobre todo también ayudar en la familia, ayudar trabajando”, señaló Murillo.

Estos son los derechos de los niños

Los derechos de las niñas y los niños están plenamente estipulados en la Convención sobre los Derechos del Niño. Fue elaborada durante 10 años con las aportaciones de representantes de diversas sociedades, culturas y religiones, la Convención fue aprobada como tratado internacional de derechos humanos el 20 de noviembre de 1989.

La Convención, a lo largo de sus 54 artículos, reconoce que los niños y las niñas son individuos con derecho de pleno desarrollo físico, mental y social y con derecho a expresar libremente sus opiniones. Además, la Convención es también un modelo para la salud, la supervivencia y el progreso de toda la sociedad humana.

En 1959, las Naciones Unidas aprobaron la Declaración de los Derechos del Niño con el objetivo de reconocer 10 principios fundamentales para garantizar el bienestar y el desarrollo de los niños, niñas y adolescentes, de acuerdo al sitio web unicef.org. Conozca los derechos de los niños, niñas y adolescentes:

Derecho a la igualdad, sin distinción de raza, religión o nacionalidad.

Derecho a una protección especial para que puedan crecer física, mental y socialmente sanos y libres.

Derecho a tener un nombre y una nacionalidad.

Derecho a una alimentación, vivienda y atención médica adecuadas.

Derecho a educación y atenciones especiales para los niños y niñas con discapacidad.

Derecho a comprensión y amor por parte de las familias y de la sociedad.

Derecho a una educación gratuita. Derecho a divertirse y jugar.

Derecho a atención y ayuda preferentes en caso de peligro.

Derecho a ser protegido contra el abandono y el trabajo infantil.

Derecho a recibir una educación que fomente la solidaridad, la amistad y la justicia entre todo el mundo.

Inseguridad y migraciones

Sobre la inseguridad institucional, el psicólogo refiere que ésto es un hecho que afecta a los menores de edad, “porque las instituciones que deberían estar velando por los niños, niñas y adolescentes están haciendo actividades políticas y no dedicarse a lo que deberían hacer, a lo que están asignados a hacer, que es el cuido y resguardo de la protección de la niñez, también el régimen ha mermado el presupuesto de muchas instituciones para dárselas a la policía y al ejército y a sus aparatos de represión y ésto obviamente limita el actuar de muchas instituciones, por ende el Ministerio de la Niñez y algunos programas que se venían desarrollando, es un hecho que pierden la capacidad de poder dar esa protección a los menores”.

La migración de muchas cabezas del hogar, sea papá o mamá, ha dejado a miles de menores al cuidado de abuelos u otros familiares, ¿Esta ausencia afecta la etapa de su crecimiento y educación? Martínez, y un sociólogo que prefiere omitir su nombre, coinciden que sí afecta, puesto que después de los padres, están los maestros para velar por la educación de los menores y ya terceros y cuartos muy difícilmente van a lograr ese objetivo.

El especialista apunta que la migración de los padres obviamente deja un vacío en el crecimiento, en el desarrollo y en la maduración de un niño, ya que lo dejan sin una figura paterna o materna, que es esencial para el crecimiento, aprendizaje, el modelaje de un niño a través de la convivencia con sus padres.

“También dejan un vacío emocional. Los hijos que son muy apegados a sus papás sienten el duro golpe de un día para otro, de ya no tener la presencia física de sus progenitores, entonces ésto podría acarrear problemas de conducta, problemas de sueño, de la habilidad emocional, problemas alimenticios incluso, pero principalmente problemas de comportamientos. Los niños podrían comportarse rebeldes, desafiantes por la misma situación y ciertamente este vacío se verá reflejado en carencias afectivas que pueda tener este niño, una vez que ya sea mayor de edad”, manifiesta Martínez.

Tres razones que afectan a la niñez nicaragüense

Las secuelas en la niñez tras la crisis sociopolítica del 2018, luego la pandemia con la llegada del Covid-19 y la migración masiva de miles y miles de nicaragüenses, ha acarreado mucho dolor y sufrimiento en la niñez de este país.

¿Qué tipo de atención ameritan los menores que vieron la pérdida de alguno de sus papás o familiares durante la insurrección del 2018, luego con la pandemia y ahora con la migración, donde varias cabezas de hogar han fallecido en el intento de llegar a otro país?

De acuerdo con el psicólogo Róger Martínez el tipo de atención que ameritan los menores que vienen arrastrando este tipo de situaciones, debe ser “multiaxial”. “Que quiero decir con ésto, que son de distintos ejes que se debe de trabajar, aquí hay que trabajar emociones, hay que trabajar el proceso del duelo, algunos niños podrían estar enmascarando algún tipo de depresión infantil, a través de su conducta”, apunta.

Según detalla el psicólogo, lo que se debe de hacer es una evaluación clínica profunda para poder determinar cuál es el nivel de afectación y cuánto tiempo ameritará estar en terapia para poder trabajar esas situaciones que está viviendo el menor.

“Obviamente parte de la terapia es enseñarles a vivir con esa pérdida, con ese momento que quedó ahí, pero que hay que irlo trabajando para que el dolor emocional vaya menguando y que no afecte el desarrollo, el crecimiento, la psicología del niño, hay que trabajar sobre los resentimientos porque podrían estar pensando sobre los culpables, atentar contra la vida de alguien cercano; es un tratamiento multiaxial desde distintos flancos, con psicólogos que son expertos en distintas ramas infantiles, para poder ir abordando todo lo que ha venido viviendo, sintiendo, que de alguna u otra forma el niño ha venido expresando desde una comunicación verbal hasta una no verbal”, añade.

Martínez menciona que el régimen actual está enfrascado únicamente en sostenerse en el poder y ésto ha llevado a que se descuiden las políticas públicas basadas en la Ley 287.

La Ley 287 dice: “Las niñas, niños y adolescentes tienen derecho intrínseco a la vida desde su concepción y a la protección del Estado a través de políticas que permitan su nacimiento, supervivencia y desarrollo integral y armonioso en condiciones de una existencia digna”.

“A como dice la ley la protección de la vida, el derecho integral y armoniosas de una existencia digna, no están siendo cumplidas en Nicaragua, muchas familias están siendo separadas por las condiciones económicas, sociales que vienen desde la política y ésto no genera un ambiente armonioso, no genera un ambiente de dignidad, muchos padres no tienen un trabajo para poder ofrecerles las condiciones mínimas y dignas a sus hijos, por ende tienen que buscar cómo salir del país, para ir a encontrar oportunidades en otro lado y ésto a raíz de lo que se está viviendo, a partir del contexto del 2018.

La seguridad para los niños es muy frágil, es muy precaria, realmente no se está velando por una educación adecuada, la educación formal que viene desde el régimen, desde el gobierno se está enfrascando en adoctrinamientos, desde ahí vemos la mala gestión en el aprendizaje y la enseñanza de los niños, no se están preocupando el régimen para ésto, se está preocupando en vender una imagen y que esta imagen quede sembrada en la mente de estos niños, desde ahí el régimen está violando sus derechos, porque la ley dice que los niños tienen derecho a una educación de calidad, integral, que le permita crecer y desarrollar su inteligencia y no lo están teniendo en los colegios públicos, entonces condiciones para que la ley se cumpla como está dicha yo no la veo”, señala Martínez.

Cierre de organizaciones afecta a la niñez nicaragüense 

El régimen de Daniel Ortega mantiene su arremetida contra las organizaciones de sociedad civil, al solicitar a la Asamblea Nacional —dominada por el Frente Sandinista— la cancelación de oenegés, instituciones y hogares que velaban por el bienestar de la niñez, adolescentes y adultos mayores.

Hasta el mes pasado ya sumaban más de 120 oenegés anuladas por el régimen en lo que va del 2022. Entre las oenegés canceladas hay decenas que desarrollaban proyectos de educación, programas médicos especializados, como los ejecutados por Operación Sonrisa; la promoción y defensa de los derechos humanos, el desarrollo social, la democracia, la cultura de diversas poblaciones vulnerables como los niños y las niñas.

Entre las organizaciones a las que se le retiró su personería jurídica, y por ende se les imposibilita trabajar, está Fundación Fabretto que trabajaba en comunidades vulnerables, donde las familias luchan por romper el ciclo de la pobreza; en los departamentos de Nueva Segovia, Madriz, Estelí, Chinandega, Managua, Masaya, Granada y Región Autónoma de la Costa Caribe Sur (RACCS).

De igual forma, se cerró Operación Sonrisa Nicaragua también. Esta organización con 35 años de experiencia promovía cirugía reconstructivo vital de labio hendido y paladar hendido. Muchos niños, jóvenes y adultos fueron beneficiados con esta atención integral y cirugías reconstructivas.

American Nicaraguan Foundation (ANF), Fundación Coen, Fundación Luisa Mercado, Centro Nicaragüense para la Promoción de la Juventud y la Infancia y Fundación Iberoamericana de las Culturas (Fibras) forman parte de la extensa lista de organizaciones que directamente beneficiaban a la niñez del país.

Y un duro golpe a la defensa de los derechos de niñas y niños fue la clausura de la Coordinadora Nicaragüense de ONG (CODENI). Una instancia de coordinación de 25 organizaciones de niñez y adolescencia que tenían como misión “promover y desarrollar espacios de participación con el Estado para incidir en la elaboración de políticas públicas, propuestas de iniciativas de leyes y fomentar acciones de defensoría social, incidencia, comunicación social y movilización social”.

Según indicó el oficialismo, las organizaciones clausuradas incumplieron con sus obligaciones, como reportar sus estados financieros conforme a los períodos fiscales con sus desgloses detallados, como ingresos, egresos y donaciones, acusaciones que son rechazadas por la mayoría de oenegés pues se les impidió de múltiples formas cumplir con esos requisitos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!