11 agosto, 2022

La ciencia política es una profesión alimentada por diversidad de conocimientos e ideas y debe enseñarse

Gráfico tomado del sitio web de la Universidad de Palermo / NM

La política está en el aire mismo que respiramos, igual que la presencia o ausencia de Dios”. Graham Greene

La educación formal debe de incorporar en sus currículas de estudios asignaturas del área de Ciencias Políticas porque hoy se requiere de conocimientos en este campo para comprender y razonar las tomas de decisiones

Julio César Guerrero Dias

La política en un contexto global se convierte en una necesidad de pensar y repensar, comprendemos y percibimos de este concepto que cada día se vuelve más controversial, y esto debido a que es a través del pensamiento político que se transforma o se trata de cambiar a una sociedad. Preguntémoslo ¿es importante para las personas participar en política? ¿cuál es la concepción que tenemos de política? ¿qué se entiende por política? ¿la política es de mandato y obediencia? ¿porque la política se transforma en una práctica cotidiana? ¿la política solo les compete a los partidos políticos? ¿a los dirigentes o caudillos de un partido? ¿a los líderes sociales? Es así que la política hoy se encuentra en cada una de las manifestaciones o práctica que yo, tú, él, nosotros, vosotros, ellos realizan.

La reflexión sobre la política es un asunto de difícil descripción, quizás, lo anterior, se deba al concepto mismo, cuando no al carácter polisémico y variable de un término que se ha tratado desde disciplinas distintas, también porque la política, como objeto de reflexión, se nos presenta, a pesar de su uso cotidiano, como un término controvertido y de diferente uso y comprensión, según el ámbito y el momento en que se emplee.

Para entender un poco la función de la política en una sociedad, la disciplina encargada es  la ciencia política, encargada de abordar su reflexión, ha compartido objeto de estudio con la filosofía, la historia de las ideas, la sociología o el derecho, es así que para que seamos ciudadanos con alto índices de participación política es necesario que las instituciones educativas incorporen en sus currícula la asignatura de Ciencias Políticas.

No obstante, la existencia de definiciones clásicas que responden al interrogante, aparentemente simple, planteado, resulta cuando menos necesario responder a éste a partir de la diferenciación entre lo que es la política y lo que es el pensamiento sobre la política, que en términos de Roiz (1982: p. 13) sería la existencia o no de conciencia política.

La distinción propuesta resulta pertinente si se estima, primero que la política es un fenómeno universal en el que la persona humana desarrolla actividades y establece relaciones que hacen que la política sea un término familiar, que responde a diferenciados sentidos y ámbitos de aplicación; y, luego, que la política está ligada a la misma condición humana y por lo tanto puede considerarse como una construcción mental.

Como se puede observar, el poder, como componente central de la política, ha guiado la mayoría de las reflexiones en torno a ella, desde Aristóteles hasta Maquiavelo “la relación que se establece entre los hombres y mujeres, según la cual unos obedecen y otros mandan sigue seduciendo a estudiosos e investigadores, ya que esta relación no sólo, ni siempre, se basa en la fuerza o la violencia, sino que está vinculada con ideas, creencias y valores” (Del Aguila, 1997: p. 23).

De este modo, lo político resultará aquel ámbito de lo social en que se producen relaciones de poder, esto es, relaciones de mando y obediencia, o bien se trata de aquel ámbito en el que se dirimen los conflictos entre los grupos sociales por los bienes colectivos, el concepto de política, desde esta perspectiva, está asociado con la existencia de conflictos sociales y de los intentos por sofocarlos o regularlos. Es decir, siguiendo a Vallès (2001), la finalidad de la política, como actividad y relación social, sería la de regular los conflictos, de un lado; y, tomar decisiones respecto a la misma, del otro.

A los interrogantes clásicos de quién tiene el poder y cómo se ejerce, se les podría añadir el componente normativo, es decir, la idea de que el ejercicio del poder ha de enjuiciarse moralmente, se trataría, entonces, de dar respuesta a las preguntas de sobre quién debería tener el poder y cómo debería ejercerlo.

De tal manera que, hoy la política como objeto de reflexión, desde una perspectiva dinámica se interesa más por los procesos políticos, en donde el Estado no ocupa un espacio tan destacado. La condición política (Heller & Fehér, 1998) tiene como premisa la aceptación de la pluralidad de culturas y discursos, razón por la cual el rechazo por el universalismo político es evidente.

Esto implica que el Estado pierde protagonismo para cedérselo cada vez a la sociedad, se hace necesario, entonces, una nueva concepción de la política y un replanteamiento de la teoría del Estado, queda abierto el debate de la política, como objeto de reflexión en tiempos en que la controversia y los desafíos que imponen las mutaciones y cambios de todo orden le imponen a la disciplina en el contexto de la globalización.

La expansión e importancia de la ciencia política en las universidades, así como en función de sus conexiones con el proceso político representa una ampliación y un desarrollo de la cultura política democrática en cualquier país, por eso la necesidad de ir desarrollando una educación política para comprender y analizar los diferentes fenómenos que suceden en todos los escenarios sociales.

Del mismo modo, que la ciencia política resulta en un instrumento útil para el sistema democrático, debido a su aporte al estudio, compresión y conocimiento de la realidad política, a su crítica constructiva de lo que hacen o quieren hacer los políticos y a su función interpretativa que permite hacer comprensible la política para el ciudadano, permitiendo además comprender problemas que afectan a los países como es la pobreza, la contaminación del medio ambiente, el suministro energético y los conflictos, cuyo estudio y solución se encuentran entre las actividades prioritarias de los gobiernos, por tanto, puede sostenerse que la disciplina ya no es un lujo académico sino una necesidad social.

La expansión e importancia de la ciencia política en las universidades, así como en función de sus conexiones con el proceso políticos representa una ampliación y un desarrollo de la cultura política democrática en cualquier país, nos conduce a desmitificar el rol de la política.

Si bien es cierto que la ciencia política, desde el punto de vista profesional, y no profesional ocupa un lugar marginal, ya que la experiencia acumulada de las prácticas de los que dicen que hacen política en las diferentes sociedades han hecho de la política una signatura reprobada y sin deseo de aprender de ella, se ha desnaturalizado su función social, pero, no podemos desconocer el resurgimiento e interés por su estudio en el conjunto de los países de América Latina.

Partiendo de estas consideraciones, podemos señalar que la ciencia política es ante todo una profesión alimentada por una diversidad de conocimientos, enfoques y perspectivas teóricas como principales herramientas, que se abre paso en el abordaje de los diversos fenómenos y problemáticas que caracterizan la política, naturalmente al sinnúmero de efectos que se desprenden del poder y las relaciones de dominación, en los diferentes sectores sociales.

Por esta vía, la ciencia política, como saber, disciplina científica y profesión de punta, viene convirtiéndose en las últimas décadas en el área especializada de conocimiento imprescindible para conocer e interpretar las diversas dinámicas políticas nacionales, regionales y locales que explican los hechos y fenómenos políticos, el conocimiento de la ciencias políticas te permite explicar las razones y toma de decisiones que se realizan en un momento determinado, lo interesante es que la política, es que flexible, razonable, también la política es líquida, es mutante su metamorfosis está en función del momento situacional, es por eso que se dice que en política todo es posible.

De esta forma, el proceso de formación profesional a través de la educación formal de un plan de estudios donde esté incorporado asignaturas de ciencia política, contribuirá a formar ciudadanos con sólidos conocimientos disciplinares y profesionales, pero también, con sólidos valores humanos y compromisos sociales.

Lo anterior le permitirá a la academia formar personas y profesionales que: lideren procesos de cambio político regional, bien sea desde los cargos gerenciales o políticos, manejen con propiedad una amplia gama de conocimientos teóricos y de herramientas metodológicas y técnicas para ser aplicadas a los fenómenos políticos de la región y el país, y que hoy demandan de solución.

Que sean capaces de proponer preguntas y alternativas de solución a los problemas sociales y políticos de la región y el país, que puedan comprender, contextualizar y presentar, en términos teóricos y prácticos, respuesta a cuestiones propios de la disciplina, tales como: los partidos políticos, las instituciones, las políticas públicas, la cultura política, la opinión pública, la representación y la participación política, la participación ciudadana, el derecho  a la vida, a la libertad, a la expresión, a proponer ideas y reflexiones en función del bien común.

Hacer política se presenta como una formación de los ciudadanos para que ejecuten una participación consciente y activa en las decisiones del gobierno que inciden en la vida social e individual de los ciudadanos; actividad que el estado lleva a cabo a través de diferentes medios masivos para forjar mejores relaciones sociales y la preservación o no de la política dominante; acción que la vida universitaria debe desarrollar.

Al educar para la política “el compromiso que han de asumir los políticos y los educadores y que deben cuidar los ciudadanos que se cumpla, es que las propias acciones políticas no se conviertan en un acto irrelevante; por el contrario, que sean un hecho cargado de significado democrático y de participación política consciente…encontrar la fórmula educativa que permita a los ciudadanos el ejercicio crítico y libre de su poder electoral.” (GUILLEN, 2003 p 4)

Reflexionar sobre la política, sino es una obligación, por lo menos es un derecho y un deber de todo sujeto social, es imperativo participar en la forma en la que se establece el orden, cómo se detenta el poder y la autoridad; porque, no sólo hay que añorar la paz, la estabilidad y la armonía, sino hay que hacer algo para instaurarlas.

Esto implica que no hay que participar por participar de cualquier modo, los cambios sociales los realizan individuos con conciencia política que buscan resolver conflictos, hay que tomar posición para convertirse no sólo en un observador de los fenómenos políticos sino, desde la muy particular forma de estudiarlos, participar con las propias destrezas en su solución; porque no sólo se es afectado sino causa de ellos.

Participar en las soluciones no nos transforma de una víctima más de la situación del país, sino en un actor reflexivo de lo que está sucediendo en el escenario nuestro   en bien de las mayorías.

El espacio político surge desde los griegos en el ágora que se constituye como un lugar público donde la vida política podía tomar forma: apto para la disputa, la oratoria, espacio común donde son debatidos los temas de interés general como la ética y la educación, porque el terreno político era para el griego el terreno de lo común, hacer política era participar en la vida en común, una obligación de cada ciudadano para consigo y con los demás; renunciar a hacer política era renunciar a gobernarse y por tanto, a ser libre (ROSSI 2002 p 62);

Es así que la política envuelve actividades esencialmente humanas que competen a todos en tanto seres que conforman una sociedad: son acciones humanas referentes al Estado, son fines de un grupo social, es poder en una autoridad, es una actividad inherente a la naturaleza humana, es lo común a un pueblo, es orden público, es dialogo, es un arma de poder, es controversia, es una propuesta de solución a los conflictos sociales, es búsqueda del bienestar de toda la sociedad, todo ello y en lo que en cada momento se convierte, no depende de ella misma, sino de quienes la detentan, en política nada está escrito, cada día se construye a sí misma con el ser y el hacer de los hombres y mujeres.

Por esta vía, la ciencia política, como saber, disciplina científica y profesión de punta, viene convirtiéndose en las últimas décadas en el área especializada de conocimiento imprescindible para conocer e interpretar las diversas dinámicas políticas nacionales, regionales y locales que explican los hechos y fenómenos políticos.

Por su parte, el tema de la globalización, como reto que se debe superar, supone tener en cuenta, por parte de la universidad, la evolución del ambiente político, esto significa que la ciencia política, como disciplina profesional y académica, debe poner más acento en la dimensión internacional, dejar el parroquialismo, para utilizar la terminología Sartoriana, junto con el acento en la política comparada como campo y como método de investigación para abordarla, podría ser, del mismo modo, una adecuada estrategia.

Comparto estas ideas desde Nuevas Miradas y particularmente en el Ágora Nica sin ser un profesional de las Ciencias Políticas, ni pertenecer a ninguna organización política mucho menos ser politólogo ¿por qué es necesario hacer y participar en la política?  Porque la política se inmiscuye y se mete conmigo, con vos y con todos, pensar, reflexionar, proponer, participar es hacer política socializar estas ideas es hacer política.

“Una nación sin elecciones libres es una nación sin voz, sin ojos y sin brazos”.      Octavio Paz

Julio César Guerrero Días

El ágora nica | Desde la antigua Roma, el espacio público sigue siendo el más idóneo y transparente para el debate.

Ver todas las entradas de Julio César Guerrero Días →

Un comentario en «La ciencia política es una profesión alimentada por diversidad de conocimientos e ideas y debe enseñarse»

  1. Muy interesante su artículo.. yo recuerdo que antes de estudiar pensaba que la politica implicaba solo en los partidos políticos pero con el conocimiento adquirido a como lo menciono la política va mucho más allá de solo un partido político sino que involucra de manera directa a la sociedad ya sea dentro o fuera de sus hogares y es de mucha importancia que seamos conocedores de la política de nuestro país y seamos activos en la política de nuestro país pues es el pueblo que tendría que dirigir al político que ejerce la política que nosotros mismos hemos decidido optar a como debe ser . Al referirme por la política que hemos decidido optar hablo de la educación, economía, entorno social, ingresos, pib percapita y otros ambitos . Y es algo del que en muchas veces el politico aprovecha ya que las personas suelen no informarse con la política de sus país sobre cuáles son sus derechos civiles como ciudadanos o ignorar la misma aceptado cualquier tipo de mandato (no democracia) .. la política se encuentra en estado cambiante y evoluciona según las necesidades de la sociedad. Por otra parte la ciudadanía regularmente antepone sus incertidumbres para que el político simplemente y de la mejor manera efectúe y soluciones dichas peticiones el problema es cuando la ciudadanía de manera limitada desconoce hasta donde llegan sus derechos civiles y el político aprovecha dicha ignorancia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!