12 agosto, 2022

1972 en Managua, retrospectiva medio siglo después

Ilustración tomada de La Prensa / NM

Recopilación de Jairo Ruiz Clavijo

Periodista colombiano, colaborador de Nuevas Miradas

El turista llega al país en un avión o barco de Somoza y se aloja en uno de los hoteles de Somoza en la capital; se echa a dormir sobre cama y colchones fabricados por una empresa de Somoza y desayuna Café Presto, propiedad de Somoza con leche de vacas de Somoza y azúcar refinada en uno de sus ingenios. Enciende un fósforo de la empresa Momotombo, de Somoza y prueba un cigarrillo de Tabacalera Nicaragüense que Somoza posee en sociedad con la British-American Tobaco Company.

El turista sale a la calle y cambia dinero en un banco de Somoza y en la esquina compra el diario somocista Novedades. Leer Novedades es una imposible proeza, de modo que arroja el diario a la basura que, al amanecer, será recogida por un camión Mercedes importado por Somoza.

El turista sube a un autobús de la empresa Cóndor de Somoza que lo llevará hasta la boca del volcán Masaya. Yendo hacia el penacho de fuego va viendo, por la ventanilla, los barrios de latas y charcas donde vive la baratísima mano de obra que usa Somoza.

El turista regresa al anochecer. Bebe un ron destilado por Somoza con hielo de su compañía Polar , después como carne de una de sus terneras, pasada a cuchillo en uno de sus mataderos, con arroz de una de sus arroceras y ensalada aderezada con aceite Corona. Que es de Somoza y de la United Brands.

Media hora después de medianoche, revienta el terremoto. Quizás el turista sea uno de los doce mil muertos. Si no va a parar a alguna fosa común, descansará en paz dentro de un ataúd de la empresa funeraria Somoza, envuelto en un sudario de la textil El Porvenir, que también pertenece Somoza

Nicaragua: la revolución sandinista. Una crónica política (1855/1979. México, Era, 1982)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!