¿A qué juega el gobierno en esta crisis?

Roberto Samcam (*)

¡Y vuelve la mula al trigo! Otro día perdido en el Diálogo Nacional por la intransigencia del gobierno de no querer salir del poder.

La estrategia es clarísima, dejar en manos de la OEA la solución de la crisis, para jugar la carta de Wilfredo Penco, que no es otra cosa que mantener a Ortega los tres años restantes y hacer elecciones “purísimas” en el 2021.

Durante todo este tiempo, de aquí a 2021, trabajar en un calendario de “perfeccionamiento” del Consejo Supremo Electoral a paso de tortuga, para darle tiempo al régimen de acomodarse en un orteguismo sin Daniel. 

¿A qué juegan en el Diálogo? Tienen varias cartas sobre la mesa. Veamos cuales son: 
1.- Juegan a la pérdida de tiempo descarada, con el objetivo de desacreditar el dialogo y que pierda interés por parte de la población. Si logran extenderlo hasta el 14 de junio, inicio del Mundial de Fútbol, será un éxito para el gobierno, que lo utilizara como distractor de una parte de la población. 

2.- Ya se advirtió que el talón de Aquiles son los tranques en las carreteras, la delegación del gobierno continuó, hasta el cansancio, su insistencia en desmontar los tranques. No se saldrán de este guion, e intentaran desmontarlos utilizando de nuevo las fuerzas paramilitares, reivindicando dicha acción por parte del “pueblo sufrido y pobre” que estaría cansado de los mismos. Una suerte de ablandamiento a la población, para la represión que ya empezó a ejecutarse.

3.- Intentan sacar de quicio a la delegación nuestra en el Diálogo con el objetivo de que “boten la gorra” y se levanten del mismo, lo que daría pie a Ortega de dejar todo en manos de la OEA de Luis Almagro, su compinche en esta aventura antidemocrática, para utilizar las propias palabras del uruguayo vergonzante. 

¿Qué acciones están desarrollando actualmente? Pretenden recuperar la iniciativa táctica y estratégica lenta pero consistentemente. El control de las calles. Saben que el cansancio del pueblo que demanda una definición inmediata, “para ayer” si fuera posible, opera en favor de ellos.

Apuntan a la desesperación de la gente, echando a andar la maquinaria desinformativa del régimen, radios y canales de televisión, articulando un discurso de desabastecimiento de alimentos, medicamentos y de obstaculización de la atención médica.

Tratan de recomponerse en los lugares donde fueron seriamente golpeados, vale decir, incendiadas las casas del partido y desarticuladas sus estructuras partidarias. 

¿Cómo lo están haciendo? Agrupándose a niveles departamentales, recogiendo fuerzas de cada municipio y marchar en caravanas en cada uno de ellos, dando la impresión de que hay todavía mucha gente apoyándolos.

Utilizan el dinero de las alcaldías, del INSS, de Inatec, de otras instituciones y entes autónomos, del incremento de los recibos de luz, para garantizar el salario de las turbas paramilitares y de la JS. En tanto esto ocurre, sus agentes enlistan a los principales elementos que han estado en las marchas, tranques y plantones. ¿Para qué? Sencillo: eliminación directa, acusaciones judiciales, encarcelamientos por causas inventadas, levantamientos nocturnos, desapariciones forzosas, etcétera. 

Creo que se desperdició una excelente oportunidad para haber llamado a un Paro Nacional parcial de toda la actividad económica en el país y regresar a la mesa de diálogo el lunes en mejores condiciones para seguir negociando.

Los ataques en León, Ocotal y los que pudieran acontecer entre hoy y mañana en la zona de Chontales, hablan de la voluntad de Ortega de subirla la parada al pueblo, porque al día de hoy, para él, su salida es innegociable.

(*) Colaborador de Nuevas Miradas

Nuevas Miradas

Nuevas Miradas

Historias sin filtro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

A %d blogueros les gusta esto: