Hace 39 años la GN de Somoza disparó contra ambulancias de la Cruz Roja en León

Juan Ramón Huerta

Hace algunos años, en el contexto de los 80 años de la Cruz Roja nicaragüenses hice varias entrevistas con fundadores y personajes de esta institución que se han destacado por haber ayudado a salvar personas durante el terremoto de 1972, la insurrección de los años 1978 y 1979 y en el testimonio del señor Clemente Balmaceda encontré cómo la Guardia Nacional de Somoza atacó a esa institución, asesinó a un presidente departamental, torturó a funcionarios y disparó contra ambulancias entre León y Managua, en 1979, hace 39 años     

 

Clemente Balmaceda. N/M

Vejaciones en los retenes

Un guardia, moreno, pelo hirsuto y achinado detuvo a Clemente Balmaceda y resto de socorristas y los acusó de ser correos del Frente Sandinista y que por lo tanto tenían que pagar las consecuencias, pero otro oficial se apareció y cambió la orden de detenerlos.

En otro lugar y en el mismo contexto, Alejandro Morales y su compañero de ambulancia eran obligados a arrodillarse en plena calle frente al Cine América, frente al anuncio de la película Brillantina, con el helado cañón de una subametralladora UZI en la boca y saboreando astillas de diente en su lengua.

Enrique Pereira, director de la Cruz Roja en Jinotega ya había sido asesinado de un balazo de garand en la sien, acostado junto a otros cruzrojistas en el interior de los nuevos edificios del hospital Victoria Motta de esa ciudad.

Fueron días escalofriantes para el personal de la Cruz Roja. Balmaceda recuerda que en otra ocasión, mientras circulaba por las inmediaciones del Zumen, un retén de la Guardia Nacional los detuvo. A pocos metros se desarrollaba una operación militar de la guerrilla urbana del Frente Sandinista para la toma de la casa del senador somocista Pablo Renner, en Belmonte (hoy Casa del Periodista).

Un guardia que gozaba apretando testículos

Un oficial GN detuvo al conductor de la ambulancia en la que iba Balmaceda y los conminó a bajarse del vehículo. Uno de los oficiales se acercó a Balmaceda y le metió las manos en la bolsa derecha del pantalón y viéndolo con un rostro parecido a los personajes que aparecen en la pintura de Los Borrachos de Velásquez, le apretó los testículos hasta hacerlo llorar y retorcerse del dolor.

El guardia tenía un rostro descompuesto, desvelado y aliento aguardentoso. Estaba nervioso pero gozaba con apretarle los testículos a Balmaceda, parecía estar satisfaciendo sus instintos homosexuales.

Quitaban ambulancias para sus operaciones

Apareció otro guardia apuntando con su fusil a los socorristas para anunciar que la ambulancia sería utilizada por la guardia para poder penetrar al círculo de fuego que tenían los guerrilleros en Belmonte, pero estaban nerviosos, gritaban y se desquitaban con la Cruz Roja su impotencia de hacer algo por detener a los guerrilleros.

Balmaceda nunca olvida las palabras del guardia que le apretó sus partes cuando le dijo: “Hoy es el último día de tu vida”.

Hace 39 años Somoza disparó contra ambulancias

Este sobreviviente de la Cruz Roja no deja de hacer relación a uno de los episodios más duros vividos por la institución cuando una de las unidades fue rafagueada por un convoy de la GN entre León y Managua, donde murieron dos compañeros. Este hecho está documentado y el diálogo de la GN está transcrito literalmente como un testimonio de la masacre.

 

Nuevas Miradas

Nuevas Miradas

Historias sin filtro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

A %d blogueros les gusta esto: