Jóvenes reconstruyen simultáneamente a la lucha

Fotos cortesía de amigos de Nuevas Miradas, redes sociales y Noticias 24/7
En la rotonda de Ticuantepe había dos árboles de la vida, ahora caídos por la furia popular; en el mismo lugar se plantan árboles ornamentales.

Juan Ramón Huerta

A la par de las protestas estudiantiles y de miles de pobladores que salieron a las calles en los siete días de protestas en Nicaragua, piquetes de jóvenes se han dedicado a sembrar árboles naturales donde antes el gobierno plantó árboles de lata y luces llamados “árboles de la vida” y que la población ha denominado “Chayo palos”.

Los nicaragüenses atribuyen la instalación de un centenar de estructuras metálicas millonarias por su material e iluminación a la primera dama nicaragüense Rosario Murillo a quien también le adjudican “creencias esotéricas”.

 

Mientras en Masaya, ciudad que alberga al histórico barrio de Monimbó que en febrero de 1978 se alzó contra la dictadura somocista, los pobladores han salido con potes de pintura azul y blanco para engalanar los monumentos erigidos a sus caídos en la lucha insurreccional de 1978 y 1979 que llevó al poder al Frente Sandinista de Liberación Nacional.

La rebelión de los monimboseños se reeditó la semana anterior cuando salieron, 40 años después, a protestar contra el gobierno de Daniel Ortega a quien acusan de ser “dictador” por mantener un régimen autoritario que ataca las manifestaciones, cierra espacios de comunicación, hace fraude en elecciones y ahora legisla para castigar la seguridad social de los adultos mayores.

Pobladores de Masaya pintan los monumentos erigidos a los héroes de 1979 en azul y blanco.

También en Villa Rafaela Herrera, Managua, comenzaron a repintar sus monumentos.

Nuevas Miradas

Nuevas Miradas

Historias sin filtro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

A %d blogueros les gusta esto: