Nuevas Miradas arriba con éxito a su primer año

En la foto: Carlos Morales, Milvian Marenco y Juan Ramón Huerta. El video fue hecho por Milvian y Carlos.

Juan Ramón Huerta

Hace un año que un grupo de jóvenes universitarios tomó la decisión de acompañarme en un proyecto de vida forzado a adelantarse un año porque estaba destinado para mi retiro formal a finales del año 2018. Existimos en la red desde el 11 de septiembre de 2017. 

Jóvenes universitarios, hoy en la lucha con la complicidad de Haskel Romero, mi compañero de jornadas nocturnas en una sala de redacción, nos reunimos para ver colores, logo, palabras claves, diseño y tanta carpintería que nos embelesaba.

El logo es obra de Haskel Romero y la aprobación del colectivo y el lema “Historias sin filtro” fue propuesto por otro de los muchachos fundadores y al final también fue aprobado. Su primer diseño y montaje de Angel Pineda y la primera nota más leída fue escrita por la estudiante Joseling Ballesteros, “Salud mental abandonada  desde hace medio siglo en Nicaragua”  

Estábamos en la academia, donde al periodismo se le ve con desdén, por ser peligroso y comprometedor, sin embargo los muchachos estaban apostando a hacer algo diferente para demostrar que el periodismo no ha muerto como lo han sentenciado algunos. La prueba más fehaciente vino con la revolución de los jóvenes de abril donde la mayoría de los fundadores se involucraron y se está haciendo periodismo de calidad e independiente; necesario porque sin periodismo no pudiéramos reconocer la verdad, la denuncia, las pruebas de la brutalidad del régimen.  

El periodismo es exigente y requiere, además de pasión, tiempo y algunos de mis cómplices no estaban preparados para ello; quizás no es lo que querían como carrera y comenzaron a desencantarse. Además, saben que si como docente soy muy exigente, ya en un medio las cosas suben de tono en el rigor.

Poco a poco, ellos mismos me confesaron que sus compromisos académicos, el temor de sus familias; otros, querían otra misión, como en efecto lo hicieron hoy de lleno con la revolución azul y blanco.

Otros apostaron por quedarse pero sintieron la presión del compromiso. No es fácil, yo los comprendo y me ubico en sus zapatos, frase que siempre les expresé como docente.

Otros encontraron un trabajito que les remuneró su subsistencia; en Nuevas Miradas seguimos trabajando por amor a esta profesión, sin ingresos todavía.

En lo personal y de forma autodidacta, comencé a leer a mis maestros del ciberperiodismo, Santiago Tejedor, Ramón Salaverría de la Universidad de Navarra; a Gumersindo Lafuente,  Stefani Falla, Raymundo Riva Palacio, David Parra Valcare y José Alvarez Marcos, entre otros, que han dado la razón en el sentido que el futuro del periodismo no está en la prensa escrita.

Si a mí me ha costado entender esto por ser nativo de la prensa escrita y migrante digital, con mucha más razón a los jóvenes que aun reciben clases de prensa escrita en recortados talleres. Mi profundo agradecimiento a quienes me alentaron a seguir, no he desmayado.

Especial agradecimiento a Anieska Rodríguez, mi estudiante, ciega por una mala práctica médica y que hace periodismo con audios en su columna de podcats “Palabras que perseveran”; a Carlos Morales Zapata y Milvian Marenco que junto con Joseling Ballesteros me apoyan a sobrevivir con Nuevas Miradas. Especial agradecimiento a mi esposa, Amelia Largaespada, quien siempre me acompaña a la hora de hacer videos.

A colaboradores especiales como Luis Sánchez Corea, nuestro caricaturista; Henry Petrie que no fallado semanalmente con su columna “El círculo”; a Gustavo Ortega, Harry Tejada, Manuel Espinoza Rivera, Lautaro Ruiz, Marjorie Siles Suárez, Nery García, Amalia Morales; a Edgard Tijerino que nos apoyó al principio. Al ingeniero Diego Muñoz, secretario general de la UNI por donarnos el primer año del derecho al Nic ni.  

Agradezco el apoyo del colectivo de niños y niñas comunicadores de Jinotega, Tuktan Sirpi con quienes tenemos un convenio de colaboración; a la Nueva Prensa de Costa Rica; a Humberto Castilla Toledo, Frank Cortés, entre otros.

También al especial apoyo del doctor Carlos Jarquín, propietario del hotel Neblina; al Café Flor de Jinotega de Soppexcca que nos ha dado albergue para nuestras actividades; a Mario Hurtado Jiménez y su empresa Prisa.

Como no agradecer el reencuentro con mi colega y compañero de aventuras como corresponsales de guerra en la década de los años 80, Emilio Surí Quesada que ahora formará parte del Consejo Editorial de Nuevas Miradas; la persistencia en el apoyo de Henry Petrie, Luis Sánchez y Amalia Morales y la bienvenida para Cristal Espinoza y Karly Gaitán que se suman a este esfuerzo como asesores. Al doctor Edmundo Jarquín quien nos apoya en el conocimiento y difusión de Nuevas Miradas.

Mil gracias a los más de mil doscientos suscriptores que siempre nos leen y que son fieles compañeros en este primer aniversario. Y lo que falta por mejorar…

Nuevas Miradas

Nuevas Miradas

Historias sin filtro

One thought on “Nuevas Miradas arriba con éxito a su primer año

  1. Queridos amigos: En Nuevas Miradas nos reencontraremos. Un fraterno y agradecido saludo a todos los lectores. Es lindo y vivificante, desde estas páginas y con este colectivo, estar y sentirse de nuevo en Nicaragua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

A %d blogueros les gusta esto: