Se están perdiendo los filtros del respeto y la ética en las redes sociales

Gustavo Ortega

Aplaudo el avance tecnológico, bienvenido sea. Pero repudio el uso y manejo irresponsable de las tecnologías, sobretodo en materia de comunicación y me enfoco principalmente en las redes sociales.

Más allá de que ahora hemos exagerado el uso de las mismas, al punto que tenemos a alguien a la par y le enviamos un chat para comunicarnos algo, o irrespetuosamente llevamos el texteo a la mesa, convirtiendo al teléfono móvil en un “cubierto” extra a la hora de comer, ya es casi un compañero permanente de la cuchara y el tenedor.

Más allá de que las relaciones amorosas se miden con las cantidad de corazoncitos y frases públicas cargadas de errores ortográficos, fotos que se miden por el número de “likes” o comentarios que se asumen buenos o malos por la cantidad de réplicas que tengan, porque de lo contrario el autor se verá sumido en tristeza al ver que su comentario quedó ahí estéril, ninguneado.

Más allá de arrogarnos el derecho de que nuestras opiniones personales puedan ofender creencias y principios e incluso plantearlas al grado de teorías indiscutibles e infalibles, cayendo en el irrespeto hacia parte de las audiencias sin importarnos un comino.

Más allá de sentirnos los líderes para el cambio social, analistas de las múltiples especializaciones que ha parido la tierra, consejeros gratuitos, críticos por excelencia, “opinólogos”, “todólogos”, arrogantes al fin.

Más allá de nuestro morboso interés por conocer de la vida de terceros gracias a que nosotros mismos estamos informando que hacemos cada momento, dónde andamos, qué vestimos, qué celebramos, qué comemos e incluso hay quienes han mostrado el privado sitio donde se descome!

Más allá de muchas cosas más, la burla, sorna, el vulgareo, se han vuelto los acompañantes cotidianos en las redes sociales, y tanta responsabilidad tiene el que la provoca como el que la promueve.

Este jueves, tras el aguacero que inundó parte de la capital nicaragüense, un reportero de televisión, haciendo su trabajo, algo que me llenó de esperanza porque aun todavía se reportea como corresponde (algo que cada vez se ve menos) , sufrió un accidente en medio de la transmisión en vivo, cayendo a las lodosas aguas pluviales. Lejos de valorar la labor periodística fue motivo para “viralizar” la caída e inventar contenido burlesco en las redes sociales.

La burla pasó a ser lo importante, qué pasó con la ciudad amenazada por las lluvia, la seguridad del reportero,  las causas que provocaron esas inundaciones, las afectaciones humanas o materiales por el suceso, en fin hay tantas cosas que ameritan atención, pero no, lo “viral” fue la caída en el agua.  Me preocupa admitirlo pero en esta sociedad ya no pensamos las cosas antes de publicarlas, no medimos consecuencias, no analizamos los efectos, no prevemos los daños que podemos causar, no nos hemos dado cuenta el nivel de pérdida de los valores, se están perdiendo los filtros. #OjoBillar!

 

Gustavo Ortega

Gustavo Ortega

¡Ojo billar! | A nuestra generación le tocó subir al tren, sí o sí, si no nos quedábamos en la estación vetusta y anacrónica

4 thoughts on “Se están perdiendo los filtros del respeto y la ética en las redes sociales

  1. Pero eso nadie lo nota y a nadie le importa pero cuando el mal esta bien implantado entonces nos damos cuenta del error pero asta ese momentoya es muy tarde y el vulgareo es mas importante que la noticia.

  2. Comparto tu opinión mi estimado amigo y colega, realmente es lamentable ver como se sub utiliza el avance tecnologíco y sbretodo las redes sociales. Celebro pues contigo el trabajo del colega Gerall Chavez porque aún hay perodistas que se esmeran en cumplir en el ejercicio de la profesión y mantener los estandares de calidad. Un abrazo Gutavo.

    1. Muchas gracias Filadelfo, de eso se trata, de reivindicar la profesión y no permitir más manoseos a los periodistas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

A %d blogueros les gusta esto: