Sociedad vende parámetros corporales a adolescentes y consecuencias atentan contra su salud

Al llegar a la adolescencia se viven cambios que pueden ser abrumadores, debido a estos, los adolescentes comienzan a sentir inseguridad sobre sus cuerpos y muchas veces toman medidas incorrectas para cambiarlos

 

Milvian Marenco

Colaboradora de Nuevas Miradas

Karla Hernández es una psicóloga experta en temas de salud mental y además lleva años trabajando con jóvenes y adolescentes que sufren trastornos alimenticios como la anorexia, bulimia y la obesidad.

¿A qué se debe que los trastornos alimenticios se hacen más notorios durante la adolescencia?

Porque es la edad en que empiezan a presentar cambios físicos visibles por el incremento de la producción de hormonas, muchos se sienten inseguros con estos cambios y comienzan a adoptar comportamientos inadecuados con su alimentación cayendo en la anorexia, la obesidad o la bulimia.

¿De qué manera influye la sociedad para que los adolescentes no se sientan cómodos con sus cuerpos?

Los estereotipos sociales son las mayores causas que influyen en el comportamiento en relación a los trastornos de la alimentación, la sociedad les vende parámentos conforme al peso adecuado y los adolescentes quieren encajar en estos parámetros.

¿Cómo repercuten estos trastornos en la salud mental de los adolescentes?

La falta de ingestas de vitaminas que se adquieren en los alimentos provoca trastornos psicológicos y estos se caracterizan como cambios de humor, pensamientos y comportamientos en los adolescentes, depresión, y esto provoca malestar en la persona y una disminución en su calidad de vida.

¿Qué riesgos físicos o psicológicos corren las personas que viven con estos trastornos?

Debido a que en esta etapa el cuerpo no está preparado para asumir estos problemas entonces se desarrollan problemas mentales, estomacales, pérdida completa del apetito, debilidad en el organismo, y socialmente pueden volverse personas apartadas o en soledad.

¿Qué alternativas se pueden utilizar para ayudar los adolescentes que no quieren dejar ese tipo de hábitos alimenticios?

Principalmente los padres son los que deben estar pendientes de tener mayor acercamiento hacia sus hijos para que ellos se sientan motivados a expresar sus problemas y a abordar el tema sin miedo a señalamientos, sin hacer juicios, y si es posible buscar apoyo clínico.

¿Qué secuelas pueden presentar en un futuro los adolescentes que vivieron con estos trastornos?  

Aun después de haber dejado estos trastornos alimenticios se pueden desarrollar enfermedades estomacales permanentes como úlceras, gastritis, ansiedad y es posible que jamás se sientan cómodos con sus cuerpos.

¿Qué  aceptación tiene el adolescente con trastornos alimenticios?

Muchas veces es ignorado, los demás ni se percatan de los problemas que afronta, ya que él no lo comparte porque los temas de salud no son abordados con sus amistades.

Una psicóloga comprometida

Karla Hernández ejerce su profesión hace 20 años, es psicóloga clínica y todos los días atiende a adolescentes en su consultorio que llegan en búsqueda de una solución, expresa que para ella es un compromiso ayudar a la juventud y que además es el que más disfruta.

Juan Ramón Huerta

Juan Ramón Huerta

Prisma cotidiano | En la vida, los detalles cotidianos forman parte de nuestra historia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

A %d blogueros les gusta esto: